Compartir

alfonherrelegido

Los thriller históricos parten de una buena premisa: lo que pasa de verdad atrae más al público, sobre todo si está bien documentado. Basado en el libro biográfico Ramón Mercader, el hombre del Piolet, de Eduard PuigventósEl elegido es la última película de Antonio Chavarrías, con un reparto rico en nacionalidades: el mexicano Alfonso Herrera, la inglesa Hannah Murray, la española Elvira Mínguez o el inglés Henry Goodman.

Chavarrías nos presenta la historia de Ramón Mercader (Alfonso Herrera), un joven catalán perteneciente al bando republicano que, fichado por la GPU (servicio secreto soviético), tiene que cumplir una misión impuesta por el mismísimo Stalin: asesinar al traidor Lev Davidovich, Trotski (Henry Goodman). Con la premisa de la guerra civil española y un breve planteamiento de la situación en la República Soviética, nos introducimos de lleno en la formación de Ramón. Deja atrás su antigua vida e identidad para pasar a ser Jacques Mornard, un adinerado belga que viaja a París por negocios. Como informador para la GPU, establece una relación con Sylvia Ageloff (Hannah Murray), partidaria de Trotski, permitiendo a Jacques introducirse en los lazos más cercanos al pensador.

alfonsoherreraelegido

Una de las grandes virtudes de la cinta es la introducción de localizaciones acordes con la historia y con la estética de un thriller bélico propio de los años 40. Desde la nevada Rusia, pasando por un bien organizado escenario de la guerra civil española, hasta los locales de alterne mexicanos, nos sumergimos en un ambiente donde la política y los principios de honor y lealtad son el fundamento básico.

Respecto a la versión original, resulta una apuesta destacable la utilización de hasta cuatro idiomas en toda la película: español, ruso, inglés y francés. La verosimilitud que esto proporciona contribuye a la definición de un universo propio dentro de la cinta.

Dentro del elenco protagonista, destacaríamos la actuación de Henry Goodman en la piel de Trotski. Todo el peso recae sobre él, porque es la figura que desde el principio se persigue, y la sobriedad de la interpretación contribuye a que la expectativa se cree poco a poco y quieras llegar al final. La química entre la pareja protagonista, Alfonso Herrera y Hannah Murray, es extraña a la par que convincente. Partamos de que Jacques realmente no quiere a Sylvia y finge un romance para llegar a su objetivo y cumplir la misión. De esta forma, la química que habría entre los dos tendría que parecer verdadera, leyéndose entre líneas la realidad: él no la quiere.

hannay y alfonso

La actuación de Alfonso Herrera no solo destaca por eso. El actor es originario de México, y tiene acento mexicano (cualquiera que viera la serie Rebelde lo sabría). Sin embargo, en la película encarna a un catalán y, de todas las veces que interviene en español, en ninguna crees que pueda no ser de España. Elvira Mínguez también destaca en el papel de su madre, fiel a su ideología y dispuesta a servir a sus ideales. Es un papel secundario pero que tiene una gran carga para el protagonista, ya que es la principal artífice de que su hijo tenga la misión que tiene. Aun con todo esto, los protagonistas podrían haber tenido una vuelta de tuerca que les proporcionara más cuerpo y redondez.

La caracterización de los personajes es algo que acomoda bien el periodo histórico del que nos habla, desde el vestuario hasta los detalles más pequeños, escenarios, complementos, vehículos… Todo nos adentra en una historia donde, a pesar de conocer el final, tenemos ganas de seguir viendo.

El Elegido El PalomitrónQuizá el punto que podemos considerar más importante de la película es que prima la ideología frente al amor. A pesar de tener vestigios de drama romántico de época, en ningún momento se pierde de vista el verdadero sentido: la misión de Jacques. De ahí que los principios que vemos constantemente sean lealtad y honor.

Hay que aclarar que una cosa es el sentido global de la película y otra muy distinta el sentido del protagonista. En este caso, algo importante para que se desarrolle la historia son las dudas que tiene el protagonista respecto a la misión que tiene que llevar a cabo. Estas dudas son solventadas de forma tajante: no te han adiestrado para pensar, sino para obedecer; ya piensa alguien arriba por nosotros. Eso resumiría no solo el concepto de este largometraje, sino a grandes rasgos la política que pretende exponer. La ideología gana la batalla al amor y eso nos gusta, sobre todo cuando existe un personaje histórico con semejante implicación ante su cometido.

El elegido os enseñará el recorrido de Ramón Mercader (alias Jacques Mornard, alias Frank Jackson) desde las trincheras republicanas en la Guerra Civil hasta la consolidación de un personaje que marcó un antes y un después y que, gracias a este largometraje, será más conocido.

 

LO MEJOR:

  • La ambientación y las localizaciones.
  • El interés propio de la historia que cuenta.
  • Henry Goodman encarnando a Trotski.

LO PEOR:

  • La complicidad entre Hannah Murray y Alfonso Herrera en algunos momentos.

 

Cristina Domínguez

No hay comentarios