Compartir

 

 

Zero-Dark-Thirty-title-banner-horizontal

 

 

El viernes pasado, y con motivo del lanzamiento al mercado doméstico de LA NOCHE MÁS OCURA, tuvimos la suerte de asistir en el FNAC de Callao a una interesante ponencia conducida por D. Francisco Pérez Avellán, conocido colaborador mediático y Responsable del Dpto. de Criminología de la Universidad Camilo José Cela de Madrid, acerca del siempre espinoso tema de las técnicas de interrogatorio.

 

Durante algo más de una hora pudimos asistir a una Master class en la que el reputado criminólogo recorrió la evolución de las técnicas de investigación que un criminólogo tiene que dominar, no sólo para llegar a la verdad, sino también para poder entender las circunstancias que motivan los hechos. Un repaso desde nuestra historia criminal moderna, hasta la contemporánea lucha global contra el terrorismo.

 

En LA NOCHE MÁS OSCURA, el espectador es testigo de los supuestos métodos que utilizó la C.I.A. para dar con el paradero de Bin Laden. La polémica acerca de la validez moral que inevitablemente acompaña a este tipo de métodos, tan censurados en público como aplaudidos en la intimidad, constituyó el motor de un debate en el que rápidamente hubo dos grupos definidos, los que justifican la violación de los derechos humanos a nivel individual para salvaguardar la vida de otros seres humanos, y los que justificaban la defensa a ultranza de los derechos civiles de los sospechosos. Como la vida misma, el debate estaba servido y la reconciliación entre unos y otros estaba lejos.

 

noche4
El Profesor D. Francisco Pérez Avellán.

 

Sólo pareció haber unanimidad por parte de los presentes al señalar  como algo preocupante y totalmente censurable la manipulación de pruebas por parte del estado, así como las coacciones y las torturas, para conseguir réditos políticos o mediáticos, hechos que tristemente forman parte del imaginario colectivo y que el cine más de una vez ha denunciado  en largometrajes como FALSO CULPABE  (ALFRED HITCHCOCK, 1956), EN EL NOMBRE DEL PADRE (JIM SHERIDAN, 1993) o El CRIMEN DE CUENCA  (PILAR MIRÓ, 1979), ésta última nuestro mayor exponente a nivel nacional en este terreno.

 

Una sesión muy agradable donde todos pudimos expresar nuestra opinión y compartir en público la sensación que nos invadió cuando visionamos LA NOCHE MÁS OSCURA, filme que presenta los hechos de manera objetiva, para que sea el espectador el que los interprete de manera subjetiva.

 

hace unos días os informábamos de las características técnicas y el material extra que encontraréis en las ediciones que ya están a la venta, lo podéis consultar aquí, así como nuestra crítica.

 

 

Compartir
Artículo anteriorPRIMER TRAILER DE EL HOBBIT: LA DESOLACIÓN DE SMAUG.
Artículo siguiente16 FDM: SOMOS GENTE HONRADA
Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta