Compartir

 

EL ÁRBOL MAGNÉTICO. Crítica. El otro cine. Cien y estrenos en El Palomitrón.

 

En las proximidades de Santiago de Chile se halla el Árbol Magnético, una rareza botánica de extrañas propiedades que atrae hacía sí todo lo que se encuentra a su alrededor. La debutante ISABEL AYGUAVIVES ha elegido este fenómeno para bautizar esta coproducción hispano-chilena, su primer largometraje.

Bruno regresa a sus raíces en Chile después de una larga estancia fuera en España. Una vez allí, se reencuentra con su familia alrededor de una antigua casa de verano donde solía pasar la temporada estival junto a sus primos, tíos y demás familiares. La casa está en venta y, aprovechando la llegada de Bruno, deciden pasar una nostálgica velada en la vetusta morada para despedirse de ella.

 

EL ÁRBOL MAGNÉTICO. Crítica. El otro cine. Cien y estrenos en El Palomitrón.

 

AYGUAVIVES acierta al concebir una cinta llena de nostalgia y melancolía a través del reencuentro entre Bruno y sus familiares. La exquisita fotografía con la que nos presenta la historia, llena de maravillosos paisajes y rincones inesperados, nos muestra el lado más desconocido de un país como Chile, tan lejano geográficamente como cercano en tradiciones a España. A la fotografía hay que añadir una música envolvente, triste y melancólica pero a la vez apacible, que nos aísla y nos sumerge en la historia y en los sentimientos de unos personajes llenos de añoranza por lo que en un día fue todo y ya no es.

En cuanto a los personajes, bien perfilados y elaborados, podemos ver encabezando el relato al madrileño ANDRÉS GERTRÚDIX ( EL ORFANATO, 10000 NOCHES EN NINGUNA PARTE) en el papel de Bruno. Como contrapunto a Bruno, se encuentra su prima Nelita, interpretada por una MANUELA MARTELLI que nos regala la mejor interpretación de la cinta dando vida a una joven que, a diferencia de su primo Bruno, no ha salido nunca del nido familiar. Sus silencios y su mirada perdida en algunas secuencias, nos invaden de tristeza y melancolía. Como secundarios, nos encontramos con un amplio abanico de personajes para conformar el elenco familiar, todos ellos actores de renombre en Chile y entre los que destacan por su trabajo CATALINA SAAVEDRA ( LA NANA, CALEUCHE) y GONZALO ROBLES (EL DERECHAZO, EL ÚLTIMO ROUND).

 

EL ÁRBOL MAGNÉTICO. Crítica. El otro cine. Cien y estrenos en El Palomitrón.

 

Por contra, el filme adolece de un guion muy lineal, sin apenas ningún sobresalto, por lo que el interés del espectador, que al principio puede encarar la cinta bajo una óptica agradable gracias a la enternecedora premisa (reencuentro de una familia después de mucho tiempo sin verse), puede resentirse a la media hora. ISABEL AYGUAVIVES  simplifica la estructura narrativa clásica (inicio-nudo-desenlace) hasta tal punto que se corre el peligro de transmitir monotonía al espectador. Sin ningún pico de dramatismo por ningún lado, la tensión dramática brilla por su ausencia y, en muchos momentos, la historia se hace lenta y hasta un poco tediosa.

EL ÁRBOL MAGNÉTICO goza de un planteamiento interesante pero que exige que el espectador comulgue con la propuesta. Para el resto de espectadores, la historia puede resultar extremadamente lineal y simplista. AYGUAVIVES asume el riesgo de contarnos el capítulo de un reencuentro apoyada en una trama en la que la melancolía y las historias inacabadas tienen un papel fundamental, así mientras cierto público sabrá disfrutarla, otro pedirá la hora pese a los escasos 85 minutos de la cinta.

 

LO MEJOR:

  • La fotografía de los paisajes del Chile profundo, a cada cual más bucólica y sorprendente. Además la música de la película ayuda a disfrutar de las imágenes y nos evoca una paz y tranquilidad que no nos abandona en todo el film.
  • MANUELA MARTELLI, casi una desconocida en nuestro país, pero que da no solo una réplica perfecta a ANDRÉS GERTRÚDIX, sino que éste se queda diluido en pantalla con cada aparición de esta joven actriz. Tomen nota de su nombre, dará mucho que hablar.

 

LO PEOR:

  • La estructura argumentativa de la película. No existen giros por ningún lado, la historia es plana y lineal por lo que al espectador se le hará por momentos interminable.

 

 

Sonsoles Caro

No hay comentarios

Dejar una respuesta