Compartir

LOS ANTECEDENTES

Su nombre, Gas the Arabs, y saber que era un documental ya nos daba pistas de a lo que nos íbamos a enfrentar, y no nos íbamos precisamente a echar unas risas. Este largometraje documental, la ópera prima de sus directores, Carles Bover y Julio Pérez, está producido por El Retorno Producciones. Anteriormente habían trabajado juntos, en cortometrajes como Camino, Lezione di italiano y Galerías.

LA PELÍCULA

En Gas the Arabs conocemos por otra nueva vía el horrible y constante conflicto árabe-israelí que ya lleva más de sesenta años y no cesa. Este documental es perfecto para volver a sacar el tema este año, ya que parece que como el conflicto ya está “olvidado” en los medios de comunicación, que la gente no lo tiene tan presente. El trabajo de Bover y Pérez es una forma de devolver de alguna forma la presencia de este tema a la actualidad y “luchar” contra este terrible hecho. Debemos avisar a navegantes de que el documental no es nada agradable de ver, pues sus imágenes son duras, muy duras. El comienzo es brutal y hará que gran parte de los espectadores cierren los ojos con la aparición de primeros planos de cadáveres, entre ellos de niños, que siempre es una situación que evitamos ver todavía más de lo normal. Con un guion en forma de diario, vemos desde la visión de los palestinos todo lo que viven. Sí que es verdad que echamos en falta la otra parte (israelíes) para tener la versión de los dos lados.

Así, podremos ver su día a día, lleno de prohibiciones para vivir en territorios como Cisjordania y la Franja de Gaza, lugares que el espectador visitará mediante la aparición de diferentes personas que nos irán narrando lo que allí sucede de forma muy cercana. También se verán los constantes bombardeos y el miedo por parte de los palestinos, a lo largo de los 64 minutos del documental, que nos dejarán agotados mentalmente. Una narración que si, por si no fuera potente por sí misma, está acompaña por una banda sonora de Pere Campaner.

ELLOS Y ELLAS

Testimonios de palestinos que están afrontando como pueden el día a día en este entorno es lo que nos encontramos en Gas the Arabs. Desde una madre que ha perdido a su hija en un bombardeo, pasando por pescadores que solamente intentan ganarse la vida y se la arrebatan, hasta niños brutalmente afectados por la situación que están viviendo en sus carnes. A cada testimonio que va pasando, vamos viendo la dureza y poniéndonos en la piel de todos ellos.

LA SORPRESA

Pensábamos que no íbamos a ser capaces de ver esas imágenes tan reales, tan duras, pues parece que ya estamos “curados de espanto” con todo lo que nos ponen en los informativos. Pero no: el documental está rodado de forma tan realista y cercana que se nos ha caído el alma a los pies.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Esa escena final en la que van a visitar a un pobre niño que está en el hospital. Ver esos ojos perdidos, asustados, abiertos como platos, y escuchar esos llantos de terror nos hacen no querer mirar hacia un lado por un momento y querer ayudar a solventar esa catástrofe. Porque nadie se merece vivir así, y menos un niño.

TE GUSTARÁ SÍ…

Si quieres dejar de mirar hacia otro lado y enfrentarte a la realidad que sucede en el mundo.

LO MEJOR

  • No olvidarse del conflicto.
  • La narración.
  • La cercanía y realidad en su historia.

LO PEOR

  • Ver imágenes de cadáveres.
  • Nos quedamos con ganas de más y de diferentes testimonios.

 María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta