Compartir

Los gameplays han llegado al cine. Probablemente ya se ha dado en otros casos, pero con Diario de Greg: Carretera y manta es la primera vez que vemos que un youtuber gamer cobre tanta importancia en la historia. Así que al fin ha ocurrido. En pantalla grande, planos de un móvil viendo a un hombre mirando otra pantalla mientras juega a un videojuego. La ecuación quedaría así: Pantalla del cine + Pantalla del móvil de Greg + Pantalla de la TV donde juega el youtuber. Tres pantallas, un solo plano. Lo próximo, probablemente, será ir al cine para ver a un personaje mirando un vídeo en el que el youtuber contesta a otro vídeo que es, a su vez, una respuesta a otro vídeo. ¿Serían cinco pantallas o nos hemos perdido ya? ¿Tiene algún sentido lo que estamos diciendo? Pues la existencia de una nueva película de Diario de Greg, tampoco.

Esta es la cuarta película de una franquicia que nunca ha destacado por su buen hacer, porque aunque la primera película fuera algo superior al resto, ninguna ha supuesto un gran logro fuera de la taquilla. Debido al paso del tiempo, en esta nueva entrega el estudio se ha visto en la obligación de cambiar el elenco por completo, pero sin considerarlo un reinicio de la franquicia y ahorrándose, por tanto, la presentación de los personajes, que mantienen su espíritu gamberro pese a haber cambiado de rostro.

Carretera y manta, basada en el noveno libro de la serie, se plantea como una road movie familiar en la que los Heffley deben hacer un camino de cuatro días en coche para asistir al 90 cumpleaños de la abuela. Pero Greg tiene otros planes y piensa escaparse a una convención de videojuegos para ver a un famoso youtuber. La premisa del cumpleaños no es más que un Macguffin para poder tener encerrada a la familia en el vehículo, donde se desarrolla el 80 % de la película. Hay algo curioso con esto, y es que las cosas que ocurren en el coche se construyen a base de gags tan inconexos entre sí que podrían montar las secuencias en cualquier otro orden y no pasaría nada. Es una buena forma de definir la importancia del guion, que maneja un esquema tan básico que sorprende por su brutal sencillez. Volviendo a las formulas: Familia en el coche + Greg comete un error = La madre está triste. Entonces el guionista se inventa un nuevo signo matemático para cambiar el final, tenga o no sentido, y la familia vuelve a sonreír. Esta operación se realiza en bucle durante hora y media.

La película resulta predecible en cuanto muestra sus cartas, aunque sorprende la vertiginosa cantidad de chistes de caca/pis/vomito que consigue incluir, algunos realmente grotescos y fuera de lugar. Curiosamente, las pocas veces que el humor funciona es cuando más se aleja de esta clase de comedia y decide apostar por una mucho más blanca y familiar. Contiene algún gag divertido sustentado en los enredos de la familia e incluso gracias a la música de las Spice Girls. Las canciones, de hecho, ayudan a darle una ligereza que le sienta bien a la película.

Diario de Greg: Carretera y manta en El Palomitrón

El nuevo reparto se ve bajo la sombra del anterior, que contaba con unos mejores adolescentes. Jason Drucker y Charlie Wright captan bien la rivalidad de hermanos, pero no funcionan tan bien por separado. Alicia Silverstone (Veneno en la piel) y Tom Everett Scott, por el contrario, sí superan a sus antecesores y ofrecen una divertida interpretación de estos padres frustrados. Quien no tiene que molestarse en superar a su antecesor es David Bowers, que dirige esta cuarta parte después de hacerse cargo de las dos anteriores. Juega sobre seguro y dirige de manera rutinaria, aunque consigue que las múltiples secuencias en el coche no se hagan especialmente densas pese a la limitación espacial.

En definitiva, Diario de Greg: Carretera y manta sufre un desgaste evidente en esta entrega, que parece un producto más adecuado para lanzarse directamente en el mercado doméstico. Puede que a los niños les resulte estimulante de alguna manera, pero no lo hará más que cualquier vídeo de YouTube.

Finalmente, los gameplays han llegado al cine. Y si esto se convierte en algo habitual, si esta moda se extiende por la gran pantalla y YouTube se extiende a través de los medios, solo queda decir una cosa. Lo más importante de todo esto: antes de que el mundo entero se vuelva loco… dale like a la crítica.

LO MEJOR:

  • Algún gag divertido.

LO PEOR:

  • La mayoría de la comedia no funciona.
  • El guion es predecible, parece una sucesión de gags inconexa.
  • El nuevo reparto es algo inferior a sus predecesores.
  • Hace 21 años del Wannabe de las Spice Girls. Esto no es algo malo de la película, pero nos lo recuerda.

Ignasi Muñoz

No hay comentarios

Dejar una respuesta