Compartir

La cueva

 

El found footage es uno de los recursos cinematográficos más asociados al cine de terror, ya sea desde su nacimiento con HOLOCAUSTO CANIBAL (1980), su eclosión con EL PROYECTO DE LA BRUJA DE BLAIR (1999) o su sobreexplotación en series como PARANORMAL ACTIVITY (2007). Puede parecer un recurso fácil, ya que no necesita de mucha elaboración para su realización, pero ha de suplir esos elementos que muchas veces atraen al publico a la sala (FX, fotografia, reparto…) con una historia que atraiga y atrape al espectador, y es ahí donde fallan muchas de las películas de este género, ya que se limitan a repetir esquemas manidos sin añadir más tensión a la trama que unos pocos sustos cada x minutos.

Por eso es una grata sorpresa encontrar películas como LA CUEVA, segunda película dirigida por ALFREDO MONTERO (NIÑ@S, 2006), que logra aunar la sencillez de este tipo de historias con una tensión in crescendo a  lo largo de la cinta, siendo por ello la ganadora del Premio Paul Naschy Nocturna a la Mejor película. Tomando como punto de partida algo tan familiar como es la historia de cinco excursionistas inconscientes que se adentran, en este caso, en una cueva de Formentera (vaya si estamos familiarizados con estas historias gracias a los telediarios…), MONTERO logra crear una historia que en su último tramo consigue llevar al espectador a un estado de pura tensión en el que más de uno tendrá que controlarse para no interactuar con los actores de la película. Y eso es algo que no se ve últimamente en las películas de terror que nos llegan.

 

La cueva

 

Pero por muy buena que sea la historia y la tensión que esta quiera transmitir, sin un buen trabajo de los actores esto queda en buenas intenciones y poco más. MONTERO supera este escollo reuniendo un estupendo elenco de jóvenes actores, entre los que destacan MARTA CASTELLOTE y MARCOS ORTIZ, que interpretan a unos personajes con posiciones antagónicas (destacar que ORTIZ logra crear un personaje verdaderamente odioso desde nuestra posición en la butaca, pero que tras una reflexión profunda tras la película empezamos a ver de otra manera). Como portador de la cámara tenemos a XOEL FERNANDÉZ, al cual veremos poco, y que es el encargado de irnos presentando con profundidad a cada personaje con sus grabaciones. Más secundario son los papeles de JORGE PAEZ y EVA GARCÍA-VACAS, destacando esta última por ser uno de los desencadenantes de los sucesos de la segunda parte de la película (y que obtuvo una mención especial por parte del jurado del FESTIVAL NOCTURNA).

 

La cueva

 

A primera vista la película luce sencilla, pues no ha necesitado de efectos especiales ni grandes decorados en los que rodar, pues todo sucede en entornos reales, pero nada más lejos de la realidad, porque rodar una película en un entonro natural como es una cueva, con sus limitaciones técnicas (espacio, luz, y condiciones propias como el calor) puede convertirse en una verdadera pesadilla. Así, LA CUEVA destaca, y mucho, en la planificación de las escenas, ya que logra que sintamos la sensación de extravío que tienen los personajes, que sin llegar a marearnos y perdernos entre movimientos espasmódicos logra desorientarnos mediante el uso de planos cortos y cerrados. Las localizaciones son estupendas, pasando del paisaje idílico de Formentera a un infierno bajo tierra que no parece tener salida, en el que la luz y las referencias brillan por su ausencia. Es de admirar que todo esto se haya realizado de manera tan correcta teniendo en cuenta la dureza  que se adivina de realizar un rodaje en una cueva, con sus altas temperaturas y las limitaciones de movimiento que esto supone. También es encomiable el trabajo de maquillaje que se ha llevado a cabo para mostrarnos los estragos de la estancia en la cueva.

Una película muy recomendable para todos aquellos que quieran pasar hora y media de tensión en el cine, y que con suerte se convertirá en la sorpresa española del año. Un Premio Paul Naschy Nocturna ganado con la unanimidad de público y crítica que no podéis dejar pasar.

 

 

LO MEJOR

  • La tensión creciente que genera la película.
  • Unas actuaciones destacables y creíbles en todo momento.

 

LO PEOR

  • Que no tenga el éxito que se merece cuando llegue a las salas.

 

 

Alberto Plumed

1 Comentario

Dejar una respuesta