Compartir

Desierto - El Palomitrón

Es árido, es inmenso, en él hace calor y en algunas ocasiones hay espejismos. Sí, hablamos del desierto, escenario y título que ha utilizado en su nuevo trabajo Jonás Cuarón (Año uña). El joven mexicano dirige su segundo largometraje, del cual pudimos disfrutar en la Sección Oficial del Festival de Sitges 2016, con la ayuda de su padre Alfonso Cuarón (Gravity) y su tío Carlos Cuarón (Rudo Cursi) como productores.

Desierto cuenta cómo un grupo de personas atraviesa el desierto de Sonora en busca de la felicidad: llegar a Estados Unidos cruzando de forma ilegal la frontera. Esta película es un aterrador thriller que no tira de recursos fantásticos y que totalmente podría ser realista. Desierto está protagonizado por Gael García Bernal (Mozart in the Jungle) interpretando a Moisés, un inmigrante que, sea como sea, luchará por cumplir su meta: llegar a Estados Unidos en busca de nuevas oportunidades.Gael García Bernal - El Palomitrón

Una propuesta que no les será nada fácil y no precisamente por la falta de agua o el calor que hace, sino porque se encontrarán con Sam, un vigilante norteamericano al acecho de inmigrantes encarnado por Jeffrey Dean Morgan, cara conocida actualmente por interpretar al malísimo Negan en The Walking Dead. Este actor deja claro que lo suyo son los villanos: en Desierto vuelve a ser un personaje que hará a los demás la vida imposible. Con rifle en mano junto a su salvaje perro Tracker (da más de una escena tensa junto a su dueño), decide perseguir al grupo de mexicanos que quieren cruzar la frontera para así impedir que entren en Estados Unidos, puesto que no quiere la entrada de inmigrantes. Un problema, la inmigración, que viene como anillo al dedo a lo que está aconteciendo en la actualidad en la política estadounidense. Este filme es un muy buen ejemplo para recordar al público e invitarle a reflexionar una vez más acerca de la gravedad del racismo. Como debilidad sí que echamos en falta que Cuarón hubiese tratado en la cinta el porqué del racismo del personaje interpretado por Dean Morgan.

Jeffrey Dean Morgan - El Palomitrón

El guion sencillo y simple de Jonás Cuarón y Mateo García no cuenta una situación novedosa, pero que sí engancha y llena de tensión en la forma en cómo está contado, dándole así puntos positivos. ¿Quién vencerá, Moisés o Sam? Solamente aquellos que vean la película saldrán de dudas, porque, a pesar de aparecer más personajes en el largometraje, toda la trama se centra en un enfrentamiento entre ambos, que carece de diálogos o contexto claro.

Disparos, saltos, escondites y carreras son los ingredientes perfectos de la narrativa para que el espectador se teletransporte al desierto durante los 94 minutos de cinta, una carrera como si del correcaminos y el coyote se tratase. Con este filme, el público sentirá cómo de repente Cuarón le suelta en medio del desierto y le propone la siguiente premisa: a un lado del desierto está el mismo infierno de siempre al que estás acostumbrado; al otro, el supuesto cielo donde poder tener más oportunidades. ¿Hacia dónde te arriesgas a correr?

LO MEJOR:

  • Una incansable y terrorífica persecución.
  • El duelo entre Gael García Bernal y Jeffrey Dean Morgan.
  • El espectador se teletransportará por completo al desierto.

 LO PEOR:

  • Faltan explicaciones en los personajes (causas, contextos).
  • Temática muy tratada en el cine.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta