Compartir

Defiance-Logo

 

El día 19 de este mes vuelve a la carga DEFIANCE con su esperada segunda temporada. La nueva serie de los creadores de FARSCAPE, destinada a la temporada de verano, ha creado expectativas. ¿Que no la tenéis muy fresca en la cabeza porque ya ha pasado un año? No pasa nada, démosle un rápido repaso y así refrescamos la memoria todos juntos, justo a tiempo para el estreno de la segunda temporada. ¿Qué no la habéis visto? Intentaremos ahorrarnos spoilers y simplemente poneros un poco en situación.

 

Irisa posando.
Irisa posando.

 

¿QUÉ ES DEFIANCE?

DEFIANCE es la nueva serie de ciencia-ficción del canal SyFy, producida por ROCKNE S. O’BANNON, creador de la legendaria serie espacial FARSCAPE (1999-2003). Ci-fi pura y dura, en un western crepuscular futurista (siguiendo la estela de la añorada FIREFLY o de COWBOY BE-BOP) que bien podría ser una mezcla entre SIN PERDÓN y LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. La historia se sitúa en un futuro no muy lejano, en el que la Tierra ha sufrido una guerra galáctica y ha involucionado a un estado salvaje y post-apocalíptico que recuerda al del viejo oeste, gira en torno al cazarrecompensas Jeb Nolan (GRANT BOWLER) y su hija adoptiva Irisa (STEPHANIE LEONIDAS), que llegan al pequeño pueblo de Defiance, en el que conviven exiliados de diversos planetas que perdieron su hogar en la guerra. A partir de ese momento, empiezan a sucederse intrigas, conspiraciones y misterios, tanto por parte de los alienígenas como de los humanos. La trama del pasado, el saber qué sucedió hace unos años para que el mundo acabara tan mal, así como el escenario político posterior, es algo que se va mostrando con cuentagotas, logrando un efecto de intriga que engancha al espectador, que se mantiene alerta esperando entender qué es la República de la Tierra, qué son los Votans y qué demonios pasó en esa guerra interplanetaria.

 

Los ángeles de Nolan.
Los ángeles de Nolan.

 

EL VIDEOJUEGO

Un caso curioso, el de DEFIANCE: La serie fue lanzada a la vez que el videojuego, en un ejemplo de la cada vez más frecuente narrativa cruzada. Mientras la serie nos narra la historia de lo que sucede en el pueblo de Defiance, desde el punto de vista de Nolan, el videojuego explica sucesos paralelos en otro punto de los Estados Unidos, desde el ángulo de los humanos que gobiernan. Afortunadamente, no es necesario conocer el juego para seguir la serie, sino que es más como un complemento que amplía detalles. La serie funciona a la perfección por sí sola, dejando bien alto el listón de SyFy. Curiosamente, hay un capítulo de la primera temporada (el del virus misterioso) en el que se intentan colar argumentos del videojuego, probablemente con la intención de atraer a los jugadores hacia la serie. El truco no funcionó, el capítulo tuvo un resultado tremendamente flojo y los creadores de la serie abandonaron la idea de mezclar ambos conceptos, dejando espacio a la serie para que creciera por su cuenta, cada vez con mejores resultados.

 

Pues en el juego están un poco más cachas...
Pues en el juego están un poco más cachas…

 

GRUNGE Y WESTERN

La estética visual de la serie es una de sus mejores bazas. No solamente su impecable dirección y sus efectos especiales, sino todo lo referente a su imagen sucia, desgastada y post-apocalíptica. En un mundo destrozado por la guerra, no podemos permitirnos grandes edificios blancos relucientes y naves redonditas que parecen de Pin y Pon. Aquí tenemos la estética sucia, decadente y Grunge necesaria para darle un aire mucho más duro y acercarlo al western crepuscular antes mencionado. Plagada de guiños al pasado, DEFIANCE obvia por completo la existencia del siglo XXI y nos transporta a la nostalgia de la década de los 90: La ropa de los personajes, los vehículos destartalados, la emisora de radio del pueblo en la que sólo suena rock alternativo de finales del siglo XX, incluso el póster de Hole en el despacho de la alcaldesa, son detalles retro que ponen de manifiesto cuál es la época favorita de los ambientadores de la serie. Todo es mucho más crudo y desgastado que otras obras de ciencia-ficción como FARSCAPE, dándole un aspecto mucho más creíble dadas las circunstancias de la historia. En STAR WARS, Luke Skywalker es un granjero que vive en un planeta lleno de arena, pero su kimono blanco jamás tiene una sola mancha y su peinado setentero jamás se mancilla. En DEFIANCE, Nolan va mal afeitado y lleva más porquería encima que el mismísimo John McClane, algo mucho más propio de un mundo en el que la ducha y la lavadora son leyendas urbanas que cuentan los abuelos.

 

Hola, Nolan, ¿conoces a mi amigo Jabón?
Hola, Nolan, ¿conoces a mi amigo Jabón?

 

LOS PERSONAJES

En DEFIANCE, el eje central de la historia son las relaciones entre los variopintos personajes, pero sin descuidar la acción y las tramas de misterio. Es algo de agradecer hoy en día, cuando la mayor parte de las series tiran más hacia un lado o hacia otro. Quizás DEFIANCE peca de decantarse un poco más hacia el lado del desarrollo de personajes que al de la acción en sí, pero no es un desequilibrio tan importante como para estropear la serie, y esperemos que en la segunda temporada se equilibre mejor la balanza. Por una parte tenemos al protagonista, Jeb Nolan, el tipo duro y malote al más puro estilo de John Crichton en FARSCAPE, de Malcolm Reynolds en FIREFLY o de Spike Spiegel en COWBOY BE-BOP. Nadie estará en desacuerdo si decimos que, desde el minuto 1 del capítulo piloto, sabíamos que Nolan iba a ser el sheriff de Defiance. Una serie de este tipo necesita un protagonista así. Y, aunque no sea NATHAN FILLION ni BEN BROWDER, la verdad es que está a la altura de la historia. Quizás el personaje más interesante sea su hijastra Irisa, que aporta el toque sobrenatural a la serie, en contraposición a su narrativa realista y humana. Irisa, la elegida, la chica misteriosa con poderes chamánicos que, de momento, no se han explicado del todo. La mayoría de los secundarios tardan un poco en desarrollar una personalidad, pareciendo al principio de la temporada meros clichés con frase y convirtiéndose más adelante en personajes interesantes y originales. Es el caso de la alcaldesa Amanda Rosewater (JULIE BENZ, mítica actriz de series como ANGEL o DEXTER), de Rafe McCawley (GRAHAM GREENE) o de la Doctora (¿o es un doctor?) Yewll (TRENNA KEATING). En cambio, los villanos son escalofriantes desde el primer momento, como es el caso de Datak Darr y su esposa Stahma (JAIME MURRAY). El único personaje que puede rivalizar con Irisa en interés, o quizá incluso superarla, es sin duda Kenya Rosewater (MIA KIRSHNER, vista en 24 o en EL CUERVO: CIUDAD DE ÁNGELES), que ya muestra desde el primer capítulo su potencial.

 

Aaaay, Mia.
Aaaay, Mia.

 

LAS RAZAS

El batiburrillo de razas alienígenas que componen el elenco de la serie es muy interesante. Mientras que en FARSCAPE nos íbamos encontrando con nuevas especies en cada capítulo, en DEFIANCE tenemos unas cuantas establecidas desde el principio, para que nos vayamos acostumbrando. A toda raza no humana se la conoce como los Votans. Están, por una parte, los humanos, que han establecido un duro gobierno –bastante xenófobo, por cierto- llamado la República de la Tierra; seguidamente, tenemos a los Indogenes, de color blanco, sin pelo ni cejas y con una piel escamosa, tecnológicamente muy avanzados y con implantes cibernéticos para aumentar su inteligencia; los Liberata, enanos peludos que suelen trabajar como esclavos en las minas; los Castithans, de largo pelo blanco y piel pálida, muy orgullosos e inteligentes, hasta el punto de que algunos de ellos son verdaderamente mezquinos; los Irathients, con su estética Grunge y sus comportamientos salvajes, parecen una mezcla entre indios, los moteros de MAD MAX y los componentes del grupo Mother Love Bone; los Gulanee, nadie sabe qué aspecto tienen aunque muchos los consideran bolas de luz; los Sensoth, de aspecto simiesco, son fuertes y feos, pero suelen ser pacíficos; y los Volge, gigantes psicóticos con armadura y gran poder de destrucción, que probablemente fueran los causantes de las Guerras Pálidas.

 

Los Irathients, a punto de cantarse un temita de las 4 Non Blondes.
Los Irathients, a punto de cantarse un temita de las 4 Non Blondes.

 

A la espera quedamos de ver la segunda temporada, en apenas unos días. ¿Nervios? Estamos ante una serie que habla, sobre todo, de la integración social, de encontrar tu sitio en un mundo muy variado y lleno de problemas por las diferencias entre la gente. Pero también estamos ante una historia de acción, ciencia-ficción y misterio que amenaza con convertirse en un clásico instantáneo. Además, ¿no se quedó muy emocionante el cliffhanger del final de la primera temporada? ¡Jo, qué ganas de ver qué ha pasado!

 

José Sender

Compartir
Artículo anteriorENCUENTRO CON LOS ACTORES DE ARROW y LOS 100
Artículo siguienteLA JAULA DORADA
Diseñador gráfico e ilustrador de profesión, Cazavampiros de vocación. Agente de S.H.I.E.L.D., vampiro con alma, descendiente de los hermanos Grimm, Hijo del Hierro, princeso guerrero, cliente asiduo del Central Perk, Ghostfacer, detective adolescente, astronauta en una nave viviente, Abrigo Marrón, agente de la U.A.T., Terminator líquido. ¿Quién necesita tiempo libre? Cuando me asalta la duda, sólo tengo que pensar… ¿qué haría Buffy?

No hay comentarios

Dejar una respuesta