Compartir

 

 cuento0

 

AKIVA GOLDSMAN, guionista de UNA MENTE MARAVILLOSA, CINDERELLA MAN, YO ROBOT y SOY LEYENDA, entre otras películas, ha decidido finalmente dar su salto a la dirección con CUENTO DE INVIERNO. En su ópera prima, Goldsman aglutina a varias de las estrellas con las que trabajó como guionista y algunas caras nuevas, consiguiendo un singular reparto lleno de estrellas que brillan con más o menos fuerza.

CUENTO DE INVIERNO es la historia de un pícaro ladrón, Peter Lake (COLIN FARRELL), al que sus padres (MATT BOMER y LUCY GRIFFITHS) enviaron a Nueva York a finales del siglo XIX para que tuviese una vida mejor. La acción comienza a principios del siglo XX, donde es perseguido por un malvado exjefe, Pearly Soames (RUSSELL CROWE). Arrinconado, Peter recibe la inesperada ayuda de un caballo con asombrosas habilidades que le ayuda a escapar. En su huida conoce a Beverly Penn (JESSICA BROWN FINDLAY), una hermosa joven que proviene de una familia acomodada, y se enamoran el uno del otro. La historia da un giro al descubrir que Beverly está enferma de tisis y no le queda mucho tiempo de vida. Es en ese momento cuando la trama experimenta un giro hacia el terreno fantástico. Ángeles, demonios, la lucha entre el bien y el mal, los milagros y el destino de cada persona se hacen con el control de la historia.

 

cuento30

 

El protagonista, COLIN FARRELL, es el hilo conductor de toda la película junto con su antagonista, RUSSELL CROWE; con un papel que recuerda vagamente al que tuvo en LOS MISERABLES. El resto del reparto entra y sale de la línea temporal sin restar protagonismo a la pareja. FARRELL intenta dar lo mejor de sí mismo pero la edad juega en contra de la credibilidad del personaje, que se nos presenta como un ladronzuelo al estilo de DICAPRIO en GANGS OF NEW YORK. CROWE, por su parte, está muy logrado en su papel de adversario. Logra trasmitir crueldad y maldad, pero a veces parece estar fuera de la historia, que en un principio parece una simple historia de amor.

El resto del reparto cumple bien su función, especialmente JESSICA BROWN FINDLAY, que logra un personaje delicado aunque algo irreal, pero que consigue hacer verídica la historia de amor. El papel de JENNIFER CONELLY parece una mera anécdota, así como el de WILL SMITH o MATT BOMER, porque no termina de recoger el testigo de BROWN FINDLAY como protagonista femenina en la segunda parte.

Lejos de las primeras impresiones, CUENTO DE INVIERNO es una película claramente fantástica que abarca una amplia línea temporal (más de un siglo) plagada de elementos mágicos y sobrenaturales. La historia de amor, que a priori es el hilo conductor de la película, queda a veces sepultada por la parte fantástica y esa pugna de poder entre el cielo y el infierno, llegando incluso a perder total importancia en la segunda parte del la cinta. La historia es al fin y al cabo un cuento en el que se narra la eterna lucha entre el bien y el mal, enfrentándose desde el principio hasta el final y la parte romántica no es más que uno de los campos de batalla en los que se libra dicha guerra. CUENTO DE INVIERNO busca ser emotiva, y lo consigue varias veces a lo largo de la película de forma inevitable. Logra que el espectador se implique emocionalmente con los personajes y empatice con lo que siente cada uno.

 

DL2_2462.dng

 

La fotografía es excelente. Como el propio título indica transcurre en invierno, y durante todo el metraje se nos deleita con imágenes nevadas: la ciudad de Nueva York a principios de siglo XX, una mansión cerca de un lago y de nuevo la ciudad de Nueva York, esta vez en la actualidad. El director juega con planos en los que da especial relevancia a la luz, regalándonos imágenes impresionantes tanto en espacios abiertos como en interiores. De hecho, toda la película da especial importancia a la luz, ya sea en forma de estrellas, luz solar, la luna, una bombilla o incluso una farola. La luz y la sombra como metáfora del bien y el mal aparecen una y otra vez de forma recurrente, un aspecto que funciona de maravilla.

En cuanto al guion, éste resulta algo enrevesado y un poco forzado por momentos, pero respira sentimiento por los cuatro costados. Como ya he dicho, emocionar es el fin último de un film – que sale el día de San Valentín – pero precisamente ese afán por emocionar y mantener el espíritu de cuento nos deja algunas partes caóticas o innecesarias y otras bastante previsibles. El “milagro” acaba robando protagonismo a la “historia de amor eterno” convirtiendo una película romántica en un drama propiamente dicho.

A pesar de ello es entretenida y cumple la función para la que está hecha. Deja unas frases muy hermosas y una historia de amor muy apropiada para las fechas en las que estamos. Emociona y conmueve.

 

 

LO MEJOR:

  • La inmortal historia de amor, perfecta para San Valentín, y que hace de catalizador para el resto de la película.
  • Consigue emocionar.
  • La fotografía. Los paisajes nevados son un deleite para la vista.

LO PEOR:

  • A veces resulta confusa y tiene partes muy forzadas.
  • El personaje de COLLIN FARRELL. Nadie se cree que sea un pilluelo aventurero de principios de siglo. Está mayor. Su corte de pelo, horrible durante toda la película, tampoco ayuda mucho.

 

Ester Cuenca

No hay comentarios

Dejar una respuesta