Compartir

 

Syfy-1

 

THE INVITATION, la película ganadora de la última muestra del Festival de Sitges, es esa cinta que, a priori, nos enseña bastante menos de lo que promete y que puede considerarse algo decepcionante, donde la trama no avanza e incluso uno se queda durante buena parte del metraje con la extraña sensación de que no le están contando nada. Es más, incluso da pie a pequeñas desconexiones mentales, ya que empieza a importar poco o nada lo que en la cinta sucede y la suerte que sus protagonistas van a correr, debido a un montaje atropellado que, en los últimos diez minutos, desgrana todo lo que han desarrollado con anterioridad.

Y así llegamos al viernes, que abrió con la película noruega VILLMARK ASYLUM, que cuenta la historia de cinco trabajadores que han sido contratados para hacer seguimiento de un viejo sanatorio con el fin de encontrar residuos peligrosos antes de proceder a su demolición. Una tenebrosa cinta  donde no solo vemos los conflictos de padres con hijos enfermos, sino también el martirio de estos. Además, la cinta entra desde el primer minuto en materia, dejando al espectador clavado en la butaca y en tensión continua con algunos inesperados giros de guion.

 

1444304951118

 

Seguimos con NINA FOREVER, que, a priori, sorprende más de lo que cabría esperar, y eso que era de esas películas de las que no parecía poder sacarse un efecto positivo, pero que, finalmente, parece una mezcla de varias películas. Por otra parte, THE GREEN INFERNO, una cinta caníbal que rueda el insigne ELI ROTH, tiene un argumento de lo más apacible, típico en su cine, para acabar siendo una orgía de sangre y desmembramientos varios que no hace más que lograr ese atractivo que tanto atrae a cierto tipo de espectadores.

Tras esta, llegó la presentación de VULCANIA, cinta española de género dirigida por JOSÉ SKAF y protagonizada por AURA GARRIDO, RUBÉN OCHANDIANO, JOSÉ SACRISTÁN, y SILVIA ABRIL. Esta última, en su primer papel dramático, destaca de manera sobresaliente, sacando a relucir esa faceta que parecía tener escondida. En algunos momentos la cinta puede recordar incluso a EL BOSQUE de M. NIGHT SHYAMALAN, con una estética bastante parecida y con ese punto de oscuridad que tanto conecta con la historia. El problema principal es que no consigue cerrar las tramas que tanto se empeña en abrir y lo que se obtiene es una infinidad de preguntas que no tendrán respuesta.

 

Parasyte_Part_1-0002

 

La jornada terminaba con la entretenida cinta nipona PARASYTE, donde una invasión alienígena coge desprevenida a la población japonesa, con extraños parásitos alien que se alojan en la cabeza de la gente. Puede decirse, sin miedo a cometer una equivocación, que es una película amena, interesante y, en cierto modo, entretenida. Cabe destacar que se está preparando una secuela, ya que esta deja tramas abiertas que bien merecería la pena cerrar.

Y con THE PIPER llegamos al día grande, el sábado, el día en el que más cintas se proyectan, en el que la calidad es mayor, hay un ambiente mejor entre el público y se vive con muchísima más espectacularidad lo que vemos en pantalla. La cinta coreana es una cinta tragicómica, ácida en su planteamiento, en la que un padre que va recorriendo Corea con su hijo enfermo de tuberculosis a cuestas llega a una población infectada de ratas. Este promete limpiarla, pero el cacique de turno le engaña y decide tomarse la justicia por su mano. Piensa mal y acertarás.

Una de las cintas más decepcionantes del festival, THE MIND’S EYE, se convierte en una insufrible experiencia sin ningún atisbo de sentido que pretende homenajear a las cintas de terror y telefilmes de principios de los años 90. Con unos actores mediocres y unas situaciones absurdas y retorcidas, se trata de uno de esos largometrajes que se convierten en un experimento fallido y que no merece la pena en ningún caso.

 

bone-tomahawk5

 

BONE TOMAHAWK es un wéstern dirigido por el debutante S. CRAIG ZAHLER y protagonizado por  KURT RUSSELL, PATRICK WILSON, MATTHEW FOX, RICHARD JENKINS y  DAVID ARQUETTE. Resulta curioso como la narración pierde fuerza hacia la mitad, en el momento perfecto para recuperar al espectador que quizá no estaba realmente conectado con la trama.

Una de las cintas más entretenidas del festival fue GENERATION Z, que casi podría tratarse de un remake de PARQUE JURÁSICO con zombies, lo que ya desde el inicio supone encontrar una trama divertida y entretenida como nunca. Su ritmo ágil y bien llevado consiguió arrancar más de una ovación entre un público entregado y algo cansado después de una jornada tan larga como quisieron hacer parecer alguna de las películas proyectadas.

El domingo, día de clausura de la muestra, comenzó con la proyección de DEMON, un filme que no parece tener claros sus objetivos y que se convierte en una experiencia prácticamente insufrible y tediosa. Por otro lado, JERUZALEM, cinta que se proyectaba después de DEMON, sí resultó un experimento bastante interesante. Rodada con Google Glasses, centra su trama en la odisea por la que han de pasar dos turistas en la Ciudad Santa cuanto esta se encuentra atestada de zombies dispuestos a matar a quien se ponga por delante. En algunos momentos puede recordar a esa legendaria cinta de JAUME BALAGUERÓ y PACO PLAZA, [REC·] La siguiente cinta, ABSOLUTAMENTE TODO, es una divertida comedia dirigida por TERRY JONES, con SIMON PEGG, KATE BECKINSALE, SANJEEV BHASKAR, ROB RIGGLE y ROBERT BATHURST. La película consiguió arrancar grandes carcajadas entre el público, lo que parecía algo un poco inusual en ciertos momentos.

 

high_rise_2_1200_675_81_s

 

HIGH RISE, el largometraje encargado de poner el punto final a la muestra, convirtió la clausura en una experiencia por la que muchos no querrían tener que pasar. Con un guion que roza lo lamentable y una mala revisión de la novela en la que se basa, se convierte en una locura que BEN WHEATLEY se permite para hacer lo que parece que mejor se le da: dejar al espectador con cara de no entender de qué va el asunto. Su planteamiento resulta del todo incorrecto, la precisión de la que parece presumir se pierde totalmente en una sarta de incoherencias narrativas que buscan aturdir a quien se encuentra sentado en la butaca. Una lástima.

Y así, de un modo tan inesperado como sorprendente, termina la 13.ª edición de una muestra que se antoja cada vez más necesaria y que, cada año, atrae a más público ansioso por sumergirse en la ficción de la mejor forma posible. Aun con todo, con aquellos largometrajes que decepcionaron y con aquellos que no lograron cumplir las expectativas, resulta imposible sentir impaciencia ante la inminente llegada de la próxima edición.

 

 

Rafa Ferrer

 

No hay comentarios