Compartir

Impresiones finales de Welcome to the Ballroom principal - el palomitron

El spokon es uno de esos subgéneros dentro de de la demografía shonen que nunca ha logrado asentarse realmente fuera de Japón. A pesar de que en España hemos recibido algunas series basadas en deportes como Dash!! Kappei (más conocida como Chicho Terremoto) lo cierto es que el spokon nunca ha terminado de aterrizar en nuestro país. A pesar del éxito de Haikyu!!, otros títulos como Slam Dunk o Kuroko no Basket fueron muy reclamadas antes de ser licenciadas, pero nunca han llegado a explotar en España. Dispuesta a romper con esta tendencia llega uno de los animes que está dispuesto a romper barreras y que incluso te hará levantarte del sofá. Hablamos de Welcome to the Ballroom, cuya licencia en España está en manos de Milky Way Ediciones.

Lo cierto es que Ballroom e Youkoso, título original de la serie en japonés, se presenta como un spokon bastante particular. Partiendo desde la concepción misma de la obra, esta corre a cargo de su autora, Tomo Takeuchi, una de las pocas mujeres en el sector del spokon. Además, lo cierto es que el deporte en el que se centra no es la típica disciplina grupal a la que estamos acostumbrados.

Como norma no escrita, y dejando de lado grandes ejemplos como Hajime no Ippo, la actualmente omnipresente Yuri on Ice!! o Prince of Tenis, la mayoría de los spokon que llegan al mercado suelen estar basados en deportes grupales. Con el objetivo de ensalzar la colaboración entre sus miembros, facilitar la existencia de tramas secundarias o simplemente porque son más conocidos, es normal que se opte por estos deportes, generalmente mayoritarios, como el fútbol, béisbol o voleibol (deportes mayoritarios en Japón), con algunos ejemplos basados en el rugby, fútbol americano o, mayormente, baloncesto.

Impresiones finales de Welcome to the Ballroom tatara fujita - el palomitron

A modo de soplo de aire fresco nos llega Welcome to the Ballroom, un anime basado en un manga que se centra en un deporte absolutamente minoritario, el baile de competición. El papel protagonista lo encarna Tatara Fujita, un joven estudiante de secundaria que no tiene nada claro qué hacer con su vida. Hasta ahora, condicionado por la falta de recursos en su familia, nunca se ha planteado hacer nada más allá de terminar la enseñanza obligatoria y ponerse a trabajar, como le ocurre a un gran número de jóvenes de su edad. La principal particularidad de Tatara es que no tiene ningún tipo de hobby o afición a la que aferrarse.

La pieza clave de Welcome to the Ballroom

Planteados con este escenario, seguimos a Tatara camino a casa, donde las casualidades y malentendidos clásicos de toda obra que se precie acaban con nuestro protagonista en un estudio de danza recién abierto por la bella Tamari Tsuburaya y el bailarín Kaname Sengoku. Como no podía ser de otra forma, esta historia no estaría completa sin una protagonista y ese papel, por ahora, lo desempeña la joven Shizuku Hanaoka, compañera de Tatara en el instituto y bailarina desde la más tierna infancia, quien acompañará a nuestro protagonista en su viaje por el mundo del baile deportivo.

Pero no sólo ella le acompañará en este camino lleno de sorpresas, traspiés y esfuerzo personal; Hyodo pareja de Shizuku será un personaje clave para el desarrollo de Tatara como bailarín, Gaju y Mako serán una pareja de hermanos que lejos de parecer auténticos profesionales harán una gran labor por y para Tatara llegando incluso a formar pareja con él, y por último y no menos importante tenemos a Chinatsu, futura compañera de baile de nuestro protagonista y quien le hará crecer, desarrollarse y ser por fin un digno bailarín. Un elenco de personajes que fuera de ser los típicos clichés que nos podríamos encontrar en otro spokon son unos auténticos gladiadores de la vida y unos artistas soberbios.

Impresiones finales de Welcome to the Ballroom tatara y chi - el palomitron

Los personajes que plantea Tomo Takeuchi reflejan todos y cada uno de los puntos fuertes y débiles de las personas. A pesar de su temprana edad demuestran qué es luchar por algo que te gusta, demuestran qué significa la verdadera vocación y ante todo demuestran que la vida no es una carrera libre de obstáculos. El esfuerzo es uno de los valores mejores representados a lo largo de toda la obra, y es que sin él ninguno de los personajes que vemos a lo largo de los 24 episodios de este magnífico anime no podrían ser lo que son y representar un claro ejemplo a seguir. Porque Takeuchi no sólo se queda en el plano ficticio, sino que intenta plasmar enseñanzas y un modelo de actitud ante una juventud que cada vez se pierde más y camina sin un rumbo fijo. Una crítica social que está presente constantemente y que si realmente sabes apreciar consigues ver con otros ojos a Welcome to the Ballroom, pasando de un mero entretenimiento a una obra que realmente te puede aportar una brecha de luz en tu vida que por una razón u otra no tengas encaminada de la mejor manera posible o que incluso no te guste cómo está saliendo adelante.

La fuerza de los movimientos

Otro de los puntos fuertes de este bello anime y que recoge perfectamente del manga es la fuerza que tienen todos y cada uno de los movimientos de los protagonistas a la hora de bailar. No sólo representa que cada paso de baile cuesta y que incluso la propia coordinación de brazos y piernas es complicada, sino que consigue personificar el propio peso corporal a base de sombras y matices que -personalmente- nunca había visto hasta ahora. En el manga cada movimiento es único pero merece la pena ver el anime no sólo para verlo animado y a color, sino para sentir junto al son de la música un auténtico juego de flujo corporal en el que el peso, la armonía y la conexión con tu pareja hacen un papel totalmente imprescindible en una obra que no sólo expone el esfuerzo personal como valor principal, sino que también otorga una dificultad añadida a una disciplina deportiva que está relegada al olvido.

Impresiones finales de Welcome to the Ballroom movimientos - el palomitron

Nuestro protagonista principal no sólo evoluciona en el terreno personal sino que a nivel de baile progresa poco a poco, aunque sin perder en ningún momento ese movimiento propio y brillo particular que vio el mismo Sengoku desde el primer instante que le vio bailar. Deja que las personas que le acompañan en este viaje le enseñen, le aporten y sobre todo le hagan sentir. Sin un mínimo de emoción o pasión por algo, ya sea el baile o cualquier otro deporte o disciplina, no vas a ningún lado. Y pese a tener momentos complicados y querer rendirse ante una negativa constante, Tatara nos demuestra una vez más que las trabas que te pone la vida por delante son para superarlas, aprender de ellas y sobre todo, crecer y atreverse. ¿Quién diría que nuestro joven bailarín estaría entre los mejores clasificados de uno de los campeonatos más importantes nacionales de baile?

Apenas transcurre un año ante nuestros ojos a través de 24 excelentes episodios. Algo más de 12 meses para que una persona que jamás había dado un paso adelante -y nunca mejor dicho- consiga superarse, lograr metas impensables e incluso hacer frente a su propia ambición. Takeuchi nos da un gran ejemplo, y no junto al típico chico de éxito, sino junto a un personaje que se asemeja bastante a cualquier adolescente y que representa en cierto modo los sueños, ambiciones y metas que puede tener cualquier persona en algún momento de su vida. Y lo mejor de todo es que no lo hace a través de sólo un personaje, sino que emplea a todo su elenco para dar ejemplo de ello, y a pesar de que no se trata de un deporte grupal, nos demuestra una vez más que las personas que están a tu lado lo están por algo, y que apoyarte en ellas, aprender e incluso enseñarles, es lo mejor que puedes hacer.

Dance, dance, dance!

No podíamos acabar de hablar de Welcome to the Ballroom sin hacer mención al baile de competición, otro de los grandes protagonistas de la obra y ante todo, a la gran banda sonora que nos acompaña en todo momento. Cuando hablamos del baile de competición hablamos de un tipo de baile donde se respetan las direcciones y se siguen unas normas establecidas y escritas (descripción de figuras, alineamientos, etc.) bailándose en todo el mundo de la misma forma. Gracias a esta obra podemos disfrutar de prácticamente todas sus disciplinas, siendo el tango, el vals o incluso los bailes latinos las coreografías más empleadas por nuestros protagonistas. Cada uno de ellos marca un estilo, marca una virtud de cada uno de los personajes y ante todo marca una directriz que seguir para seguir adelante en una competición en la que debes saber defenderte en cada uno de los bailes. Todo se resume en una palabra: BAILAR.

Impresiones finales de Welcome to the Ballroom tatara y chi final - el palomitron

A cada uno de estos bailes, movimientos y cambios de dirección le sigue en armonía una perfecta banda sonora que gracias a ella y a la belleza de cada uno de los movimientos representados por todos los personajes hace que incluso se te erice el vello en más de una ocasión. No sólo sabe adaptarse a cada momento, sino que evoca un sentimiento interno perfectamente cohesionado con cada oscilación corporal. Atraviesa tus oídos, impregna tus pupilas y te llega al corazón. Un gran acierto por parte de Yuki Hayashi y a la que -personalmente y sin ninguna duda- le estaré eternamente agradecida. El éxito no sólo le llega a nuestro protagonista, nos llega a nosotros como meros espectadores de un espectáculo visual que ha sido galardonado por nuestro equipo como el mejor anime de 2017 y que posiblemente nunca volvamos a presenciar un spokon de tal calidad. Ponemos punto y final a un anime que ha cautivado más de un corazón y que esperamos que su historia, ya sea a través del manga o del propio anime, llegue a todos los rincones del mundo. No decimos un adiós definitivo, sino un hasta pronto. Gracias a Tomo Takeuchi por traernos esta historia digna, al menos, de ver y escuchar. 

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.