Compartir

Tres corazones

 

Perder el tren, un paseo por la ciudad o cualquier situación corriente en la que poder encontrar a esa persona especial que estabas esperando. En un instante, cuando menos te lo esperas, se presenta ante ti. Una noche en la que vas a comprar de madrugada tabaco a un bar y la encuentras. Esta es la premisa principal de TRES CORAZONES, el nuevo trabajo del director francés BENOIT JACQUOT (DIARIO D’ UNE FEMME DE CHAMBRE). Es sabido que en las películas de BENOIT no puede faltar una bella mujer a la que filmar en su historia. Una vez más, queda claro que el francés ama al cine y a las mujeres.

TRES CORAZONES cuenta la historia de Marc y Sylvie, un par de desconocidos que se conocen y pasan toda una noche hablando hasta el amanecer. Ambos quedan prendados, hasta quedar días después en París. Marc no puede acudir a la cita a la hora y pierden la pista el uno del otro, hasta que de repente sus caminos vuelven a cruzarse cuando Marc se enamora por sorpresa y sin saberlo de la hermana de Sylvie, Sophie.

 

Tres corazones

 

Un guion de JACQUOT y JULIEN BOIVENT que recordará a ANTES DEL AMANECER en su comienzo, ya que existe cierto paralelismo con la cinta de RICHARD LINKLATER  por la charla intensa que surge entre los dos personajes acerca de la vida. Una conversación durante horas que parecen ser breves minutos. A priori, tiene todas los ingredientes para enganchar y no solamente al público seguidor de las historias de amor correspondidas (o no), sino también a los amantes del cine y el buen cine francés. Y esto es justo lo que hace, atrapar el corazón (nunca mejor dicho) del espectador y transportarlo a esta historia. Sí cabe decir que la película pierde fuerza a mitad del largometraje en ciertos momentos, aspectos que se podrían haberse resuelto en menos minutos. Pero, a pesar de esto, se compensa el filme con un final que hará reflexionar al público.

Una narración cuya estructura queda correctamente argumentada, ordenada a pesar de que no todo el público crea en este tipo de coincidencias de la vida. Este elemento da mucha fuerza, cabiendo destacar el momento de la trama en el que Marc y Sylvie se enteran de su parentesco. Factores de humor e intriga que harán revolverse al espectador en la butaca. Expectación creada en escenas en las que las hermanas hablan por Skype y el personaje de Marc pasa por la habitación donde sucede la conversación (sin saber todavía que la mujer que le dejó prendado está más cerca de lo que él se pensaba), hasta que al fin Marc descubre que la hermana de Sophie es Sylvie, su amor a primera vista, y Sylvie se entera que el marido de su hermana es Marc, el hombre que aquella primera noche la deslumbró. Aspecto previsible que antes de ver la cinta el público espera desde el principio. Y es que, como dice el dicho “tres son multitud”, y esto lo reafirma JACQUOT en su largometraje.

BENOIT POELVOORDE (EL NUEVO NUEVO TESTAMENTO, UNA HISTORIA DE AMOR) es Marc, un hombre que ha sufrido por amor y ve una puerta abierta en Sylvie, interpretada por la fantástica CHARLOTTE GAINSBOURG (SAMBA, NYMPHOMANIAC). Personaje que se tendrá que enfrentar a adversidades como la de estar enamorada del marido de su hermana. Sylvie estará entre la espada y la pared con la relación de su hermana y su amor por Marc.  El personaje de Marc evoluciona en su estado de salud, es decir, se deteriora a la par que sufre mal de amores.  Este triángulo amoroso lo completa el personaje de Sophie, a quien da vida CHIARA MASTROIANNI (UN CUENTO DE NAVIDAD, LAS CANCIONES DE AMOR), una mujer inocente que lo único que quiere es la felicidad de su familia. Interpretaciones intensas que hacen ver que una casualidad ficticia en este caso puede ser muy real.

 

Tres corazones

 

Un melodrama que, junto a su guion y banda sonora de BRUNO COULAIS, amplia su fuerza romántica en los buenos momentos y trágica cuando se aventura un suceso malo. Esta banda sonora advierte ya al espectador de que algo fatal va a pasar, puesto que antes de suceder lo terrible suena en pantalla. Amor a primera vista, encuentros furtivos, el amor de hermanas, infidelidades y relaciones a tres… Son algunos de los temas fuertes de la cinta que JACQUOT aborda en su último proyecto como solamente él sabe hacer, en este juego entre un hombre y dos mujeres, donde se muestra, una vez más, que el corazón y no la cabeza al final es el que manda.

 

 

LO MEJOR:

  • El reparto.
  • Momento culmen en el que se desvela el parentesco.
  • Elementos que se aúnan a la perfección la trama.
  • Relación entre corazones.

LO PEOR:

  • Historia surrealista.
  • No recomendada a aquellos que no crean en el azar.

 

 

María Páez 

No hay comentarios