Compartir

 

The D Train

 

Una reunión de antiguos alumnos puede ser una fiesta donde poder reencontrarse con los ex compañeros del instituto, donde la ilusión y los viejos amigos refuercen su amistad, o por el contrario, un evento donde la pereza sea la protagonista y no quieras que sepan lo mal que te va, ni saber lo bien que le sigue yendo al chico popular del ‘insti’. Esta premisa es de la que parten JARRAD PAUL y ANDREW MOGEL. Ambos ya trabajaron juntos como guionistas en el filme DI QUE SÍ y este año se han unido para un nuevo proyecto, ahora como directores, en ésta su ópera prima, THE D TRAIN.

Esta comedia cuenta la historia de Dan, un antiguo alumno y actual Presidente del comité de su instituto que siempre ha querido tener fama, pero en cambio nunca llegó ni siquiera a tener amigos y aún sigue con la etiqueta de fracasado. Dan tiene que preparar la vigésima reunión de alumnos a la cual no se anima nadie a ir. Por ello, se le ocurrirá la idea de buscar a Oliver Lawless, el popular de su promoción y actual actor de Hollywood con el que comenzará a obsesionarse.

Un giro de guion en mitad de la cinta (escrita por sus mismos directores) hará que la noche clave (la cual identificareis al ver el filme) sea uno de los puntos fuertes de THE D TRAIN. A pesar de esto, también hay alguna debilidad, la confusión de contexto, puesto que en ocasiones el espectador dudará de si alguna de las escenas es realmente comedia o drama, en concreto cuando el personaje de Dan comienza a decaer personal y físicamente.

 

THE D TRAIN

 

Un romance estará presente en el largometraje (en un principio parecerá ser broma) y dejará boquiabierto al espectador al ver un acercamiento más que amistoso entre las estrellas de la cinta: JACK BLACK (SEX TAPE, BERNIE, THE ROADIE, LOS MUPPETS, ESCUELA DE ROCK) que es Dan, “el fracasado” y JAMES MARSDEN (LO MEJOR DE MI, X-MEN: DÍAS DEL FUTURO PASADO, 2 GUNS, HOP), Oliver, la estrella de éxito al que aparentemente parece que le va todo bien y el que podría considerarle Dan su álter ego.

El feo y el guapo darán escenas de fiesta, risa (descubrimiento del anuncio Banana Boat), pudor (la noche) y llanto (tristeza de Dan) a partes iguales. Un buen planteamiento que se queda a medias y dejará algo confuso al público. Ambos actores deslumbran, pero cabe destacar a JACK BLACK, del que ya estamos acostumbrados a verle en cintas muy cómicas. En esta película conoceremos un registro algo diferente del intérprete al que no nos tiene acostumbrado tras su noche loca en THE D TRAIN. También cabe destacar el papel de KATHRYN HAHN (TOMORROWLAND, SOMOS LOS MILLER) como Stacey, la mujer de Dan que se envuelta en alguna escena más que embarazosa y JEFFREY TAMBOR (TRANSPARENT, R3SACÓN) como Bill, el jefe confiado de Dan que le costará caro su supuesto viaje de negocios.

 

The D-Train

 

Las dudas sexuales en hombres con imagen de ‘machitos’, el limbo entre la amistad y la atracción, las inseguridades en uno mismo y lo que es capaz de hacer uno por parecer un triunfador son algunos de los temas o lecciones (como cada uno lo quiera ver) que conlleva esta cinta.

Toda una demostración de que el aparentar y las mentiras tienen las patas muy cojas. Largometraje con moraleja donde la escena final podrá concienciar a cada espectador de lo relevante de cada persona y el insistente afán de superación que nos gusta tener. Una lección de vida con su trasfondo en esta comedia, donde al que parece que todo le va de lujo no es tan bonito como reluce (en fiestas, redes sociales…). Tema interesante y candente que en la actualidad está más que presente.

Sea como sea, piensen que todos llevamos en parte a un Dan y un Oliver dentro de nosotros.

 

 

LO MEJOR:

  • La ‘noche loca’.
  • El anuncio de Banana Boat.
  • Nueva faceta de JACK BLACK.
  • Risas aseguradas (escena comparación con sillas de jardín, anuncio).

 

LO PEOR:

  • No ver el trasfondo.
  • Confusión de contexto en algunas escenas.

 

María Páez

No hay comentarios