Compartir

Los más fieles seguidores de Dexter y, por ende, de Michael C. Hall, están de enhorabuena porque dentro de muy poco lo tendrán de vuelta como protagonista de Safe. En verano del año pasado (meses antes de que pudiéramos verlo como J. F. Kennedy en la segunda temporada de The Crown) se pudieron ver las primeras imágenes del actor embarcado en este proyecto, que suponía su retorno a la pequeña pantalla después de siete años interpretando al asesino en serie con complejo de Robin Hood, Dexter Morgan. Safe es una serie de Harlan Coben, creador de The Five y sobre todo conocido como escritor de novelas negras y de suspense, género en el que también se circunscribe la ficción que nos ocupa.

Aún sin fecha de estreno fijada, Safe llegará a Netflix después de haber sido estrenada en primicia ayer, en la clausura de la primera edición del festival CanneSeries, donde, además, Coben ha ejercido como presidente del jurado. Nosotros ya hemos visto los dos primeros capítulos, y os adelantamos que es una serie prometedora que vamos a seguir muy de cerca.

¿De qué trata?

Tom (Michael C. Hall) es un hombre viudo al cargo de dos hijas adolescentes. La pérdida de su mujer aún lo atormenta, especialmente en lo tocante a ejercer de buen padre. Prometió a su esposa que protegería a sus hijas por encima de todo, y eso se torna en algo tan obsesivo como difícil para él. La situación se complica cuando su hija mayor asiste a una fiesta de la que nunca regresa. De pronto todas las personas de las que se rodea, desde vecinos hasta amigos o compañeros de trabajo, se convierten en potenciales sospechosos con más de un secreto que ocultar.

¿Qué podemos esperar de ella?

Danny Brocklehurst, que ganó un BAFTA por el despegue de Shameless (versión británica), es el guionista de Safe, una ficción que bebe de los acostumbrados giros de guion y temática de casos indebidamente resueltos que caracterizan a las novelas de Harlan Coben.

La acción se sitúa en una comunidad cerrada, algo así como un barrio residencial en el que casi todos los vecinos van adquiriendo mayor o menor protagonismo con el transcurso de la trama. Por eso, el primer capítulo demanda la estrecha atención del espectador, de modo que pueda crearse un mapa imaginario de quién es quién y qué relación lo une con el resto de personajes. Fundamentalmente el protagonismo recae, además de en la familia de Tom, en otros tres núcleos familiares que atraviesan dificultades a distintos niveles. No obstante, cada jugador del tablero parece estar vinculado hasta cierto punto (por remoto o casual que sea) con la desaparición de la hija de Tom o con otros sucesos aparentemente desligados de la trama principal, y que nos hacen suponer que acabarán relacionados con esta a lo largo de los ocho capítulos que componen Safe. Estamos frente a una serie laberíntica en la que todo el mundo oculta algo, una gran tela de araña que se va desenvolviendo episodio a episodio.

Por el momento, en sus dos primeros episodios los acontecimientos aparecen perfectamente hilados entre sí, y la narración avanza ayudándose en ocasiones de flashbacks que desconciertan y, a su vez, encierran alguna pista importante, o bien que desmontan hechos que hemos malinterpretado la primera vez que se nos han mostrado en pantalla. Safe nos imbuye en un “no es lo que parece” continuo, reservando grandes revelaciones a modo de cliffhanger al acabar cada capítulo.

Además de asistir a la investigación por su cuenta del protagonista (que corre en paralelo a la policial), la serie plantea ciertas situaciones cotidianas de rabiosa actualidad. Las redes sociales son un personaje más, aunque estén tan integradas en la trama y en nuestras vidas que nos pasa desapercibido. Safe plasma la triple vertiente de utilidad, peligrosidad y engaño que lleva consigo el acceso y uso de internet, así como la corrupción de la intimidad a través de la sobreprotección llevada al extremo y el control parental.

Amanda Abbington (Sherlock) y Emmett J. Scanlan (The Fall) son algunas de las caras más conocidas de la función junto a Hall. Una función que sabe muy bien cómo crear incógnitas, lanzar sutiles críticas a la sociedad moderna y que, salvando las distancias, nos trae a la mente la también británica y policíaca Broadchurch. Nosotros lo tenemos claro: hemos quedado atrapados por el misterio de Safe.

Aitziber Polo