Compartir

 

papeles-en-viento-edit

 

El cine argentino, de la misma forma que ocurre con el cine español, parece destinado a convertirse más en un género en sí mismo que en un manojo de películas de infinidad de temáticas tan dispares como inconexas. Esta costumbre de utilizar el país de origen como definición exclusiva de la categoría en la que ha de enmarcarse una cinta resulta tan tediosa como innecesaria si nos centramos en que dentro del drama y dentro de la comedia hay infinidad de variedades que parecen pasar desapercibidas al espectador. PAPELES EN EL VIENTO es un ejemplo de cómo la comedia y el drama se mezclan de forma necesaria aunque no inteligente. JUAN TARATUTO dirige así una historia que no se aleja de esa convención argentina que muchos tanto se han empeñado en convertir en constante. El buen drama y la mala comedia se unen aquí para hacer de una trama que funcionaría como un jarro de agua fría a quien espera alguna que otra carcajada una película que tiene varios elementos sobresalientes y alguna catástrofe insalvable a partes iguales.

 

papalesenelviento030114wide

 

El hilo conductor que guía toda la trama de PAPELES EN EL VIENTO es una amistad que todos hemos tenido y que pocos han sido capaces de conservar, aquella que se inicia en una infancia temprana y que, una vez pasados los cuarenta y rozando los cincuenta, se mantiene prácticamente intacta, incluso con ese lastre que muchos perciben obligatorio del matrimonio, los hijos y el incondicional y en apariencia necesario monovolumen cargado con infinidad de trastos infantiles. La exposición de un grupo que parece unido eternamente en este caso no es más que la excusa para cargar de sentimentalismo un hecho futbolístico que no parece tener nada que ver con lo que TARATUTO quiere contar al espectador.

Sin embargo, y con todos los condicionantes sensibleros a los que el público se verá sometido, PAPELES EN EL VIENTO se mantiene firme gracias a un cierto humor que puede encontrarse en ocasiones bastante más puntuales de lo que parece. Aquí no es la comedia la que va un paso por delante. Es el drama el que se impone una y otra vez para recordarnos que no nos encontraremos con una historia alegre, cargada de momentos épicos en los que los cuatro amigos saltan llenos de júbilo y de ganas de celebrar la vida. No. La insistencia en intercalar momentos pasados será la que frene constantemente el avance de una comedia que no acabará por imponerse en ningún momento. Y, aun con todo, aun con esa manía de darle al fútbol un protagonismo que aquí realmente no tendría por qué tener, es interesante cómo la amistad que profesan los cuatro amigos será la que haga de esta película un camino que no resulta molesto recorrer.

 

ipktswI

 

PAPELES EN EL VIENTO no pasará a ser la mejor película argentina que habrán encontrado jamás en la cartelera. De hecho, es probable que, a pesar de no ser una película molesta, mediocre y absurda como tantas otras, pase un tanto desapercibida entre estrenos con una enorme envergadura. No obstante, hay en esta cinta un elemento que en otras quizá no pueda encontrarse. El baile entre las emociones fingidas y aquellas que llenan de realidad una historia inverosímil cargan de encanto a un largometraje que no se mantiene únicamente por la sobresaliente aparición de un incombustible DIEGO PERETTI, sino que consigue que se obvien los acontecimientos que TARATUTO quiere hacer centrales para dejar paso a la concepción de la amistad de la forma más pura y más infinita. Y esto es realmente lo que ha de ser valorado.

 

 

LO MEJOR:

  • La interpretación de DIEGO PERETTI está muy lejos de decepcionar.
  • La concepción de la amistad eterna que se profesa durante toda la película.
  • La banda sonora.

LO PEOR:

  • El exceso de sentimentalismo.
  • La insistencia en hacer la misma película una y otra vez.
  • Cualquier excusa vale para utilizar al fútbol como un elemento de inestimable relevancia.

 

 

Sheyla López

No hay comentarios