Compartir

palmeras-en-la-nieve_cartel-teaser

 

Es una realidad que, cuando tenemos dificultades, la creatividad sale a relucir y obtenemos provechosos frutos. En cambio muchas otras veces, cuando todo está a nuestro alcance, nos acomodamos y trabajamos sin poner un excesivo esfuerzo. En las producciones audiovisuales ocurre esto a menudo, y así obtenemos trabajos por encargo con mucho potencial pero que podían haber ofrecido más. El último ejemplo es PALMERAS EN LA NIEVE, uno de los estrenos españoles más esperados y del que os avanzamos aquí las primeras impresiones.

FERNANDO GONZÁLEZ MOLINA dirige esta adaptación basada en la novela de LUZ GABÁS. La historia compagina dos tramas paralelas que incluyen a una joven llamada Clarence que descubre por accidente una carta que la lleva a viajar a Guinea para conocer la tierra en la que su padre y su tío pasaron sus años de juventud trabajando en una finca; y a los dos hermanos, Jacobo (ALAIN HERNÁNDEZ) y Kilian (MARIO CASAS), padre y tío de Clarence respectivamente, que en 1953 parten a la exótica colonia española, una tierra desconocida en la que les espera su padre (EMILIO GUTIÉRREZ CABA).

La cinta sigue el esquema típico de amor en tiempos de guerra, una opción más que sugerente para el público. El director, realizador también de A TRES METROS SOBRE EL CIELO o TENGO GANAS DE TI, se centra en elevar el romance al máximo exponente de dulzor y dejar las tramas secundarias sin rematar. El ambiente histórico queda de fondo en la bonita (y costosa) puesta en escena, aunque no ahonda en los problemas del colonialismo, y las revueltas que claman la independencia quedan de lejos.

 

PALMERAS EN LA NIEVE ADRIANA UGARTE

 

El guion, escrito por SERGIO G. SÁNCHEZ, le hace flaco favor a la historia y a la personalidad de los personajes. Este gran retrato se queda sin matices profundos, pese a la belleza que emana de la pantalla. Los diálogos pecan de ser incongruentes para una película, quizá por haber querido ser demasiado fieles al texto original. La historia posee muchos temas en su argumento, pero ninguno es tratado como se merece: la lucha de clases, la diferencia de dos mundos antagónicos, el deseo de independencia de una nación… Todo queda de pasada en pos de ofrecer protagonismo a los personajes (concretamente a la pareja de enamorados). Demasiadas tramas abiertas con personajes que aparecen y presentan enigmas que quedan sin resolver. Las escenas referentes a la actualidad sobran y carecen de interés para el espectador.

Los personajes se quedan en meros arquetipos: los enamorados, el malo, la amiga, el sirviente, el padre, el malvado patrón… Y eso que cuenta con buenos actores que los defienden durante sus más de ciento sesenta minutos. Cuando a MARIO CASAS le despojan de la etiqueta de joven y rebelde galán enamorado, demuestra que es un gran actor. De ello da fe el Adanne que ha hecho para ÁLEX DE LA IGLESIA este año en MI GRAN NOCHE. Menos mal que este rol lo tenemos cercano y sabemos que puede hacer mejor trabajo que el que hace en la presente producción. ADRIANA UGARTE, que sobresalió en TIEMPO SIN AIRE, es una actriz de calidad; sin embargo su trama, menos sugerente, carece de interés y entorpece pese a su buen hacer. Por su parte, BERTA VÁZQUEZ (actriz que da vida a la guineana que se enamora de Kilian) está aquí más correcta que su compañero, y su trabajo le ha servido como gran trampolín a la profesión y le ha permitido defenderse en la serie VIS A VIS. Los secundarios MACARENA GARCÍA, DANIEL GRAO o EMILIO GUTIÉRREZ CABA están muy adecuados dentro de la superproducción.

 

PALMERAS EN LA NIEVE berta vázquez mario casas

 

GONZÁLEZ MOLINA ha dado un encuadre bellísimo con esos parajes, esa fotografía y esa caracterización perfecta de época que rebosa exotismo, pero hay poca profundidad. El amor imposible queda tan ornamentado con trifulcas y venganzas que la pasión pura desluce a medida que conocemos más de ella (paradójico, pero así es). PALMERAS EN LA NIEVE está demasiado sobrecargada en todas sus facetas. Es una propuesta demasiado ambiciosa que sigue la senda de otros best seller convertidos en producciones audiovisuales, como EL TIEMPO ENTRE COSTURAS. El resultado final no brilla ni con toda la artillería puesta en la llama.

 

 

LO MEJOR:

  • La dirección artística que hace que Canarias y las demás localizaciones se conviertan en una creíble Guinea de los años 50.
  • La producción es un ejemplo de que hay medios más que solventes en nuestra industria.
  • La actuación de MACARENA GARCÍA, a la que se echaba de menos en la pantalla grande tras BLANCANIEVES.

LO PEOR:

  • El excesivo metraje (dos horas y cuarenta minutos) endulza demasiado este drama que lleva al empalago.
  • Demasiadas ganas en contar demasiado para que luego no profundice en casi nada.
  • El viaje de ADRIANA UGARTE buscando respuestas hace aguas y debilita la garra de la historia, cuando busca lo contrario.

 

 

María Aller

2 Comentarios

  1. Peñazo de peli…. Reconozco que fui obligado pero es que vaya tela. La Ugarte muy guapa pero no entendí que pintaba…cn una parte de la historia bastaba.. y los protas no creo que ganen ningún oscar, muy malos. La próxima la elijo yo jajajajajajaja