Compartir

Nuestro_ultimo_verano_en_Escocia-poster

 

NUESTRO ÚLTIMO VERANO EN ESCOCIA es una comedia al estilo de las series británicas de entretenimiento, como no podía ser de otro modo bajo la dirección de ANDY HAMILTON y GUY JENKIN (creadores de exitosa serie OUTNUMBERED). Este formato nos garantiza sentido del humor y una narrativa ágil a base de episodios que dinamizan la historia y potencian un guión de gags. Dos son los elementos clave de este tipo de películas que los directores solventan con éxito: hacernos reír (o por lo menos sonreír) y unas buenas interpretaciones que explotan el lado más espontáneo de los actores.

ROSAMUNDA PIKE (ORGULLO Y PREJUICIO, PERDIDA) y DAVID TENNANT (NOCHE DE MIEDO, DOCTOR WHO), interpretan a una pareja separada con tres hijos que deciden fingir que siguen siendo una familia unida durante un viaje a Escocia. Para ello necesitan contar con la complicidad de los niños, que no estarán por la labor de ponerles las cosas fáciles. Los tres hermanos serán el eje y los protagonistas de la película gracias a la naturalidad y frescura de sus interpretaciones. El mundo de los niños nos da una visión de la historia, casi mitológica, que nos recuerda a las viejas aventuras de Los cinco o historias pretéritas, donde la imaginación se apodera de la realidad haciendo que los mitos la transformen. Sólo la infancia puede hacer reales los héroes y nada mejor que las sugerentes tierras de Escocia para encontrarse con Odín y los vikingos. Pero además, y como no puede ser menos, estas aventuras necesitan su moraleja, su mensaje didáctico y esperanzador. En este caso será la tolerancia. No nos compromete ni nos hace grandes descubrimientos, tampoco lo pretende. Se mueve en el plano de lo políticamente correcto, con un mensaje liberal: acepta a los demás tal y como son porque, de lo contrario, les obligarás a fingir o a alejarse de ti. O su contrapartida: atrévete a ser como eres, si te quieren, te van a seguir queriendo igual. Obviedades, es verdad, pero que acaban funcionando por eso mismo, no requieren ningún esfuerzo por nuestra parte para admitirlas como válidas.

 

Nuestro-último-verano-en-Escocia-2-e1416337341832

En Escocia los niños se encuentran con su abuelo, encarnado por el conocido presentador y cantante escocés, BILLY CONNOLLY, cuya interpretación es quizá las más fría y forzada. También se encontrarán con la estricta y muy organizada familia de su tío. Un contraste manido, entre familia modélica y familia caótica, pero que siempre resulta fuente de inagotables parodias.

Pero la parte más destacable de la película es la manera en que solventa su peculiar estructura. El formato de episodios requiere una conexión imaginativa para conferirle cierta unidad o para utilizar esa fragmentación en beneficio propio. El mundo de las series ha sabido explotar bien este campo y los directores saben trasladarlo al formato de largometraje. Lo harán, entre otros, a través de un avestruz que atraviesa la pantalla y cuyo cuello se convierte en metáfora de cortinilla cinematográfico. Esto, acompañado del paisaje escocés y breves atisbos musicales de Waterboys, notas celtas que siempre parecen estar gritando libertad, llegará a su apoteosis en la escena final de la película.

 

 

Una película recomendable para todos los públicos, entretenida a pesar de su estilo naif, y que por encima de todo, rescata a los Waterboys para los nostálgicos de los ochenta (obligatorio quedarse a los títulos de crédito).

NUESTRO ÚLTIMO VERANO EN ESCOCIA se estrena en España el 29 de mayo .

 

LO MEJOR:

  • Las interpretaciones, en especial sus actores más jóvenes
  • La fotografía de Escocia acompañada de la música de los Waterboys
  • El formato que utiliza para lograr unidad estructural utilizando la fragmentación

LO PEOR:

  • Una historia demasiado simple que probablemente esté condicionada por resultar políticamente correcta y abarcar un público amplio
  • Su fondo de “cuento infantil” funciona en el mensaje mitológico pero no en otros personajes que resultan demasiado estereotipados (incluso para este tipo de películas)

 

Marina Calvo

No hay comentarios

Dejar una respuesta