Compartir

Crítica de Night is Short, Walk on Girl principal - el palomitron

El género de la comedia romántica es uno casi tan manido como el del terror, sirviéndose la gran mayoría de ocasiones de diversos clichés o tópicos existentes del género. A pesar de ello, el público general suele disfrutar en gran medida este tipo de ficciones. Argumentos y narrativa fáciles de digerir, dosis de humor como condimento, y finales felices para dejar un buen sabor de boca. Sin embargo, estas características ya intrínsecas del género forman parte de uno de los problemas que padece. La escasa capacidad de innovar, de desmarcarse y aportar frescura. Errores que, por ejemplo, no cometen recientes producciones que tratan el amor como Koi wa Ameagari no You ni o Violet Evergarden —a pesar del distanciamiento de esta última—.

Crítica de Devilman: Crybaby, el último éxito de Masaaki Yuasa

Night is Short, Walk on Girl es una comedia romántica de premisa simple y previsible final, pero es en su desarrollo donde despunta. Como ya viene siendo habitual en los trabajos de Masaaki Yuasa (The Tatami Galaxy, Devilman: Crybaby), el director nipón explora los límites creativos y plasma su particular visión mediante un largometraje de aproximadamente hora y media de duración donde impera el caos y el frenesí. Una vorágine de desenfreno que transmite a la perfección su razón de ser por encima de todo, una oda a la juventud. Diversión, desfase, amor y algún que otro mensaje de reflexión se aúnan en un producto psicodélico en términos audiovisuales. Yuasa y Science Saru adaptan la novela original de Tomihiko Morimi (The Tatami Galaxy) ofreciendo —una vez más— un resultado rompedor tanto en lo visual como en lo narrativo.

Crítica de Night is Short, Walk on Girl alcohol - el palomitron

Ambientada en el mismo universo que The Tatami Galaxy, Night is Short, Walk on Girl cuenta el periplo de una joven cuyo ímpetu por sentirse adulta le llevará a recorrer bulliciosos locales nocturnos y eventos a lo largo de una noche que parece no tener fin. En este viaje de aventura y diversión se topará con un amplio espectro de secundarios con sus propias subtramas y con el otro protagonista de la ficción, un joven enamorado que intentará por todos los medios posibles seguir el ritmo de la joven y forzar una serie de encuentros con el fin de llamar su atención.

Como mencionábamos anteriormente, el filme de Masaaki Yuasa parte de una premisa que peca de simple y convencional. Pero, a pesar de ello, el singular estilo del director impregna cada fotograma del largometraje desde el primer minuto. El arrollador apartado visual es capaz de potenciar la multitud de gags y recursos cómicos gracias a la depurada excentricidad tan característica. Una animación que también sirve de vehículo para una narrativa fuera de lo común. Yuasa y su staff desdibujan los estándares y se sirven de una completa libertad creativa para narrar esta alocada aventura noctámbula. Se prescinde de la linealidad y la tradicional transición en pos de un mayor descontrol y de lo imprevisible tanto en los tiempos como en los hechos. Volátil en su ejecución, tal vez para muchos sea tarea fácil perderse ante la dificultad de aguantar un ritmo tan desenfrenado como dinámico.

Crítica de Night is Short, Walk on Girl Senpai - el palomitron

Night is Short, Walk on Girl juega a la perfección con varios de los temas que ilustra y que busca transmitir al espectador. La idea de que todos los acontecimientos y per se todo el largometraje ocurran a lo largo de una única noche pretende enfatizar en el habitual mensaje de “la noche es joven”. Desde la dirección se ha querido manipular la noción del tiempo para potenciar dicha idea, una que también tiene que ver con el paso del tiempo tan dispar entre los jóvenes y las personas de mayor edad. Cómo las manillas de un viejo reloj rotan fugazmente para unos mientras que para otros parecen detenerse en el infinito. Otro de los mensajes que pueden extraerse del filme es el de afrontar las situaciones que se plantean en la vida. Dar el paso. No esperar la ayuda de nadie o dejar que las cosas se resuelvan por sí solas, armarse de valor y salir de la zona de confort. Formas de combatir la soledad de la vida humana a través de un viaje casi catártico, uno donde el romance pincela las definiciones de casualidad y coincidencia.

El largometraje de Masaaki Yuasa resulta ser un producto solvente donde algunos de sus puntos fuertes y únicos son, a su vez, barreras o puntos flacos para parte del público. El director nipón vuelve a dejar patente su marca personal, ofreciendo una producción despojada de muchos de los encorsetamientos del género y con un estilo tan extravagante como llamativo. El espectador es consciente de la carta blanca que ha tenido el equipo en su realización. Night is Short, Walk on Girl es poco convencional tanto a nivel narrativo como de animación, se decanta por el surrealismo en multitud de ocasiones y es consciente de que no es apto para todo el público. Aun con todo, se trata de una propuesta única con un mensaje muy claro. La imperiosa necesidad de vivir y disfrutar cada momento que ofrece la vida.

LO MEJOR

  • Su propuesta, alejada de cualquier tipo de convencionalismo.
  • El estilo de animación, extravagancia y surrealismo en estado puro.
  • Masaaki Yuasa y una dirección soberbia.

LO PEOR

  • El atropellado ritmo en su desarrollo puede convertirse en un caos para muchos.
  • Ausencia de una unión más orgánica entre las distintas partes del filme.
  • Se profundiza poco en los personajes.

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.