Compartir

¿Recordáis aquel beso que hizo que “temblaran hasta vuestros antepasados”? Pues no sería necesario ser un espectador culto ni tener una gran sensibilidad cinematográfica para que esta película os provoque esa misma sensación. Salvando las distancias, claro. Porque más que un dulce y agradable sabor de boca, os dejará reflexivos, perplejos ante tal dureza. Esto es lo que nos pasó al ver el filme del que os vamos a hablar a continuación, Most Beautiful Island. Hablamos, aunque a muchos os sorprenda, de una película española, con la que debuta como directora la actriz Ana Asensio (La caja Kovak), que aunque aquí no es famosa, es una profesional como la copa de un pino y está arrasando por Estados Unidos. La madrileña triunfa por todos los festivales por los que va pasando y ya se ha llevado el premio a Mejor película en el Festival SXSW (South by SouthWest) de Austin, Texas, y está nominada a los Independent Spirit Awards del próximo 3 de marzo. En España su estreno fue en la sección de Noves Visions del 50 aniversario del Festival de Sitges, pasó por el Abycine de Albacete y nosotros la disfrutamos en la V Edición del Festival Nocturna de Madrid.Most Beautiful Island narra cómo una joven española que está en Nueva York sin papeles tiene que ganarse la vida como puede. La cruda realidad es lo que ha querido Asensio mostrar en su filme, y parece ser que esta se ha inspirado en su propia vida para crear esta cinta. Miles de castings y cero oportunidades para ella en un país que no era el suyo le dieron la idea de escribir esta historia.

En esta ficción, ella “se guisa y se come” (y de estupenda manera) el largometraje: ha dirigido la película, ha escrito el guion y lo ha protagonizado ella misma encarnando a Luciana, una joven que abandona su país para huir de su pasado y empezar una nueva vida como inmigrante en Nueva York. Este largometraje engancha desde su principio y tiene un final que deja con ganas de seguir. Ese es el punto perfecto, y esperamos que vosotros, espectadores, lo entendáis. Ojalá fuéramos vosotros para poder descubrirla de cero desde el principio. Solamente aprovechadla y disfrutadla, porque nada es lo que parece.Un drama que consigue asfixiarte. Eso es Most Beautiful Island… Estrés, miles de trabajos mal pagados para llegar a final de mes (mira Trump la que has liado…), vivir de un lado para el otro, las diferencias de culturas, la supuesta “amistad”… La supervivencia, al fin y al cabo; la cruda realidad, con unos enormes últimos 20 minutos que hacía tiempo que no veíamos en una película.

Most Beautiful Island es un ejemplo de CINE con mayúsculas: buen manejo del guion y de la cámara para adentrarnos al cien por cien en la piel de la protagonista, en la tensión como espectador y en la intriga, tanto fuera como dentro de la película. Nos corta la respiración, y eso nos pone los pelos de punta. Votamos por más cine independiente así y que se apoye de forma pública en España, cuyas ayudas suelen brillar por su ausencia, porque este es el cine rico que aporta y que, esperemos, llegue a muchas salas gracias a la distribución que ha realizado en nuestro país #ConUnPack.

Moraleja: Nada es tan bonito como parece o como lo pintan. Y no nos cansamos de decir que lo que realmente nos da miedo es la pura realidad, y no los fantasmas ni los monstruos…

Vuelvo a tener pesadillas, llevo noches sin dormir… Así nos deja Most Beautiful Island.

LO MEJOR:

  • El trabajo de Ana Asensio en todas sus vertientes (directora, guionista y actriz).
  • Los últimos mejores 20 minutos de cine vistos en mucho tiempo.
  • La historia que trata, el reflejo de la realidad de la sociedad actual.
  • Emoción a flor de piel.

LO PEOR:

  • Que no se distribuya en muchas salas de cine en España.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.