Compartir

 

mistress america

 

La estela de FRANCES HA era muy grande. Muchos se preguntarán qué fue de esa chica patosa y tierna que buscaba su sitio por Nueva York. Esa inmensa antiheroína salió del guion a cuatro manos hecho por el director NOAH BAUMBACH y la actriz protagonista GRETA GERWIG, que ahora se han vuelto a unir para crear la nueva película MISTRESS AMERICA. En ella hablan de Tracy (LOLA KIRKE), una joven universitaria bastante perdida, cuya vida va a cambiar cuando aparezca en su vida Brooke (GERWIG), la chica que se va a convertir en su hermanastra. Ambas son muy diferentes pero van a conectar muy bien dada la necesidad que tendrán la una de la otra.

Ahí es donde más de uno avistará a Frances; Brooke bien podría ser ella pasados unos años. Sin un puesto fijo, se gana la vida en varios trabajos pequeños. Anda un poco perdida después de que la hayan dejado y sueña con poder abrir un restaurante. Para su nueva hermana pequeña será una musa sobre la que escribir. La falta de madurez en la mayor se encuentra en la pequeña. Brooke (también se la puede denominar Frances o GRETA) es una persona dispersa convertida ahora en mentora. Al personaje, como sucede con la actriz: o la amas o la odias, no existe el término medio con ella. Aquí se convierte en la encargada de sostener la trama porque el argumento camina según los impulsos que tome.

 

mistress america noah baumbach

 

NOAH BAUMBACH, ese cineasta al que muchos comparan con WOODY ALLEN, se preocupa por los problemas generacionales. Después de dirigir a BEN STILLER y NAOMI WATTS en esa particular crisis de los cuarenta llamada MIENTRAS SEAMOS JÓVENES, retoma a su actriz fetiche, y por lo visto pareja en la realidad, para ahondar en la vida actual mediante diálogos hilarantes y rápidos que sus actrices saben defender y humanizar. KIRKE (LUNA EN BRASIL, PERDIDA) sabe dar el porte serio pero desorientado por el que pasa Tracy, mientras que GERWIG encarna en su personaje a toda una generación despistada entre redes sociales que debe cumplir con las cláusulas impuestas que llegan con el dígito 3 al inicio de la edad.

MISTRESS AMERICA hace un reflejo de lo que se pide en este acelerado mundo: personas polivalentes que, como los establecimientos a los que acuden, sirvan para todo y a un ritmo acelerado. Curiosa la ironía del guion al volver a situar la acción en Nueva York, una ciudad que nunca duerme y donde todo es posible, aunque sus habitantes se sientan perdidos con la función multitarea. Todo esto se palpa indirectamente en un guion en el que, en algunos momentos, sus conversaciones rozan el absurdo, pero con unos dialogantes de hoy en día: chicos y chicas emprendedores, pero que se ajustan a los cambios que les toca en cada estrato vital.

 

mistress america kirke y gerwig

 

Tracy busca madurar, pero quizá Brooke no sea el mejor ejemplo. ¿Pero cuál es el modelo ideal de mujer? Ya son muchas las cineastas que han criticado ese patrón de superwoman estandarizado. En la pequeña pantalla está LENA DUNHAM con GIRLS, o DESIREE AKHAVAN en APPROPIATE BEHAVIOR, título que se proyectó en Sundance y que en España se vio en la pasada edición del Festival de Gijón. Ellas como GERWIG y BAUMBACH plantan cara a unas normas que casi siempre se asumen con naturalidad para cumplir con el colectivo. Normal que el director y su protagonista fueran una de las fuentes de inspiración de LETICIA DOLERA para su ópera prima REQUISITOS PARA SER UNA PERSONA NORMAL.

Y es que no es oro todo lo que reluce en la supuesta perfección, como se ve en el tramo final de la cinta con el resto de los personajes en escena. Hay que mandar mensajes positivos al público, y esta película lo consigue en los 86 minutos de duración, con dos personajes bien esbozados y que saben llevar bien el ritmo de esta imperfecta y simpática historia. Noah es único y su sello también lo es; se ha fijado siempre en los grandes (es muy admirador de la Nouvelle Vague) y ha aprendido bien para tener su propia personalidad y convertirse en un referente dentro del cine norteamericano.

 

 

LO MEJOR:

  • Clava la crítica hacia la aprobación de la sociedad.
  • Su frescura y cercanía con el público.

LO PEOR:

  • Alguna trama secundaria debería haberse desarrollado más.
  • Los secundarios podrían haber dado más juego.

 

 

María Aller

No hay comentarios