Compartir

impresiones finales de Last Hero Inuyashiki, de Hiroya Oku inuyashiki y hiro - el palomitron

Last Hero Inuyashiki ha sido una de las adaptaciones animadas más esperadas y comentadas del pasado año 2017. Su estreno en octubre inició una avalancha de comentarios que se sucedían semana tras semana, episodio tras episodio, ensalzando su mensaje y argumento o rechazando abiertamente su calidad de animación en determinados momentos. La tarea de adaptar la última obra de Hiroya Oku (Gantz) recaía sobre los hombros de estudio MAPPA, estudio que durante ese mismo año se encargó de lanzar al mercado un total de seis animes entre los que encontramos KakeguruiGaro: Vanishing LineShingeki no Bahamut: Virgin Soul. Bajo esta premisa, y la confirmación del uso conjunto de animación tradicional y CGI en la serie, algunos de nosotros ya nos echábamos las manos sobre la cabeza y comenzamos a titubear sobre la calidad del mismo. Una vez terminada, ¿ha cumplido Last Hero Inuyashiki con las expectativas? O, por el contrario, ¿se ha convertido en una adaptación relegada al más terrible destino, el olvido?

¿Cuáles han sido los mejores animes de 2017?

La eterna disputa entre el bien y el mal

Last Hero Inuyashiki -o Inuyashiki para abreviar- tiene un núcleo argumental muy manido dentro del medio. Sus personajes representan, una vez más, las eternas figuras del bien y el mal, y su enfrentamiento está predestinado desde los primeros compases de la producción. Ichiro Inuyashiki es un hombre de 58 años pero de apariencia mucho más longeva, reprimido y que casi podríamos decir que es objeto de bullying por parte de su propia familia. Tras enterarse de que le quedan unos pocos meses de vida debido a una enfermedad terminal, su destino cambiará por completo cuando, bajo una noche de cielo estrellado, una nave alienígena irrumpe sobre él destrozando su cuerpo. En ese mismo lugar de los hechos se encuentra Hiro Shishigami, un estudiante de preparatoria. Tras el accidente, ambos personajes se encuentran totalmente volatilizados y son reconstruidos artificialmente por dichos seres.

A partir de este momento el destino los dos personajes cambia por completo y en su interior reside un poder que puede cambiar o destruir el mundo. Bajo una apariencia totalmente humana se esconde una maquinaria capaz de dotar a su anfitrión la capacidad de surcar los cielos, escuchar a kilómetros de distancia, curar todo tipo de enfermedades, conectarse e influir en cualquier clase de tecnología y un largo etcétera de cualidades. Es aquí donde el autor de la obra original quiso explorar la dualidad moral del ser humano, situando a dos personajes de personalidades totalmente opuestas en manos de un poder sobrecogedor.

impresiones finales de Last Hero Inuyashiki, de Hiroya Oku inuyashiki - el palomitron

El primer problema que me encuentro al ver Inuyashiki es mi falta de empatización con su protagonista, Ichiro. Y, principalmente, no empatizo con él porque me parece un personaje muy plano en su construcción, sin apenas margen para evolucionar. Estamos ante un protagonista que antes de convertirse en máquina era un hombre frustrado, reprimido e ignorado, pero siempre ha tenido un buen corazón. Una vez entiende y acepta en lo que se ha convertido decide usar su poder para hacer el bien, nunca duda, Ichiro siempre va a estar ahí para salvar a cualquiera que esté sufriendo.

En términos morales estamos ante un personaje correcto en lo ético, un ciudadano ejemplar e incluso el típico héroe de ficción americana -de ahí el título de la obra-. Pero, en lo personal, me aburre encontrarme con personajes tan planos y con tan poca o nula evolución. El ser humano es un animal racional e irracional a su vez, sujeto a continuos cambios y desviaciones a lo largo de su vida, en nuestro ADN figuran las palabras equivocación, rectificación y aprendizaje. Hablemos ahora de la cara opuesta de lo moral, hablemos del personaje de Hiro Shishigami.

Hiro Shishigami, el Superhombre de Nietzsche 

El joven Shishigami representa todo lo contrario que Ichiro, estamos a un personaje sociópata por naturaleza -incluso antes de convertirse en máquina- que no siente ningún tipo de empatía por el ser humano ni remordimientos por sus acciones. Tal y como afirma él mismo en la serie, siente mucho más por los personajes ficticios que protagonizan los mangas que lee que por personas de carne y hueso. Una vez sobrepasa el status de humano y comprende su actual posición, Hiro se dedica a asesinar indiscriminadamente y con total frialdad a familias mientras habitan tranquilamente sus hogares, provocar accidentes debido a su capacidad de interferir en la tecnología o masacrar a cientos de personas. Cualquiera pensaría que es el mismísimo diablo y que no se rige por ningún tipo de código o conducta moral pero, sin ir más lejos, Hiro Shishigami establece sus propios códigos, convirtiéndose así en el Superhombre que establecía el filósofo Friedrich Nietzsche.

impresiones finales de Last Hero Inuyashiki, de Hiroya Oku hiro - el palomitronNietzsche, uno de los filósofos más influyentes del siglo XIX, estableció la teoría del Superhombre como una crítica a los valores tradicionales del cristianismo que sometían a las personas más débiles, induciéndoles en un estado de conformismo y resignación. Según Nietzsche, estos valores tenían que desaparecer para que afloraran unos nuevos que sí representaran la verdadera voluntad de los individuos. Así es como nace el Superhombre, una persona capaz de generar un sistema de valores propio que identifica como válido todo lo que proviene del mismo. Volviendo a Inuyashiki, Hiro Shishigami comparte muchas de las facetas de la teoría de Nietzsche. Él es consciente de lo que hace, no muestra remordimientos y acepta las consecuencias. Crea su propio código ético y moral según el cual regirse y cuando cambia su manera de pensar y actuar establece y se adapta a un nuevo código. Es un personaje que, pese a sus controvertidas actuaciones, evoluciona y tiene muchos matices.

Hiro es una montaña rusa de sentimientos y vaivenes a lo largo de los 11 capítulos de la serie. Comienza actuando de una determinada manera para terminar dándose cuenta de lo que de verdad es importante, dejando el pasado atrás para afrontar el futuro. Pero, ¿no hay consecuencias? Claro que las hay, él las sufre, pero lo más importante es que sus seres más cercanos son los que salen peor parados. Y ahí es cuando Hiro vuelve a sus andadas, vuelve a sumergirse de nuevo en esa vorágine de destrucción impulsado por el deseo de vengarse de una sociedad que le ha arrebatado los escasos vínculos humanos que poseía. Hiro también sufre, también siente “dolor” y culpabilidad por esas pérdidas fruto de sus acciones.

impresiones finales de Last Hero Inuyashiki, de Hiroya Oku hiro 2 - el palomitronEn Last Hero Inuyashiki asistimos a un proceso de deshumanización que posteriormente se convertirse en lo opuesto, una claro desarrollo humanizador. Estos temas anexados a formas de vida mecánicas o inteligencias artificiales son objeto de ficción en algunas películas sci-fi como Blade Runner 2049 o en videojuegos como NieR: Automata, productos con una gran carga narrativa que hacen reflexionar al espectador sobre esta materia y sobre el futuro que nos aguarda. La adaptación de la obra de Hiroya Oku también tiene un fuerte componente de crítica social que, sobre todo, presenciamos gracias al personaje de Hiro. El acoso constante y los escasos escrúpulos que tienen los medios de comunicación, el ciberacoso perpetrado por aquellas personas que se refugian bajo el anonimato y la doble moral; incluso la dependencia que tiene el ser humano actualmente con su dispositivo móvil. La serie ilustra a la perfección cómo esta adicción puede resultar verdaderamente enfermiza y llevarte a la muerte.

Irregularidad en lo técnico y ritmo precipitado

Como ya hemos analizado, Last Hero Inuyashiki trata ciertos temas que lo convierten en un anime valioso, diferente all resto y atrevido, mostrando algunas escenas carentes de censura y que, actualmente, son casi un espejismo en la televisión nipona. Sin embargo, el propósito de adaptar los 10 volúmenes del manga en tan solo 11 capítulos se ha antojado como una carrera de fondo que, a pesar de abarcar ampliamente la obra original, he notado puntos flacos en el desarrollo de los personajes y su relación con sus seres más cercanos. La recta final del anime mantiene un ritmo demasiado precipitado, contando el último capítulo con una dirección general bastante deplorable.

impresiones finales de Last Hero Inuyashiki, de Hiroya Oku enfrentamiento - el palomitron

A nivel técnico, Inuyashiki no brilla por su excelencia pero tampoco es el despropósito general que han intentado vender algunos. Su animación tradicional es notable, destacando los primeros planos por encima del resto. Sin embargo, es en el uso del CGI donde MAPPA no ha destinado bastantes recursos y dedicación. Cuando los protagonistas sacan a relucir sus componentes robóticos, el 2D se funde en la animación tridimensional para terminar con un resultado pobre y bastante forzado. Se muestra forzado por el escaso tacto a la hora de realizar las transiciones, ofreciendo un producto demasiado artificial. El clímax de la serie se ve empañado por estos detalles, un enfrentamiento que entre tanto CGI mal ejecutado pierde parte de épica y espectacularidad. Si hablamos de la banda sonora, es imperativo resaltar el buen trabajo realizado tanto en el opening como en el ending. El grupo MAN WITH A MISSION consigue con su tema ‘My Hero’ dotar de fuerza y ritmo uno de los mejores openings de 2017.

Last Hero Inuyashiki es un anime con ciertas bonanzas y defectos que, dependiendo del ojo crítico de cada espectador, la balanza se inclinará hacia un lado o hacia otro. Estamos ante una adaptación que no le hace justicia cien por cien al manga homónimo, pero que resulta altamente disfrutable. Si eres seguidor de los trabajos de Hiroya Oku, personalmente te recomiendo leer primero el manga, licenciado en nuestro país por Milky Way Ediciones. Se trata de una obra con un dibujo excelente y muy realista, ágil de leer y con una gran composición de planos. El estilo del autor de Gantz es único y en Last Hero Inuyashiki sigue demostrando su buen estado de forma. Sea de la forma que sea, no puedes dejar pasar la oportunidad de ver cómo los robots también lloran.

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.