Compartir

Globos de Oro Saoirse Ronan Lady Bird El Palomitrón

LOS ANTECEDENTES

La actriz y guionista Greta Gerwig (Frances Ha) se aventura por primera vez en la dirección en solitario con Lady Bird, un filme independiente y de bajo presupuesto que se ha colado con fuerza en la carrera hacia la 90.ª edición de los Oscar. La película opta a cinco de las estatuillas más relevantes de la próxima entrega de los premios de la Academia de Hollywood. Además del premio gordo de Mejor película, Gerwig puede hacer historia al convertirse en la segunda mujer en recibir el galardón a la Mejor dirección.

LA PELÍCULA

A priori, Lady Bird puede parecer el clásico filme discreto y pequeño que poco tiene que hacer en una cita como los Oscar ante las superapuestas de sus compañeros de nominación. Sin embargo, el espectador se topa con una película que se hace grande a base de encanto y sencillez; de gracia y realismo; de comedia y drama. En definitiva, de verdad. Un viaje emocional a través de las inquietudes Christine McPherson, una estudiante de instituto que se hace llamar a sí misma Lady Bird. Apasionada y tenaz, la joven sueña con vivir en Nueva York y encontrar su propio camino al margen de la sobreprotección de su madre.

ELLOS Y ELLAS

La principal responsable del batiburrillo de emociones cotidianas que desprende la película es Saoirse Ronan (Brooklyn), por tercera vez nominada al Oscar. Dueña y señora de la gran pantalla y del magnetismo de Lady Bird, la actriz construye un personaje con el que transmite espléndidamente la confusión, el ímpetu, la vitalidad, la locura y el desamparo de la adolescencia, retrato de las propias vivencias de la directora. Eso sí, traspasando los molestos clichés de historias de instituto. Por ese motivo, su trabajo supone, junto a un conmovedor guion y una colorista fotografía, la clave del extraordinario resultado final del filme.

Por supuesto, sin olvidarse de la antagonista/aliada de la protagonista, su madre (Laurie Metcalf), cuya poderosa interpretación le ha valido también una nominación a actriz secundaria.

LA SORPRESA

Era difícil vaticinar que un trabajo tan personal y reflexivo iba a levantar tantas pasiones entre público y crítica, pero así ha sido. Al sumergirse en los primeros minutos del largometraje, uno espera chocarse con el relato de las vivencias de una adolescente egocéntrica y caprichosa; sin embargo, se acaba encontrando con una historia universal. Un retrato de la juventud cargado de humanidad, con los miedos y las pasiones propias de la vida que, quien más y quien menos, alguna vez ha tenido que experimentar.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

El baile de graduación. Es la culminación de una etapa en el aprendizaje vital de la protagonista, un paso más en la construcción de su madurez y consecuencia directa de las satisfacciones y los desengaños de la adolescencia. Y la mujer en la que se convertirá Lady Bird se vislumbra como un ser humano valiente, optimista y fiel.

TE GUSTARÁ SI…

Si el humor forma parte de tu forma de vida y alguna vez has sentido el impulso irracional de perseguir tus sueños.

LO MEJOR

  • La humanidad y encanto con el que Greta Gerwig empapa el guion de una historia aparentemente sencilla.
  • El guiño nostálgico a los primeros años del siglo XXI.
  • Saoirse Ronan, que aporta el 100 % de credibilidad a la compleja personalidad de la protagonista.

LO PEOR

  • La sensación agridulce que deja el final.

María Robert

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.