Compartir

 

LA-HUELLA_jorge-denti-800x500

 

Del guerrillero Guevara (diremos guerrillero, pues revolucionario lo fue siempre) sabemos muchas cosas. Su carisma y voluntad han sido motivo de alabanzas por afines y detractores, ¿pero qué fue del hombre, del chico que estudió medicina y recorrió Sudamérica para conocer sus gentes? Ernesto Guevara de la Serna fue más que un luchador, una batalla o una muerte.

JORGE DENTI (el veterano y brillante documentalista que firma este trabajo) decide empezar este sentido homenaje por los más tiernos inicios de ese niño que creció sobreprotegido a causa de su agudo asma. El relato, igual que su protagonista, se presenta amable, honesto y lleno de detalles. Detalles que traspasan la barrera de lo anecdótico para conformar un rostro que, aunque siempre con ese aire aniñado, muestra profundas cicatrices de madurez. Al mirar con lupa esta inmensa cantidad de aristas y recovecos que esconde este héroe con perfil de tragedia clásica, vemos algunos ejemplos que brillan por su simbolismo. Los deportes favoritos de ‘El Che’, sin ir más lejos, son un claro reflejo de la complejidad a la que nos referimos. Una trivialidad dentro de cualquier otra biografía, pero que en este caso su significado se convierte en una inequívoca metáfora de su persona. El rugby es la insignia de su inconformismo. Su formación como médico le dio consciencia de lo perjudicial que podría ser tal actividad física para su salud, pero su deber fue el de la queja, el de la sublevación contra las verdades preestablecidas. Los pueblos oprimidos también tienen la obligación de callar y quedarse quietos, y es esta rebeldía la única cosa que puede encender la llama de su liberación. Del rugby también tomó la conciencia de equipo (vital para la lucha de guerrillas) y la honesta nobleza (recordemos que tras cualquier contienda él pedía al enemigo poder atender a todos los heridos) de la que presume este deporte; una representativa alegoría de su indomable carácter. Pero este personaje tan idealista, orgulloso y tenaz tiene un contrapunto, que nos ayuda a entender lo trascendente que ha acabado siendo; y este es el ajedrez. La reflexión, la cultura y la igualdad entre los hombres: elementos claves en el juego y en la vida de Ernesto. Los entrevistados recuerdan que era algo más que un simple amateur y que se tomaba esta afición tan en serio como la lectura. La tradición ajedrecista en Sudamérica, casualmente encabezada por el cubano GM José Raúl Capablanca, es un reflejo del interés cultural del que puede presumir este continente y del que también fue representante el Dr. Guevara.

 

guevara

 

Esta maravillosa Road Movie, que empieza con su compañero ‘Calica’ Ferrer y concluye en México con los hermanos Castro, nos lleva por un ir y venir de personas y situaciones. Este género, tan propio de la ficción, vuelve a demostrar que se adapta con comodidad en el mundo del documental. El ritmo sosegado y la estructura basada en la fragmentación son dos señas de identidad de las narraciones basadas en el viaje, pero cuidado, aquí aparece un problema que no debe pasarse por alto. Es una evidencia que el tempo se ha acelerado exponencialmente dentro de las tendencias de los últimos años. Esto influye mucho a las producciones que optan por seguir los fundamentos de la Road Movie, pues la masa espectatorial vive en un espiral de premura que choca frontalmente con tales preceptos. Sumándole la cadencia propia de un documental de este tipo, nos vemos delante de dos horas de metraje que pueden ser excesivas para algunos espectadores no acostumbrados.

 

cache_45300271

 

Otros elementos que entorpecen la continuidad narrativa son los recursos estéticos y el sonido. Es comprensible que la falta de material audiovisual obligue a introducir fragmentos reconstruidos con animación o intentar reproducir la escritura del inmenso material epistolario del que se cuenta; pero esta materialización no favorece en absoluto el devenir del relato. Después esta el tema del sonido. Aunque por lo general se crean unos ambientes emotivos y con gracia, parece incomprensible que haya entrevistas cuyo tratamiento sonoro sea tan torpe. Estos contratiempos obligan a que haya una mayor predisposición por parte de los presentes. Toda una lástima que los aspectos formales puedan perjudicar a un discurso bien estructurado, entretenido y lleno de vividos testimonios.

 

LO MEJOR:

  • Un punto de vista íntimo sobre una de las figuras más trascendentales del siglo XX.
  • La capacidad para alejarse de la política. Consigue ensalzar al hombre y evitar el partidismo.

LO PEOR:

  • Un sonido, sobretodo en las entrevistas, que desmerece los aciertos del filme.
  • La manera de llenar los vacíos es abrupta y falta de sentido.

 

 

Adrià Naranjo

No hay comentarios

Dejar una respuesta