Compartir

 

la adopción, de daniela féjerman

 

¿Qué no harían unos padres por su hijo? De eso trata LA ADOPCIÓN. En unas navidades, Natalia (NORA NAVAS) y Daniel (FRANCESC GARRIDO) viajan a un país del Este para adoptar un niño. El proceso no será como lo tenían previsto: pronto se van a topar con varias trabas burocráticas del lugar, donde la corrupción impera a sus anchas y se aprovecha de muchas otras parejas como ellos. DANIELA FÉJERMAN se pone detrás de la cámara con este drama tras haber dirigido comedias junto a INÉS PARÍS como A MI MADRE LE GUSTAN LAS MUJERES o SEMEN, UNA HISTORIA DE AMOR. Aquí también es co-guionista junto a ALEJO FLAH, director de SEXO FÁCIL, PELÍCULAS TRISTES.

 

La adopción, de Daniela Féjerman

 

El texto final ha sido escrito basándose no solamente en la vida de la realizadora, sino en vivencias diferentes. Con todas ellas, se compone una dura experiencia que podría ser real. Hay frases desacertadas y que desentonan, pero el conjunto total emana aspereza y al espectador le llega toda la frialdad del perverso trámite, convertido en un cúmulo de regateos y chantajes. La fotografía no tiene difícil mostrar esas dificultades: las bajas temperaturas parecen también congelar el proceso; y cuidado con hacer mal las cosas y resbalar, no vaya a ser que se lo pongan más complicado a esta pareja española. La cineasta se basa en su propia experiencia para relatar (y criticar) este arduo proceso donde el papeleo no es fácil y la corrupción juega con los sentimientos de matrimonios que ansían ser padres. Por no hablar de los otros inocentes, aquellos niños huérfanos que aguardan en orfanatos un futuro mejor.

El público conectará pronto con la tensa espera que les toca vivir a estos españoles. El choque de culturas aquí no es positivo, más bien entorpece el acuerdo. El desconocimiento del idioma y la necesidad de comunicarse solamente en inglés hace que todo se ralentice y que ciertos detalles se borren. El engaño y el fraude traspasan claramente la pantalla. El rodaje se ha llevado a cabo en Lituania, pero en la película no especifica el país donde están, así la crítica se hace más universal. Salvo los protagonistas y el padre de ella, el resto del elenco es autóctono.

 

Navas y Garrido en La adopción

 

El motor principal es la creíble relación de pareja que dibujan GARRIDO y NAVAS (FELICES 140). Cada personaje tiene su propia personalidad que, a medida que la cinta avanza, va cambiando hacia otros matices: ella comienza siendo una mujer débil y torna a una persona decidida mientras que a él, que tiene un carácter más circunspecto, la situación le superará y se comportará de forma más impulsiva después. Hay química entre los actores y eso no sólo se debe a los ensayos, sino también a su calidad interpretativa. Además, un sufrimiento como éste hace mella en su relación, que se resquebrajará en tan bajas temperaturas, y no solamente por el temporal de la zona. La angustia les superará en más de una ocasión.

FÉJERMAN cumple con su cometido: mostrar la pesadilla que hay que vivir para cumplir el sueño. LA ADOPCIÓN es una historia que radiografía acertadamente un proceso como este en la actualidad. Dentro de su modestia, la cinta es un claro homenaje a todas esas parejas, padres y madres coraje víctimas de un injusto sistema.

 

 

LO MEJOR:

  • El guion refleja la cruda realidad y ha sabido contar bien con las asperezas necesarias para relatar esta historia.
  • La pareja protagonista, que se cargan a los hombros todo el dolor del drama.

LO PEOR:

  • Es una producción pequeña que carece de brillo necesario para hacerse un hueco.
  • Algunas diálogos no parecen verosímiles.

 

 

María Aller

No hay comentarios