Compartir

Crítica de Golden Kamuy principal - el palomitron

Las heladas brisas invernales poco a poco han ido reduciéndose para anunciar el fin de un ciclo y el comienzo de otro, uno que comienza con el florecimiento de las flores de cerezo. Al igual que ocurre con las estaciones, las muy diversas series de animación niponas van sucediéndose en el tiempo. Cuando unas expiran, otras florecen. Devilman CrybabyB: The BeginningViolet Evergarden o Koi wa Ameagari no You ni han dejado su particular poso durante estos meses, pero ahora es el turno de otras como My Hero AcademiaTokyo Ghoul:re o Golden Kamuy.

No te pierdas nuestra reseña del primer tomo de Golden Kamuy

Año 37 de la era Meiji. Tras sobrevivir a la guerra Ruso-Japonesa, Sugimoto —apodado “El inmortal”— se une a lo que conocemos como la fiebre del oro para así poder ayudar a la familia de uno de sus mejores amigos caído durante el conflicto bélico. En su búsqueda alguien le revela que existe un tesoro escondido y que la clave para encontrarlo se encuentra en la piel de unos peligrosos convictos. No era broma, quien escondió en su momento el tesoro hizo un auténtico puzle tatuando el mapa del mismo en la espalda de determinados presos, mapa que Sugimoto necesitaba para encontrar el preciado oro. En su camino se topará con Asirpa, quien no solo le salva la vida, sino que que además le ayudará en su cometido con tal de vengar la muerte de su padre. ¡La carrera por hacerse con el tesoro ha comenzado!

Si quieres ver el anime y estar al día con nosotros podéis verlo todos los martes a las 18:30 a través de Crunchyoll. Si no os queréis perder nada y saber qué pensamos de cada capítulo puedes acceder a cada uno de ellos a través de este pequeño índice. La obra de Satoru Noda llega a la gran pantalla a manos de Geno Studio y Hitoshi Nanba ¿conseguirán adaptar en su totalidad al manga homónimo? Os contamos cómo lo hacen desde aquí.

Capítulo 1 Wen Kamuy Enlace
Capítulo 2 Sin rostro Enlace
Capítulo 3 Kamuy Moshiri Enlace

 

Edu Allepuz

No hay comentarios

Dejar una respuesta