Compartir

 

fantasma poster

 

A veces cuando se prepara una sorpresa, el verdadero sorprendido es el organizador de la misma. Esto es lo que sucede al inicio de FANTASMA. La película posee un arranque de lo más enrevesado. Marta, una feliz esposa y mamá, quiere darle una sorpresa a su marido mediante un programa de televisión. El programa llena su casa de cámaras ocultas con la intención de grabar una aventura entrañable, pero, a los pocos minutos de iniciar la grabación, descubren algo extraño en el comportamiento de Jorge, la pareja de Marta. A partir de ahí, todo irá a peor y sin vuelta atrás. Así, todo da un vuelco en la vida de esta chica. Continuará con su trabajo, sus allegados, pero ya nada será como antes. Ni ella misma.

El director DAVID NAVARRO emprende la marcha desde ese espantoso punto de partida y así  desarrollará la trama de su primer largometraje, que representa el duelo de esta mujer descendiendo hacia la turbiedad, la incomprensión, la soledad. Marta deambula por las calles de Madrid sin rumbo fijo, convertida en la mayor víctima de esa trágica sorpresa que organizaba ella. Ahora es un ser golpeado por el destino que se hundirá en una espiral hacia un submundo para vivir una pérdida como la que le ha tocado. La joven madre asimila las cosas moviéndose entre la culpabilidad y la venganza. El realizador dibuja valientemente un personaje difícil, ahondando en tragedias con un nivel de miserabilidad extremo e hiriente.

 

fantasma 3

 

Con presupuestos abultados se consiguen mejoras que, muchas veces, influyen en el guion. Los primeros diez minutos de la cinta, en los que se muestra toda la verdad, están muy bien llevados; sin embargo, hay algún que otro punto que saca al espectador de la tensión: pequeños fallos como conversaciones no tan trabajadas por parte de los actores, extras que despistan, etc. Dejando los errores aparte, el guion refleja bien la situación de cómo alguien se convierte en un alma en pena, es decir, en un fantasma. Proyecta bien esa desazón constante de la que parece imposible salir. La historia se compone de una trama principal en la que, a medida que se vea el dolor de esa madre, surgirán nuevos personajes y nuevas turbiedades que pueden despistar al público: familiares, personajes sórdidos que se cruzan en el peor momento…

CRISTINA SORIA cumple con el rol asignado con tesón. Dentro del elenco es la que mejor trabaja (destacando entre todos los secundarios), porque su mirada ida, sus gestos y sus andares representan la impotencia extrema ante ese tipo de tortazos que la vida puede sacudir. La actriz supera la dura prueba de convertirse en una desequilibrada de la noche a la mañana.

 

fantasma 2

 

Poner en marcha un proyecto cinematográfico continúa siendo una proeza en este país. Afortunadamente, muchos asoman la cabeza y pueden salir a flote. De hecho, en el 2015 hemos sido testigos de varias óperas primas como INVESTIGACIÓN POLICIAL o LAS AVENTURAS DE MORIANA, cintas con presupuestos modestos han desarrollado argumentos variopintos que si hubieran sido costeados por importes más altos, hubieran convocado a más personal a las salas.

Es ese estilo amateur lo que perjudica a la presente historia por partida doble: por una parte, la falta de recursos, que harían posible que este diamante en bruto reluciera de verdad y, por la otra, que la dirección de actores no está tan lograda como un texto así requería. Proyectos de este estilo tan a lo DAVID LYNCH precisan de una preparación crucial que aquí, por desgracia, no se vislumbra. Pero guste o no, no deja a nadie indiferente, porque el argumento es fuerte. A DAVID NAVARRO no le falta talento para desarrollar buenos thrillers. Para los siguientes deberá pulir más su historia para que verdaderamente brille.

 

 

LO MEJOR:

  • CRISTINA SORIA, que supera este complejo examen.
  • La originalidad que presenta el guion, con su atrevimiento y su punto de partida tan descarado y potente.

LO PEOR:

  • Ciertas conversaciones y escenas del mismo, que en vez de hilar la historia provocan el despiste.
  • Las actuaciones disminuyen la garra que posee el argumento.

 

 

María Aller

No hay comentarios