Compartir

embarazados poster

 

En el género de la comedia perpetúa el estereotipo de vida al que la sociedad aspira en ese momento. Si en la dictadura el título que englobaba tales metas era LA GRAN FAMILIA, ahora en las tramas encontramos parejas de hecho, familias monoparentales y paternidad tardía. EMBARAZADOS (de la que ya os avanzamos el rodaje) sigue el modelo coetáneo: Fran (PACO LEÓN) y Alina (ALEXANDRA JIMÉNEZ) son una típica pareja de treintañeros: no están casados, tienen profesiones creativas y un entorno y decoración que mira hacia la estética hípster. Acaban de llegar a la edad en la que deben plantearse tener niños o no, y he ahí el punto de partida del argumento. La película presenta la duda que levita sobre las parejas treintañeras: la paternidad, esa gran desconocida que se avista en la lejanía, pero, según se cumplen años, llega una fecha en la que uno se da de bruces contra la temida responsabilidad.

La historia que dirige JUANA MACÍAS se instala en el estereotipo de géneros: el llamado reloj biológico de la mujer no viene programado con la madurez del hombre, de modo que ahí empiezan los problemas y la consiguiente guerra de sexos. Además, las ganas de Alina por convertirse en mamá son inversamente proporcionales a las características del semen de Fran: pobre, vago y anormal, acorde con su situación personal.

 

embarazados paco leon alexandra

 

EMBARAZADOS no ofrece nada nuevo ni transgresor. Se limita a narrar una historia de pareja con sus tiranteces. Pese a catalogarse en el género de comedia, juega en algunos momentos con el drama, aunque no emocione profundamente. Su argumento se instala en una idea muy estereotipada, en la que las mujeres no salen muy bien paradas: las veinteañeras son unas cachondas y aventureras empedernidas y las que ya tienen treinta años solo piensan en dar a luz y en bebés, mientras que las que ya tienen cuarenta se encuentran un tanto desvalidas. Ellos, en cambio, solo tienen en mente la jarana y esquivar todas las responsabilidades posibles.

Lo que sí es destacable es la buena pareja que hacen sus protagonistas. PACO LEÓN compagina su labor de director (próximamente llegará su nuevo trabajo, KIKI, EL AMOR SE HACE) con la de actor (3 BODAS DE MÁS), y aquí demuestra que sabe ponerse serio e indeciso cuando toca. ALEXANDRA JIMÉNEZ (ANACLETO: AGENTE SECRETO) le da réplica igual de bien, aportando el toque adulto dentro de la relación. Y como toda buena comedia que se precie, hay momentos simpáticos provenientes de los secundarios: en la versión cliché de los colegas del chico están ERNESTO SEVILLA y ALBERTO AMARILLA, dos balas perdidas que, además, son sus socios. El cómico está gracioso pero podría dar mucho más. Como médico cargante aparece KARRA ELEJALDE, que pasando consulta mantiene el puesto de secundario de lujo y deja atrás la sombra de los OCHO APELLIDOS VASCOS.

 

embarazados karra

 

Mención aparte merece San Sebastián, esa urbe que mejora cualquier circunstancia que se desarrolle en ella, como la presente historia. Se nota que la estética de la película está cuidada con tanto detalle naif en la casa de la pareja, con tanto vestidito o camisita con cuello de ella o con los dibujos que diseñan en el estudio de él. Los títulos de crédito dan fe de este estilismo tan mono y delicado.

Pese a los clichés, sus ideas machacantes y alguna que otra escena insípida, EMBARAZADOS no molesta. Sus intenciones no son ni mucho menos hirientes. No es una película pretenciosa, tan solo quiere hacer pasar un buen rato.

 

 

LO MEJOR:

  • PACO LEÓN y ALEXANDRA JIMÉNEZ, ya dos grandes de nuestro cine.
  • La presencia de mujeres cineastas como MACÍAS es cada vez más fuerte.

LO PEOR:

  • Los clichés repetidos en su metraje.
  • Le falta arriesgar, lo que la convierte en un título más pequeño de lo que debiera.

 

 

María Aller

No hay comentarios