Compartir

Tokyo Ghoul re 01 Haise Sasaki - el palomitron

Las heladas brisas invernales poco a poco han ido reduciéndose para anunciar el fin de un ciclo y el comienzo de otro, uno que comienza con el florecimiento de las flores de cerezo. Al igual que ocurre con las estaciones, las muy diversas series de animación niponas van sucediéndose en el tiempo. Cuando unas expiran, otras florecen. Devilman Crybaby, Violet Evergarden o Koi wa Ameagari no You ni han dejado su particular poso durante estos meses, pero ahora es el turno de otras como Golden Kamuy, My Hero Academia o Tokyo Ghoul:re.

No te pierdas nuestra reseña del primer tomo de Tokyo Ghoul:re 

El estudio de animación Pierrot, hacedor de las temporadas del anime ‘Tokyo Ghoul’, tenía una ardua tarea por delante cuando se puso manos a la obra con este nuevo proyecto. La compañía, lejos de brindar un producto fiel a la obra original de Sui Ishida, dio rienda suelta a su imaginario —sobre todo— en una segunda temporada paupérrima en términos de guion, dirección y adaptación.

Al poco tiempo de comenzar Tokyo Ghoul:re 01 el espectador puede vislumbrar en la pared de un callejón de la ciudad un cartel algo desgastado, un letrero que marca “Desaparecido”. En el mismo se puede observar a Hideyoshi Nagachika, fiel amigo del protagonista y cuyo final —igual que el de Kaneki— aun supone una incógnita para el público general. Ver ese cartel, esa señal, ha provocado que mi subconsciente se encargue de concebirlo como una analogía al propio trabajo del estudio. ¿Dónde está el alma de Sui Ishida? Yo, desde luego, no soy capaz de encontrarla.

Tokyo Ghoul re 01 Kuki Urie - el palomitron

Reborn 

El anime de Tokyo Ghoul:re puede considerarse como una segunda oportunidad, un nuevo intento en el que depositar cierto grado de confianza y esperanza en pos de un resultado de calidad. Pierrot catapultó la franquicia a la cima del foco mediático, aun cometiendo muchos errores en su ejecución. Errores que, parece ser, no afectaron en exceso a su enorme fandom. Sin embargo, el comienzo de esta nueva adaptación se siente apresurado, con unas cuantas revoluciones de más. La decisión de adaptar los seis primeros episodios del manga original en tan solo un capítulo es su carta de presentación. 

¿Puede considerarse esto como un error? Depende. Depende del ojo crítico de cada espectador y, por supuesto, del contenido de la obra original que se omite. Tokyo Ghoul:re ejerce de introducción a una amplia variedad de nuevos personajes, focalizando el protagonismo en el Escuadrón Quinx. Se trata de un grupo de inspectores de la CCG mitad humanos, mitad ghouls. La detallada presentación de este variopinto grupo de personajes y sus relaciones interpersonales deberían ser recurso indispensable para que los espectadores —sobre todo aquellos que no hayan leído la obra de Sui Ishida— les conozcan como es debido. Profundizar en su personalidad, conocer pequeños retazos de su pasado, emociones o aspiraciones es clave para lograr una favorable empatía. Un sentimiento que brilla por su ausencia en estos primeros compases de la adaptación fruto de la omisión de pequeños pero importantes detalles.

Haise Sasaki, protagonista y mentor de los Quinx, tiene el embrollado trabajo de enseñar y coordinar a este grupo de jóvenes para convertirles en inspectores capaces de superar al legendario Arima. Pero, como decía, resulta difícil sentir el peso de semejante carga y su protagonismo queda relegado a un plano muy secundario hasta la parte final del metraje. En contraposición, el personaje mejor ilustrado por el momento es el de Kuki Urie. El líder de los Quinx se postula como un individuo egoísta, frío y calculador, capaz de prescindir de sus compañeros y pasar por encima de ellos para conseguir su objetivo: el poder a través del ascenso.

Crítica de Tokyo Ghoul re 01 Haise Kaneki - el palomitron

Vamos, acéptame

La omisión de ciertos detalles de interés que ayuden a situar al espectador tras el lapso temporal acontecido entre Tokyo Ghoul y Tokyo Ghoul:re, la vertiginosa rapidez de los sucesos y la escasa o nula importancia de los enfrentamientos son claros síntomas de una errática dirección del proyecto. Este primer episodio está dotado de diversas escenas de acción donde los Quinx se enfrentan a peligrosos ghouls de alto rango; pero ni la factura técnica ni los tempos marcados son los óptimos para que estas secuencias luzcan o brillen con luz propia. En términos generales, la animación cumple sin encumbramientos. El diseño de los personajes es acertado —con alguna que otra pega que ya podemos atisbar en el opening— y la recreación de los fondos destaca por encima del resto, así como los efectos derivados de la activación del kagune.

A pesar de toda esta serie de errores el primer capítulo de Tokyo Ghoul:re puede disfrutarse plenamente, sobre todo si no eres seguidor del manga original. A diferencia de lo que sucedía en Tokyo Ghoul √A, el estudio detrás del proyecto parece seguir —de mejor o peor forma— el hilo argumental principal del manga. Puede que no sea la adaptación más fiel pero al menos, parece que en esta ocasión no recurrirán a inventos extraños a nivel argumental. El esperado reencuentro entre viejos conocidos, la evolución de los nuevos personajes y la dicotomía Haise Sasaki-Ken Kaneki prometen ofrecer entretenimiento durante los próximos 11 episodios.

Crítica de Tokyo Ghoul re 01 banner - el palomitron

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.