Compartir

Toda historia tiene un pasado. Un inicio. La de Darling in the FRANXX siempre ha sido un misterio a resolver. Uno que nos preguntábamos desde las primeras críticas de la nueva obra de Trigger. Una que ahora nos abre sus puertas.

¡Sigue con nosotros Darling in the FRANXX a través de este enlace!

Hasta ahora Darling in the FRANXX se ha movido de forma mecánica, en pequeños bloques que suponían cada nuevo arco argumental y daban forma a su historia. Ahora, tras cerrar el arco del Hanami era patente la necesidad de un cambio, el engranaje que cediese para mover al sistema y hacer que todo volviese a ponerse en marcha. Pero el engranaje, esta vez, gira en el sentido contrario.

[2025] Werner Frank

A estas alturas todos sabemos el juego al que se remite la obra. Los sentimientos. Y para ello recurre a al mismo juego que utilizó Hideaki Anno en su magnum opus, Evangelion. No será objeto de debate en la crítica de este episodio 19, pero es cierto que Trigger y A-1 Pictures se acercan y alejan constantemente del trabajo de Anno, como si bailasen cogidos de la mano pero no quisieran dejarse llevar.

Así, si su quinto episodioTu espina, mi insignia, recuerda al Dilema del Erizo, cuesta no identificar este nuevo capítulo, “Inhumano” con otras tantas referencias — como el título del episodio 22, “Al menos actúa como un ser humano”.

Porque eso es lo que hace Werner Frank —doctor FRANXX— a lo largo de toda su vida, actuar como un ser humano. ¿Lo es, no lo es? No queda claro. Su moralidad, su ética, se ven empapadas por el cambio, el progreso y en mayor medida incluso, la ceguera de un sentimiento llamado amor. Pero incluso así me atrevería a afirmar que Werner es la persona más humana que hemos podido ver a lo largo de toda la obra.

[2030] Origen y fin de la humanidad

La forma en la que APE obra y se adueña de la humanidad no resulta chocante. No es una sorpresa. No conocíamos el origen de la organización pero es un cliché harto conocido y del que, ingeniosamente, su guión prefiere no hacerse demasiado eco y lo olvida en un segundo plano mientras permite que sea el propio Werner —de forma coherente con su historia, puesto que él nos narra su propia vida en tono reflexivo— quien nos explique que ocurrió con la humanidad.

Es una vista interesante porque el propio personaje deja claro en todo momento que no siente especial interés por la humanidad, no más allá del avance. Si parece sentir algo es solo por Karina e incluso así da la impresión de que su unión no es más que un fruto casual y el hecho de que ambos pertenezcan a la escasa minoría que permanece como “humana”.

Porque el año 2030 ambos científicos, junto al apoyo de APE, consiguen dar con la inmortalidad. El origen y el fin de la humanidad. Las consecuencias se nos narran rápidamente, a modo de resumen —no es lo que interesa—, brechas entre la población, la humanidad alcanzando la cúspide material mientras el mundo entra en una fase de desertificación a causa de la extracción de magma… y lo más importante, la perdida de la humanidad.

Esto es lo que la serie busca realmente explorar. El como el ser humano se pierde a si mismo en esa búsqueda de la perfección, de la inmortalidad. La pérdida de la función reproductora les despoja de su humanidad y los convierte en sombras. Seres que avanzan en el tiempo mientras pierden la capacidad para sentir.

«Podremos llamar humano a lo que seremos?». Werner lo tiene claro. Y el hecho de no someterse al tratamiento de la inmortalidad lo humaniza por encima del resto. Incluso con su sentido moral nulo, él es mucho más humano que los seres que han creado.

[2037] Sacrificio

El avance de la tecnología, la totalidad inmortal de la población y esa transición inhumana que hemos visto a lo largo de toda la serie —los adultos, la mujer que cuida de Zorome en la ciudad, los Nines…— se hace patente. La humanidad evoluciona pero eso se convierte en su propia involución.

Y entonces ocurre, el Tercer Impacto se ve sobreescrito aquí por la aparición del primer Klaxosaurio. Las alarmas suenan y comienza el proceso de seguridad. Abandonan la superfície y pasan a vivir en Plantations. Seguros, alejados del sol, la tierra y la vida se convierten en poco más que cáscaras vacías que simplemente viven.

Werner encuentra cromosomas XX en un cadáver de Klaxosaurio, un nuevo indicativo que apuntan a que esos seres tienen algo de humano (no olvidemos la forma de la Princesa Klaxosaurio) y comienza su investigación para hacerles frente, algo que evoca irremediablemente al nacimiento de los EVA.

E igual que pasa con la investigación de SEELE y Nerv comienzan los sacrificios, los pilotos caen, incapaces de conectarse con los mecha. Karina se convierte en una de ellos, un sacrificio por el bien de la humanidad, o lo que quede de ella, que corta el fino hilo que mantenía a Werner (Gendo) unido a ella. Finalmente, y como si se tratase de justicia poética, se ven en la necesidad de “crear niños”, de utilizar la forma que ellos mismos desecharon para que pueda protegerles de la amenaza. Al final es el pasado quien se enfrenta al presente.

El resto ya lo conocemos y lo intuiamos desde sus primeros compases. Los Mistilten sirven para que los parásitos —término que entendemos mejor que nunca al saber que son “formas inferiores” creadas para montar en FRANXX— se adapten de forma correcta a los antiguos hábitos, que se comporten como personas. Algo que ya no existe en su realidad.

Con todo, tanto en referencia a lo dicho anteriormente de Werner y como preludio al siguiente punto, hay una escena que brilla sobre todo el capítulo. El momento en el que el doctor observa la tumba de su esposa, enterrada en la árida tierra que antaño fuese su hogar. Es una visión devastadora, la firme sentencia que indica como ya lo ha perdido todo. Su pase a la locura.

[2042] Humanos y Klaxosaurios

Porque si amas, que sea con locura, se dice. Pero la de Werner Frank va un paso más allá. La suya es la de un hombre vacío, una persona abandonada en un mar de oscuridad, rodeado de la nada. Su enamoramiento resulta tan excéntrico como el que siente Gendo por Yui y entonces entendemos, incluso antes de verlo, que Zero Two es tan humana como lo era Rei.

El descubrimiento de la Princesa Klaxosaurio se convierte en el punto más álgido de los saltos temporales, el primer hallazgo que hace evolucionar su trama. Es una secuencia rápida y que se puede resumir en el encontronazo entre ella y él. Doctor y Princesa. Bestia y Príncipe.

El amor desolador que Werner siente por ella no es más que, de nuevo, fruto de la locura, de la soledad. Pero incluso así tiene un poder enorme, el de los sentimientos del último humano de verdad. Unos que llevarán al nacimiento de Zero Two. A la perdida de su humanidad.

[20??] Libertad

Una transición acertada, mientras Werner observa su brazo, dando a entender que toda la narración se ha dado mientras él recordaba su vida en ese instante, da paso al final del capítulo.

Pese a ser él mismo quien reconoce su pérdida de la humanidad cuesta reconocerla como tal. Impuro. Sus pecados son graves pero siguen siendo obra de la excentricidad guiado por los designios de APE. ¿Realmente ha sido capaz de abandonar su propia humanidad? Su vejez y el amor que aún siente, la necesidad de que Zero Two le odie, parece indicar lo contrario. Y es que la evolución de Werner, resumida en tan solo unos minutos, apunta a ser la más importante de todas hasta el momento.

La forma en la que da acceso a los chicos —además de posicionarse anteriormente en contra de la alteración de los recuerdos de Mitsuru y Kokoro— a APE, indica algo completamente diferente.

Y entonces la determinación, el sentimiento de revolución, toma forma. Recordamos las preguntas, el beso, el ser adultos, el ser humano. El ser algo más que las llaves del FRANXX. Por un momento todas sus piezas encajan. Pero, ¿realmente son algo más que eso? No, no lo son. Su guión rompe con todo lo anterior en un solo instante y los deshumaniza de nuevo. Pero Hiro se mantiene firme.

«¡Déjanos libres cuando termine esta última batalla!»

Darlinginthefranxx-crítica

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

2 Comentarios

  1. Serán libres, por supuesto, porque será la última batalla… Es curioso ver -y en eso concordamos-, la evolución más importante de la historia de Darling in the Franxx hasta el momento, la del Dr. Quedan brechas que no se pueden llenar, pues si se consiguiesen llenar, se abrirían otras. Queda claro un aspecto que se intenta desdibujar, como lo resalté en anteriores comentarios, me refiero a los distintos y limitados momentos de Zero Two y Hiro, siempre marcando un acercamiento incondicional que de forma inevitable, la historia planea resquebrajar. Si en el pasado dije que tenía miedo, ahora siento empatía por ellos, como cuando Rei se sacrifica por proteger a Sinji. Queda en el tintero qué sucederá con la pareja de protagonistas (por supuesto, ya en este punto se sabe), pero algo es seguro, el episodio venidero será de remembranza y eso me aterra porque ya solo restarían cuatro episodios para enseñarnos tanto dolor, como el dolor que -personalmente-, todavía tengo por Evangelion. Por supuesto no es la misma hostoria y no se apresura en serla o superarla, Darling in the Franxx es más que eso, es ella misma y se tomará como referente para próximos proyectos del estudio y de los guionistas. Entre tanto… ¿qué será de nosotros cuando acabe la historia? Pero aún más preocupante, ¿no sería mejor que ellos escapacen y evitar esperar esa última misión? Por supuesto, eso no sucedera.

  2. Un dato que me intereso sobre este anime, ademas me gusta como se va desarrollando la historia pero me dolio esa frase “zero two abandonara su humanidad” TnT
    Gracias por la inf. ^ ^

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.