Compartir

Darling in the FRANXX ha dejado volar a su preciado pájaro de Jian y parece querer centrarse en nuevos horizontes. Sin ir más lejos los últimos capítulos se han visto protagonizado momentos de descanso acompañados de reflexiones donde Hiro y Zero Two no han tenido ocasión de coger el timón. En su última entrega lo hacían Goro e Ichigo, formando otra relación inquebrantable.

¡Sigue con nosotros Darling in the FRANXX a través de este enlace!

Aunque la serie ha dejado claro que va a enfocarse en las diferentes parejas que la conforman su guión decide abrir el capítulo con una de las incógnitas más extendidas de su historia: APE. Este consejo con una clara similitud a SEELE se reúne para hablar sobre el Escuadrón 13. Y aunque la conversación no toca ningún tema demasiado importante vuelve a mencionarse un término conocido, “Grand Crevasse”. Esto surge en su séptimo capítulo, donde afirman que solo Hiro puede llevarles hasta ese lugar. Su traducción sugiere que se trata de una suerte de grieta gigante. ¿Es posible que tenga algo que ver con su forma de extraer la energía?

La ciudad eterna

Mientras las imágenes sugieren un distanciamiento —aunque de forma lejana y sin prestarle mucha atención— de Zero Two, la acción se basa, por primera vez, en la vida en la ciudad. Para ello se centra en la relación entre Zorome y Miku utilizando un juego parecido al que se mostraba en el anterior episodio. El separar a ambos personajes y explorar sus diferencias a través de la solitud.

La ciudad ya se veía representada en el cuarto capítulo, donde su inmensidad palidecía ante la figura de Zero Two. Y aunque esta vez es co-protagonista tampoco consigue pasar más allá del asombro inicial de los pilotos. Antes de citar ninguna palabra Darling in the FRANXX nos deja claro con sus interpretaciones, que el lugar no es más que la sombra de lo que representa.

Tanto es así que cuesta poco darse cuenta de que representa todo lo contrario al lugar que ocupan los parásitos. Su vieja casa frente a un escenario propio de la ciencia ficción. El encaramiento a la naturaleza contra la visión industrial subterránea. Todo lo que ellos ven como algo grandioso no es más que un cementerio para almas moribundas.

Alejándose del ser humano

El encontronazo de Zorome con una adulta sirve como punto de partida para desarrollar todo el punto anterior. Ya no es solo la frialdad que se respira en la escena, representada en un lugar casi abandonado, sino también por la forma en la que aparecen los pocos humanos que hemos podido ver. Siempre con la cara tapada, como si no existiesen diferencias entre ellos.

El momento definitivo se extiende de las siguientes escenas, cuando el chico consigue obtener información de la mujer. La forma en que habla de la humanidad no hace más que demostrar que aquello que protegen ya está muerto. La visión de la humanidad ha cambiado. Las relaciones interpersonales que tanto caracterizan a los personajes principales han desaparecido junto al sol o la naturaleza.

La sonrisa del hombre, que recibe estímulos para “sentir felicidad” resulta tan macabra que la escena le dedica varios segundos para insistir en esa incomodidad. La propia mujer revela que siquiera es capaz de recordar la voz de su compañero. El hecho de que las personas se clasifiquen de forma numérica daba a entender que la humanidad se había mecanizado. Pero en su último capítulo Darling in the FRANXX muestra una versión tan decadente de los humanos que los rebaja a poco más que piezas orgánicas. Es imposible no sentir pena por ellos.

Pero esas no son las únicas inquietudes que se pueden leer en los momentos que se le dedica a la estancia en la ciudad. Se sobreentiende que los humanos ya no se reproducen, tampoco comen. Los trajes que llevan contienen una suerte de corazón que parece algo más que un ornamento. ¿Qué ha sido de la humanidad? ¿Qué es lo que defienden los pilotos?

Un destino incierto

Los compases finales se tiñen con intensidad. Cuando Zorome pide a la mujer que sea su amiga ella solo puede reírse y la animación vuelve a jugar con la escena para cortarla antes de que ella pueda acabar la frase. Sin embargo, la intención es clara. Sea por lo que sea, el grupo protagonista no llegará a la edad adulta; al igual que el anterior Escuadrón 13.

Sin revelar nada, los encargados de recoger al chico mencionan algo sobre una infección, otra duda con la que Trigger y A-1 Pictures pueden jugar en el futuro. No queda claro si pueden referirse a estar en contacto con los klaxosaurios o vivir en el exterior. Pero en la imagen de fondo se puede distinguir el como entregan otro “corazón” a la mujer. Es posible que la vida de los nuevos humanos sea completamente caduca.

Tras la vuelta del joven y la reunión con Miku, demostrando que se han convertido en el alma cómica de la obra (con esa reminiscencia a Black Star y Tsubaki de Soul Eater) él mismo reflexiona sobre la mujer y como sus recuerdos acaban por dejarla atrás, haciendo hincapié en esa existencia débil. Mientras tanto, Zero Two se encuentra alejada de todo, espejo en mano, como si buscase alguna forma de sentirse humana. ¿Qué relación tiene ella con lo visto en la ciudad?

Darlinginthefranxx-crítica

Óscar Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta