Compartir

DANDO LA NOTA 3 UNIFORME EL PALOMITRON

The Cup Song invadió las redes sociales en 2012 tras la llegada a las carteleras de Dando la nota. La comedia musical protagonizada por Anna Kendrick (en esas fechas conocida sobre todo por Crepúsculo) volvió tres años después con Dando la nota 2: Aún más alto, que fue un desastre tanto para la crítica como en taquilla. Parecía que la saga de las Barden Bellas iba a desaparecer para siempre, pero las jóvenes cantantes tendrán una última oportunidad a partir de hoy con Dando la nota 3.

La nueva cinta, dirigida por Trish Sie, muestra la decadencia y el resurgimiento de las Barden Bellas. La película comienza con una reunión del grupo de acapella donde las graduadas recuerdan tiempos mejores. Emily (Hailee Steinfeld) continúa en la Universidad Barden y representa todo lo que el resto de personajes desea: volver a vivir la experiencia universitaria. A lo largo de la historia, la joven simboliza la nostalgia y la inocencia de una generación que aún no conoce la crueldad del mundo. Las chicas intentan reprimir su melancolía volviendo como grupo musical en el tour USO, una gira que busca entretener a miembros del ejército desplazados en otros países.

DANDO LA NOTA 3 BECA Y AMY EL PALOMITRON

La estructura narrativa está dividida en tres bloques: en el primero, se trata la decepción de las cantantes con su vida posestudiantil tras enfrentarse a numerosas adversidades laborales y personales; en el segundo, recuperan la ilusión gracias a su participación en el tour USO, y, por último, está la esperpéntica subtrama de acción protagonizada por Amy la Gorda (Rebel Wilson). En esta última, la rubia se infiltra en un yate para salvar a sus hermanas Bellas de las manos de un delincuente de guante blanco. Una trama digna de compararse con el mejor James Bond (o, en su defecto, con su parodia Johnny English).

El peso de la trama recae en los personajes más conocidos de la saga: Beca, Chloe (Brittany Snow) y Amy, haciendo especial hincapié en el papel de esta última. Chloe representa el miedo al futuro y al presente, mientras que Beca (Kendrick) encarna la positividad y la voluntad de avanzar. Esta fórmula se utilizó en la entrega anterior, por lo que se puede catalogar la tercera parte de la saga como la separación definitiva de la primera película, donde todas las cantantes se dividían el protagonismo a partes iguales.

DANDO LA NOTA 3 USO EL PALOMITRON

Aparte de dejar a un lado a viejos personajes o utilizarlos como recurso cómico, se han añadido algunos nuevos para continuar la dinámica de batallas y el interés romántico. Como antagonista principal se encuentra Calamity (Ruby Rose), cuyo papel podría recordar al de Bumper (Adam DeVine) o al de Kommissar (Birgitte Hjort Sørensen) en las películas previas.

Dando la nota 3 continúa con la tendencia marcada por sus predecesoras, con coreografías bien calculadas pero con momentos musicales excesivamente emotivos. No es un musical al uso en el que se introduzcan canciones que conduzcan la trama, sino que estas son interpretadas dentro de la historia como parte de los conciertos de la gira. Quizás por eso los ya conocidos riff-offs (duelos de canto en los que se crean mezclas de canciones con un mismo ritmo) resulten poco naturales.

DANDO LA NOTA 3 EVERMOIST BANDA EL PALOMITRON

Cuando una cinta tiene momentos musicales sobre el escenario, la puesta en escena de los propios números debe ser lo más destacable a nivel visual. En esta nueva parte de la saga, las Bellas viajan a diferentes lugares del mundo. Sin embargo, a pesar de encontrarse en unas localizaciones muy singulares, lo que más llama la atención son las actuaciones de los grupos de música, ya sea por los juegos de luces o las coreografías.

Por su parte, si en Dando la nota 2: Aún más alto se introdujo por primera vez música original, en esta nueva entrega se han vuelto a utilizar las canciones versionadas o covers, típicas de la primera parte. Partiendo de la base de que el público objetivo de Dando la nota es joven, en la hora y media de película se pueden disfrutar clásicos como Oh Freedom!, éxitos como Toxic (Britney Spears) y otras canciones contemporáneas como Shut Up and Dance (Walk the moon).

DANDO LA NOTA 3 STILL EL PALOMITRON

Una de las razones por las que el público acogió tan bien Dando la nota fue el humor ácido del guion. La segunda entrega perdió parte de este humor, y aunque ahora intenta volver a sus orígenes cómicos, lo hace de una manera mucho más descafeinada, basando las bromas y gags en autorreferencias. Varias de ellas consiguen sacar una sonrisa, pero otras están desfasadas (como el achacar el tono de voz de Lilly al diablo).

En general, y a pesar de sus muchos defectos, Dando la nota 3 cumple su función principal. Entretiene gracias a su mezcla de comedia, acción y música, posee grandes actuaciones y enamora con sus cameos (Ruby Rose, DJ Khaled). Aunque cueste despedirse de las Barden Bellas, la cinta dirigida por Trish Sie da un broche final bastante digno a la trilogía musical.

LO MEJOR:

  • El choque de realidad de los personajes y cómo lidian con él.
  • La historia de Amy la Gorda.
  • Dura menos que la segunda parte de la trilogía.

LO PEOR:

  • La búsqueda incesante de subtramas románticas.
  • Lo desfasado de algunos gags y chistes.

María Reinoso

1 Comentario

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.