Compartir

 

CRÍTICA: CÓMO SOBREVIVIR A UNA DESPEDIDA

 

Atrás quedaron esos tiempos en que las niñas se mataban por un enchufe en el patio del colegio para conectar un radiocasete y bailar sin parar el Wannabe de las Spice Girls. Sobre todo, porque es posible que ese armatoste que reproduce música y ese grupo de cinco chicas que forraban las carpetas en los noventa, suene a chino a todos los niños y niñas que hoy dedican su tiempo libre a jugar con maquinas modernísimas y a beber los vientos por Justin Bieber. Sin embargo, hay una generación (que ahora tiene entre 24 y 30 años) muy marcada por “las chicas picantes” y sus colegas los Backstreet boys, que recuerda con nostalgia esas peleas que desencadenaba un “me pido ser Geri”. CÓMO SOBREVIVIR A UNA DESPEDIDA, ópera prima de MANUELA MORENO (PIPAS, CAMAS), es precisamente un retrato bastante banal de esa generación que, en la actualidad, en el mejor de los casos, tiene que conformarse con un sueldo de mileurista.

Los protagonistas del largometraje son ellas: cuatro chicas y un chico considerado “una más”, que a los 27 años no han conseguido lo que soñaban en la adolescencia. Lo único que han logrado es un trabajo como becarias, compartir piso, salir con chicos alérgicos al compromiso y comprar ropa solo en rebajas. Aun así, Nora y sus amigas no se rinden ante la cruda realidad. Lo primero que se proponen es organizarle una despedida de soltera inolvidable a Gisela, la más responsable de todas y la primera del grupo en casarse, a la que “secuestran” con la idea de pasar un fin de semana por todo lo alto.

 

como23

 

De esa premisa parte el guion de MANUELA MORENO, SUSANA LÓPEZ RUBIO y NURIA VALLS, que cargado de tópicos y con un argumento que se adivina sin necesidad de ver el filme, logra entretener sin ofrecer nada más. El espectador esbozará alguna sonrisa seguramente gracias a un reparto, encabezado por NATALIA DE MOLINA, ÚRSULA CORBERÓ, BRAYS EFE, MARÍA HERVÁS y CELIA DE MOLINA, que traslada hasta las butacas un feeling especial. Se nota el buen rollo que existe entre ellos en la vida real, fundamental para construir esta película que se sustenta en torno a una bonita amistad. A pesar de la juventud del elenco, todos están en estado de gracia, especialmente CELIA DE MOLINA y MARÍA HERVÁS. Esta última pone la parte más cómica de la cinta, gracias a unos divertidos gags que poca gracia harán, sin embargo, a los hipsters que seguramente jamás vean la película. Y seamos francos, tampoco se perderán mucho, pues COMO SOBREVIVIR A UNA DESPIDA es una oportunidad fallida de hacer un homenaje de calidad a una generación, que tiene mucho que contar, sin caer en la superficialidad y los clichés.

 

como24

 

Lo de bailar a las Spice Girls en el patio del colegio no era en vano. Lo mejor de la cinta, que se ha presentado en el Festival de Cine de Málaga, llega gracias al momento Wannabe, ese baile que tantas horas de ensayo y felicidad ha regalado a esos jóvenes, que a pesar de todo, conectaran con la película. A lo Backstreet Boys en PRIMOS (DANIEL SÁNCHEZ ARÉVALO), los protagonistas del debut en el largometraje de MANUELA MORENO, regalan un divertido baile al espectador y a la verdadera Emma Bunton, que pone la guinda al pastel con un pequeño cameo. 

En definitiva, CÓMO SOBREVIVIR A UNA DESPEDIDA, es una película entretenida, perfecta para un domingo de resaca. Una pena que no se profundice más en esa generación que dejó a las Spice Girls por los “triunfitos” y que frustrada, lucha por un trabajo digno y porque se la tenga en cuenta.

 

LO MEJOR:

  • Las Spice Girls, el Wannabe y el cameo de Emma Buton
  • El feeling de los cinco actores.
  • El personaje de MARÍA HERVAS y la ironía al hacer referencia a lo hipster.

LO PEOR:

  • Un guion demasiado previsible.
  • Que cae en los clichés.
  • Que hace un retrato bastante superficial de una generación con mucho que contar.

 

 

Ángela Ruiz

1 Comentario

Dejar una respuesta