Compartir

Tras dejarnos con la miel en los labios con su último capítulo, donde el misterioso encapuchado volvía a aparecer y Sakura parecía descubrir algo acerca de su identidad, el cuarto episodio de Cardcaptor Sakura: Clear Card abre con una escena de lo más cotidiana, como si nada hubiese ocurrido.

¡Sigue con nosotros Cardcaptor Sakura: Clear Card a través de este enlace!

Sakura baja a desayunar con una expresión que nos hace pensar que sigue pensado en su extraño sueño. Touya también muestra, de forma silenciosa, su preocupación por la chica —una pequeña introspección que realiza varias veces a lo largo del capítulo—, sin embargo todo acaba en la más absoluta normalidad, con el hermano mayor poniéndole brócoli a Sakura en el plato y metiéndose con ella.

Los primeros momentos de la mañana transcurren de igual forma con la excepción de que una nueva alumna, Shinomoto, acaba de llegar a Tomoeda y se acerca al grupo de Sakura. Pese a su aspecto frágil, y conociendo que el casting de personajes lleva tiempo cerrado, cuesta creer que vaya a tratarse de una persona normal, aunque la obra no lo haya querido negar todavía.

El poder de controlar los objetos

Como no puede ser de otra forma, siguiendo el esquema clásico, una nueva carta aparece en escena para complicar la vida de la protagonista. Sakura y Tomoyo salen para poner fin a los desastres que esta causa, provocando que los árboles del instituto tomen vida y, casi literalmente, se vayan de parranda por la ciudad. Pese a las dudas de Sakura sobre como controlarlos, el uso de Siege, la carta del asedio, resulta suficiente para pararles las raíces en un primer momento, hasta que los árboles enloquecen e intentan escapar.

En ese momento Sakura demuestra que empieza a dominar el uso de las nuevas cartas (mientras que Madhouse se permite desmelenarse con la animación que lo escenifica) con Aqua, para frenar el avance de los árboles y hacerse con Action, una carta que permite hacer que cualquier objeto inanimado cobre vida para usarlos a voluntad.

Es curioso el paralelismo que sigue el capítulo, ya que en el mismo capítulo de la obra original (“El Agotador Domingo de Sakura”) combatía con la carta Bosque, que tenía el poder de controlar a los árboles. Y no es solo eso, sino que en ese episodio utilizaba a Agua (carta que obtenía en el tercer capítulo, como a Aqua en esta nueva entrega) con ella. Los cambios apuntan a ser un simple guiño más, un pequeño tributo, antes que una simple copia, pero no deja de ser un bonito detalle para todos sus seguidores.

El episodio no da para mucho más, aunque nos muestra una escena con Yue y Kero que, de nuevo, siguen sin descubrir nada acerca de los misterios que les envuelven, a la vez que no notan ni una pizca de poder mágico sobre las nuevas cartas. Parece que las dudas se van a prolongar de forma continuada, aunque todo apunta a que su trama va cogiendo forma.

Tras una tierna escena en la que Sakura habla con Shaoran por teléfono, una relación que han decidido desarrollar a fuego lento, podemos ver al chico hablando con Eriol, quien le dice que debe esperar al momento justo para actuarCardcaptor Sakura: Clear Card nos deja, una semana más, con la miel en los labios. ¿Que estarán tramando Shaoran y Eriol?

Crítica de Cardcaptor Sakura: Clear Card 03

Óscar Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.