Compartir

800px-Game_of_Thrones_2011_logo_svg

 

¿Sois fans de la épica serie JUEGO DE TRONOS, de la HBO, pero nunca habéis leído los libros? ¿Tenéis amigos lectores que no dejan de daros la chapa con “pues esto en el libro no era así” y no sabéis de lo que hablan? ¿Os pica la curiosidad saber qué cosas importantes os estáis perdiendo, pero os da una pereza extrema leeros una saga taaan larga? Este artículo es para vosotros. Para que entendáis, de una vez por todas, de qué hablamos los fans de los libros cuando nos indignamos por la segunda temporada, cuando no entendemos el cambio de nombre (y el pésimo cásting) de la hermana de Theon, cuando gritamos de indignación ante una lucha entre Brienne y el Perro que de todas formas ha quedado muy épica en la serie, o cuando nos preguntáis “¿pero quién carajo es esa Elia de la que Oberyn no para de hablar?”. Si habéis visto todos los capítulos de la serie hasta hoy y queréis saber qué elementos cruciales se ha saltado la HBO o los ha cambiado por la cara, pero no os apetece leerlos la saga de CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO entera, éste es vuestro momento. No haremos spoilers de nada que vaya a suceder en el futuro, sino solamente de cosas que a la altura que vamos de la serie ya deberían haber pasado, que en los libros nos parecieron muy importantes y que la HBO suprimió o modificó de forma incomprensible. Ante todo, dejemos clara una cosa: la serie es maravillosa, espectacular y a todos nos encanta. Pero no por ello vamos a dejar de criticar sus fallos.

 Hay nada menos que 6 puntos importantes que han sido eliminados o anecdotizados en la serie y que todo el mundo debería conocer. Y los dos primeros giran en torno a dos mujeres que fueron fundamentales para el desarrollo de la serie.

 

LYANNA STARK: “PROMÉTEMELO, NED”

 Si hay una frase que mueve toda la trama de la primera temporada es, sin duda, “La semilla prevalece”, frase que repiten sin cesar Jon Arryn y Ned Stark cuando hablan de los bastardos de Cersei y que da lugar a toda la guerra en torno a la que gira la saga. Otras grandes frases que se nos han grabado a fuego (y hielo) por su reiteración son “No sabes nada, Jon Nieve” o “¿A dónde van las putas?”. Pero la historia de JUEGO DE TRONOS no arrancó con la muerte de Jon Arryn, sino mucho antes, 15 años atrás. En la serie se explica un poco la guerra que hubo entonces, en la que Ned Stark y Robert Baratheon encabezaron una rebelión que derrocó el gobierno de los Targaryen, así como la muerte del padre y el hermano de Ned a manos del Rey Loco. Se comenta vagamente en el segundo episodio que Ned tenía una hermana que murió. Esta hermana, Lyanna Stark, fue en realidad el detonante principal de toda la guerra: Había tensiones, nadie soportaba al Rey Loco, pero la paz se mantenía. Robert Baratheon estaba prometido con Lyanna Stark, pero ella estaba enamorada del príncipe Rhaegar Targaryen (el hermano mayor de Daenerys y Viserys), heredero al trono. Inesperadamente, Rhaegar la raptó (bueno… la “raptó”, parece que la chiquilla no opuso mucha resistencia, si sabéis a qué me refiero) y se la llevó a su castillo. Fue la gota que colmó el vaso, así que Ned y Robert fueron a rescatarla y Robert mató a Rhaegar en la batalla del Tridente. Entonces, sucedió algo que desata la mayor parte de las teorías conspiranoicas de los fans: Ned encontró a su hermana moribunda en una cama (¿moribunda? ¿Rhaegar le hizo daño a la mujer que amaba?) y ella le hizo prometer algo. “PROMÉTEMELO, NED” es la frase que atormentaría al señor de Invernalia el resto de su vida. Aunque no se dice jamás qué le prometió, lo único que sabemos es que, poco después, Ned volvió a casa con un bebé en los brazos, diciendo que era suyo, que él, el hombre más justo, noble, fiel y bueno (y, no nos engañemos, un poco cortito) de los Siete Reinos, había engañado a su esposa y había engendrado a un bastardo que casualmente era físicamente idéntico a su hermana Lyanna. Lo crió con el nombre de Jon Nieve y nunca quiso hablar de quién era su madre. Para los fans y nuestras teorías de la conspiración, está más que claro que Jon es el hijo de Rhaegar y Lyanna, lo que le convertiría en el legítimo heredero al trono de Poniente, por encima de su tía Daenerys. Es uno de los debates más acalorados desde hace nada menos que 18 años, cuando empezó a publicarse la saga, pero la HBO omitió toda la historia de Lyanna, dejándonos con una antigua guerra anecdótica sin motivo aparente y sin la maravillosa idea de que Jon pueda ser un Targaryen.

 

¿Que te prometa el qué?
¿Que te prometa el qué?

 

ELIA MARTELL: LA OTRA

 ¿Verdad que, como yo, sois todos tremendamente fans del personaje interpretado por el chileno PEDRO PASCAL, la Víbora Roja, Oberyn Martell? También sabéis que todos sus actos en la cuarta temporada tienen un único fin: encontrar al asesino de su hermana Elia y vengar su muerte. Esto es todo lo que sabemos sobre su historia en la serie. Elia Martell era ni más ni menos que la esposa del mencionado príncipe Rhaegar Targaryen, la madre de sus hijos. Rhaegar era un buenazo (al menos para ser un Targaryen), pero no la quería, su matrimonio era de conveniencia y, cuando se enamoró de Lyanna Stark, abandonó a su esposa y se largó a raptar a la hermanita de Ned. Cuando dio comienzo la rebelión y Robert mató a Rhaegar, decidieron que tenían que matar a todos los Targaryen del mundo para que ninguno pudiera volver y reclamar el trono. Daenerys y Viserys, los hermanos pequeños del príncipe, lograron escapar, pero no así sus sobrinos: Por orden directa de Tywin Lannister, los dos bebés de Rhaegar fueron asesinados delante de la pobre Elia, que fue obligada a mirar cómo destrozaban sus cabecitas contra la pared y acto seguido fue violada y asesinada brutalmente por Ser Gregor “La Montaña” Clegane. No es de extrañar la obsesión de venganza que tiene Oberyn y su discursito a lo Íñigo Montoya, sabiendo todo esto. Y, conociendo mejor la historia de Elia, entendemos (mucho mejor que en la serie, donde sólo la mencionan brevemente) el por qué de que los Martell, señores de la región sureña del Dorne, tengan una relación tan poco amistosa con los Lannister y nunca vayan a dejar de ser pro-Targaryen. Así, entendemos el pánico que siente Cersei cuando su hija Myrcella es enviada a vivir al Dorne contra su voluntad.

 

Me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a... no, espera, no era así...
Me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a… no, espera, no era así…

 

LAS VISIONES DE DAENERYS

 Probablemente el momento más importante de la saga entera. En el segundo libro, cuya adaptación a la pantalla es sin duda la peor realizada, tenemos una escena en la que Daenerys entra en un lugar llamado la Casa de los Eternos, habitado por malévolos magos fantasma hechos de luz azul (en la serie, un solo mago de carne y hueso, aquel calvo siniestro sonriente). En su interior, Dany sobrevive a una serie de pruebas y se enfrenta a una serie de visiones y profecías en torno a las que gira toda la saga. Algunas de ellas muestran de forma críptica cosas que pasarán más adelante y que no entenderemos hasta que llegue el momento. Es escalofriante su visión de un hombre decapitado en un banquete, al que le han cosido una cabeza de lobo disecada, y más aún lo será cuando un libro más tarde asistamos a la Boda Roja y sepamos de qué estaban hablando. Contempla cosas que ya han pasado, como la muerte de Elia o la de Lyanna, o el retorno de los Otros. Se encuentra con el primer rey Targaryen de la antigüedad, que le habla del Príncipe Prometido que está profetizado que algún día volverá para poner paz en el mundo: un príncipe que es mitad hielo y mitad fuego (¿mitad Stark y mitad Targaryen? Ejem… Jon…) y además le dice que en el mundo quedan tres Targaryens, no sólo ella. Acto seguido, ve una flor azul que crece en un muro de hielo (¿he dicho ya “Ejem… Jon…”?). Todas estas visiones y muchas otras juegan un papel importantísimo en la historia, plantando las semillas de multitud de tramas que pasarán después y arrojando interesantes informaciones sobre la propia Daenerys y sobre el destino de su familia. En la serie, son sustituidas por un breve cameo de Khal Drogo y un plano (muy bonito, eso sí) de ella contemplando el Trono de Hierro. Y ya está. Eso es todo. Se elimina todo lo demás. Puede haber otras omisiones perfectamente comprensibles, pero ésta en concreto es imperdonable.

 

Uy, esto pincha un poco.
Uy, esto pincha un poco.

 

JEYNE POOLE: RIMA CON DOLOR

 ¿Quién es Jeyne Poole? La mejor amiga de Sansa. ¿Por qué es importante? Bufff… ¿por dónde empezar? En la primera temporada de la serie, Jeyne hace una breve aparición, sentándose junto a Sansa en el torneo en el que ambas miran encandiladas a Loras Tyrell. Tiene un par de frases a lo sumo y pronto nos olvidamos de su nombre y de su mera existencia. En el libro, Jeyne es la hija de Vayon Poole, mayordomo de la familia Stark. Es la mejor amiga de Sansa, su consejera y confidente, nunca se separa de ella. En el primer libro, cuando los Lannister arrestan a Sansa Stark por la traición de su padre, Jeyne es arrestada junto a ella y se pasan todo el libro juntas, encerradas temiendo por su vida. Al final del primer libro, Meñique decide llevársela para salvarle la vida y cambiarle la identidad, algo parecido a lo que hace con Sansa en la cuarta temporada de la serie. Omitiremos revelar los planes que Meñique tiene para Jeyne, por si se diera el improbable caso de que la HBO haya guardado su historia para más adelante (aunque no  esperéis que así sea, si en 4 temporadas no han dicho ni pío, difícilmente lo harán ahora), pero sí podemos deciros que juega un papel muy importante para Invernalia, para Desembarco del Rey, para la Guardia de la Noche, para Stannis Baratheon y sobre todo para la historia de Theon Greyjoy y Ramsay Nieve, el bastardo de Fuerte Terror (decid la verdad: ¿a que lo odiáis más que a ningún otro personaje?). Es comprensible y acertado que se haya eliminado a muchos secundarios insignificantes, por miedo a confundir al espectador y saturarlo con demasiada información, pero Jeyne Poole juega un papel tan fundamental en los sucesos del libro que su ausencia en la serie resulta desconcertante.

 

Hola, Sansa, soy tu única amiga, ¿te acuerdas de mí? Los guionistas NO.
Hola, Sansa, soy tu única amiga, ¿te acuerdas de mí? Los guionistas NO.

 

MIENTRAS TANTO, EN LA CASA WESTERLING…

 Todos os quedasteis flipando cuando Robb Stark se casó con la bisnieta de CHARLES CHAPLIN en mitad de la guerra, ¿a que sí? Pues más aún flipamos los lectores de CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO, la saga original, donde Talisa ni siquiera existe. Se respetó la idea original de que Robb se casara con quien no debía y eso condujera a la traición de los Frey y a su muerte, pero se cambió radicalmente todo lo demás. En la historia original, Robb se ausenta para hablar con la casa Westerling, que aún no había jurado lealtad a ninguno de los combatientes, y ganarse su favor. Mientras está allí, le llega la falsa noticia de la “muerte” de sus hermanos a manos de su mejor amigo, Theon. Robb es un crío de 15 años, está destrozado y se consuela de la mejor manera que sabe: una noche de sexo en plan HBO con Jeyne Westerling (sí, otra Jeyne eliminada, parece que la HBO le tiene manía a ese nombre). Al día siguiente, para mantener el honor de ella, se casan. Catelyn está escandalizada, pero lo acepta a regañadientes. El resto transcurre más o menos igual: Los Frey se enteran, se cogen un buen cabreo y tiene lugar la mítica Boda Roja, con la escabechina que sigue (aunque Roose Bolton no tenía nada que ver en los libros, pero es de suponer que les apetecía colarlo por allí). La diferencia más importante es que, en el libro, los Westerling estaban en el ajo. La madre , Sybell, ha estado informando a los Lannister de cada movimiento de Robb y es la que pacta con los Frey para que lo maten, a cambio de perdonar la vida de su hija y de un buen pastón. Además, ha estado suministrando a escondidas unas pociones a su hija que la impiden quedarse embarazada (asegurando así a los Lannister que no es una amenaza porque nunca concebirá un heredero de Invernalia). Cuando tiene lugar la matanza de Starks, Jeyne es apartada de Robb muy a su pesar y llevada de nuevo con su familia, sin esperar un hijo, para vivir en desgracia el resto de su vida. En la serie, no sólo cambian el nombre y procedencia del personaje, sino que eliminan por completo a su conspiradora familia, la preñan en un santiamén y encima la matan.

 

Jeyne Westerl... no... espera... algo falla.
Jeyne Westerl… no… espera… algo falla.

 

¿QUÉ FUE DE MANOSFRÍAS?

 Éste es un caso curioso. Manosfrías es un personaje  del libro que fue eliminado completamente en la serie y nunca apareció. No sale mucho, pero su importancia es bastante crucial y, asombrosamente, es uno de los personajes que más teorías y debates han suscitado en el mundo de los fans. La tercera teoría conspiranoica más extendida entre los fans (justo por debajo de los eternos debates sobre si Jon Nieve y Tyrion Lannister son en realidad de la sangre del dragón) gira en torno a este misterioso personaje, tristemente olvidado por la HBO. Manosfrías es un zombi. O un espectro, llamadlo como queráis. Una criatura no-muerta que vive más allá del Muro, viste ropas putrefactas de la Guardia de la Noche y lleva la cara tapada para que no se le pueda reconocer. En el tercer libro, salva la vida a Samwell Tarly y su amiguita salvaje Eli cuando están perdidos, huyendo del torreón de Craster. Los lleva hacia el Muro, les enseña los pasadizos secretos y los guía hasta Bran y los hermanos Reed para que los ayuden a cruzar. Vuelve más adelante y ayuda a Bran en su viaje, guiándolo hasta el Cuervo de Tres Ojos, tarea que en la serie es desempeñada por una niña que lanza kame-hames y que sospechamos que es Pan, la nieta de Songoku. Hay una larga lista de teorías sobre quién es en realidad Manosfrías y por qué lleva la cara tapada y va vestido como un hermano de la Guardia de la Noche. Una de las más populares es que se trata de Benjen Stark, el hermano de Ned, que desapareció misteriosamente en el primer libro. Otra igual de loca consiste en que es el propio Ned Stark, que es un cambiapieles como su hijo Bran, poseyendo el cadáver de su hermano Benjen. Sería creíble si no fuera porque los Niños del Bosque (como la mencionada nieta de Songoku) comentan que es alguien que murió hace mucho, mucho tiempo. Lo que nos lleva a la teoría más extendida: es el Rey de la Noche, del que en los libros se habla mucho y en la serie nada, fue uno de los primeros comandantes de la Guardia, un Stark, que se casó con una Otra (o sea, una zombi blanca de más allá del Muro), enloqueció y su propio hermano lo mató, y según las leyendas que la vieja Tata cuenta a Bran, sigue vivo como un espectro que realiza sacrificios a los Otros. Esta historia no se cuenta en la serie, sino que la HBO metió el mayor gazapo de su carrera al incluir en la serie una aparición de dicho rey convirtiendo a un bebé en zombi y, encima, pusieron en su web y en los créditos de quién se trataba. Otra teoría es que es el hijo de dicho rey, mitad humano y mitad Otro, por eso tiene apariencia de zombi pero comportamiento racional. También se dice que puede ser el Último Héroe (otro personaje de las leyendas de la vieja Tata, que cruzó el Muro hace miles de años para matar a todos los caminantes blancos y nunca volvió) o su equivalente en las historias de Melissandre, el guerrero legendario Azor Ahai, que hizo más o menos lo mismo que el Último Héroe, pero que ella cree firmemente que ahora está reencarnado en Stannis. Sea como sea, Manosfrías es un personaje la mar de interesante y que suscita debates interminables. Su ausencia en la serie ha dejado un gran vacío.

 

-Tío, que se nos ha olvidado poner a Manosfrías. -Pues yo qué sé, mete al Rey de la Noche por ahí, a ver si cuela.
-Tío, que se nos ha olvidado poner a Manosfrías.
-Pues yo qué sé, mete al Rey de la Noche por ahí, a ver si cuela.

 

OTROS CAMBIOS MENORES

NYMERIA: La loba huargo que Arya abandona en la primera temporada. En los libros, poco después de la muerte de Ned, Nymeria organiza un ejército de lobos salvajes que marchan rumbo a Roca Casterly, matando a todo Lannister a su paso. Nunca se ve, pero en cada libro hay algún momento en que un secundario lo comenta. Lo curioso es que están organizados de forma marcial y ordenada, como un ejército humano racional, y que sólo matan a Lannisters. Teoría de los fans: Ned Stark era un cambiapieles como Bran y ahora está en Nymeria. En la serie no hay ninguna referencia a Nymeria.

 

MUERTES POR LA PATILLA: En la serie de GoT no sólo se ha eliminado a personajes que aparecían en los libros, también han puesto a otros menos importantes y después, en un acto de arrepentimiento, los han matado inesperadamente. Es el caso de Pyp y Grenn, los amigos de Jon en el Muro, cuya muerte en la serie sorprendió a todos los lectores. También lo es el de las tres criadas de Daenerys, ya que en la segunda temporada (la más detestada por todo lector, ya que es la que más se aleja por completo de cualquier cosa que sucediera en el libro) dos de ellas mueren y la otra traiciona a Daenerys, siendo después el blanco de su ira vengativa draconiana. Esto jamás pasó en el libro, sus criadas no tenían un papel tan importante y siempre se mantuvieron vivas y fieles a su reina. Y no hablemos ya de Jojen Reed: su muerte sí que es algo que nadie se esperaba, probablemente ni el propio actor.

 

INTERCAMBIO DE PAPELES: A veces, se elimina un personaje para hacerlo todo más conciso y otro juega su papel, esto se puede entender ya que una adaptación siempre deberá estar mucho más resumida que un libro extenso. Se unifica a personajes como Edric Tormenta y Gendry, que en la serie son uno solo. En otros casos, sin embargo, se intercambian los papeles de personajes de forma incomprensible: en la segunda temporada, Tywin Lannister hace todo lo que en el libro hacía Roose Bolton… pero Roose Bolton también está por allí y, cuando los productores se dan cuenta, deciden colarlo en la Boda Roja porque, si no, no nos caería tan mal. ¿Os acordáis de cuando Arya y el Perro entran en aquella posada y se cargan a Polliver? En el libro, pasa lo mismo, sólo que el Perro sale de allí herido y acaba muriendo por la infección. Esto era muy poco impresionante para una serie de máxima audiencia, así que decidieron meter a Brienne de por medio. Aunque éste último es un cambio para bien, ya que el resultado es impresionante y muy épico.

 

En definitiva, la serie es una gran obra rodada con maestría y espectacularidad innegable. Pero debemos tener claro que se trata de un mundo a parte del de los libros. No es el mismo mundo, no es la misma historia. Podríamos compararla con los cómics del UNIVERSO ULTIMATE, en los que se adapta, modernizándolo, el UNIVERSO MARVEL, respetando muy pocas cosas (sabemos que Spiderman se llama Peter y que Lobezno tiene garras… y YA ESTÁ, ésa es toda similitud con el original). Digamos que con JUEGO DE TRONOS pasa algo muy parecido, no es un traslado de una obra a la pantalla, sino una adaptación inspirada en ella pero revisándola y cambiando muchas cosas. Lo mejor que se puede hacer es verla independientemente, disfrutarla y, si luego te pica la curiosidad, leer los libros. Esperamos que este artículo haya servido para que los fans de la serie podáis entender un poco mejor a los fans de los libros, así como comprender el trasfondo de la serie y las cosas que os estabais perdiendo.

 

Ahora, a esperar al año que viene. Porque la próxima temporada promete. Promete FUEGO Y SANGRE.

 

Jöse Sénder.

 

 

Compartir
Artículo anteriorAMANECE EN EDIMBURGO
Artículo siguienteNEW WORLD
Diseñador gráfico e ilustrador de profesión, Cazavampiros de vocación. Agente de S.H.I.E.L.D., vampiro con alma, descendiente de los hermanos Grimm, Hijo del Hierro, princeso guerrero, cliente asiduo del Central Perk, Ghostfacer, detective adolescente, astronauta en una nave viviente, Abrigo Marrón, agente de la U.A.T., Terminator líquido. ¿Quién necesita tiempo libre? Cuando me asalta la duda, sólo tengo que pensar… ¿qué haría Buffy?

5 Comentarios

  1. No he leído más que la novela, pero la adaptación de Juego de Tronos es lo que toda adaptación debe ser, una obra que capta bastante bien la esencia de la obra en la que se inspira, pero no dejando que esto sea un lastre y sabiendo crear a partir del material original. Ya podía haber aprendido Peter Jackson lo que es una buena adaptación.

    • Estoy de acuerdo en que es una gran adaptación, como digo arriba en el artículo. Pero creo que estos 6 puntos que han omitido en la serie es necesario conocerlos para entender mejor la historia y que, si bien algunas omisiones son lógicas al adaptar una obra literaria a la pantalla, éstas en concreto han sido un error. De todos modos, gran adaptación en general, exceptuando la segunda temporada, que es más lo que diríamos “hacer un Peter Jackson”. 😉

Dejar una respuesta