Compartir

 

solo-tu-marisa-robert

 

¿Cuál es el país turístico por antonomasia? Efectivamente, es Italia. Su belleza ha sido retratada innumerables veces en el celuloide en títulos grandes y pequeños; da igual la envergadura de los mismos, el paisaje siempre será de diez. Además, dado su carácter latino, la nación posee otra característica: el romanticismo… ¿Qué mejor localización para una comedia romántica? Con esos ingredientes, y la industria dispuesta a fabricar historias que el público consuma fácilmente, es fácil poner en marcha un guion. Más adelante esos títulos se encontrarán (al menos así funcionaba hace unos años) en el videoclub. Y además de hacernos soñar, nos harán viajar. Eso es lo que consigue SÓLO TÚ. La alquilé en las Navidades de 1995 y al poco tiempo me la compré.

NORMAN JEWINSON (HURACÁN CARTER, HECHIZO DE LUNA) firmaba en 1994 esta película protagonizada por MARISA TOMEI y ROBERT DOWNEY JR. Su argumento no puede ser más del género: De niña, a Faith (TOMEI) le salió en una ouija y en una sesión de espiritismo el nombre del amor de su vida: Damon Bradley. Ya adulta, con un trabajo, una vida hecha y a pocos días de casarse, recibe una llamada de un antiguo compañero de su novio que llama por no poder ir a la boda: el chico se llama Damon Bradley. Ante esa sorpresa, Faith empieza sin organización alguna un viaje hacia Venecia.

Dada la persecución con la que arranca, normal que la historia se nutra de los suculentos clichés: Aeropuertos, taxis, coches que se quedan sin gasolina, tropiezos, encontronazos, carreras y hasta peleas y discusiones. La carrera tras el amor llevará a la joven y a los suyos por Venecia, Roma y la costa del país. El entorno es un personaje más de la película; Italia en su pleno esplendor se muestra ante el deleite del espectador y el de Faith. Así sí que es fácil llamar al amor.

 

solo-tu-marisa-robert-2

 

MARISA TOMEI quedaba perfecta en el rol de esta chica tan risueña. Aquí nadie pensaba que ROBERT DOWNEY JR. sería después IRON MAN. Ambos bien podrían volver a coincidir en un reparto porque quedaban perfectos juntos. Muy bien avenidos y muy de los noventa, no hay más que ver el atuendo de ambos. Ella es una enamorada del amor, una auténtica soñadora. Él, un caballero solitario enamoradizo y siempre con un as en la manga. ¿Cómo no iban a pegar con ese paseo de noche por las calles de Roma y parafraseando a AUDREY HERPBURN y GREGORY PECK en VACACIONES EN ROMA? ¿O bailando con la música de un saxofonista por el adoquinado de la ciudad? Como toda buena comedia del género que se precie, contaba con los respectivos secundarios: la amiga escéptica de la protagonista, que aquí interpreta BONNIE HUNT (JUMANJI), el hombre adulador, al que da vida JOAQUIM DE ALMEIDA, o con BILLY ZANE con melenas (el malo de TITANIC) haciendo de un perfecto chulo-piscinas.

Por supuesto, los estereotipos de los italianos se cumplen: románticos, cameladores, muy abiertos y con la mente demasiado abierta. La cinta ha pasado muy desapercibida en todo este tiempo. Pero se trata de una película menor. La trama era interesante pero el guion tenía alguna que otra laguna. Y la historia de amor estaba algo inflada. Porque sin duda es empalagosa, y mucho: para que entendamos el nivel de azúcar, hay hasta dos canciones de Eros Ramazzotti en su banda sonora. Sin embargo, es una película idónea para la sobremesa de un domingo. Porque cumple, y a conciencia. Nos hace viajar y nos hace plantearnos nuestras futuras escapadas. Y no olvidemos el mensaje: creer en el destino, “que está escrito sobre las estrellas”.

Gracias a ella descubrí los paisajes que después disfrutaría en VACACIONES EN ROMA o LA DOLCE VITA. Qué viaje tan idílico… ¿Hay alguien que no quiera ir a Italia tras este romance? ¡Que triunfe el amor!

 

 

María Aller

No hay comentarios