Compartir

 

chappie4

 

Por fin ha llegado la esperada CHAPPIE, el tercer trabajo de NEILL BLOMKAMP, decepcionante y sonrojante por la notable (y preocupante) carencia de entidad propia. Una cinta que sorprendentemente está recibiendo buenas críticas (de todo tiene que haber en la viña del señor) y que confirma lo que muchos veníamos sospechando desde que el director estrenó ELYSIUM: BLOMKAMPmás allá de DISTRITO 9 se pierde, se repite, y lo que es peor, aburre.

Porque es cierto que ELYSIUM prometía mucho más de lo que realmente fue, y es cierto que se puede achacar la pobreza de sus aciertos y su monótono desarrollo al hecho de que un gran estudio estuviese detrás de la producción, soltando las perras y cuidándose de que nada desentonase, pero también es cierto que ya por entonces era fácil detectar muchas similitudes en planteamiento y dirección artística con su ópera prima que inferían cierto deja vu al espectador. Por eso, una vez desvelado el tráiler de CHAPPIE, uno, que ya es perro viejo en el género, se asoma a la pantalla con más temores que ganas de ser sorprendido; y uno, como era previsible, abandona la sala ladrando indignación ante un producto cuyo consumo sólo es recomendable para niños (atentos los padres porque el tono infantil se pierde en los últimos compases de la cinta) o espectadores totalmente entregados a la diversión sin tomarse en serio el producto.

 

Sin comentarios...
Sin comentarios…

Y es que si BLOMKAMP cree que presentar a un robot leyendo en la cama, jugando con muñecas, pintando o andando como un macarra salido de la peor película de JOHN SINGLETON es suficiente para postular sus pretendidos dilemas morales, realmente lo lleva crudo en esto de hacer cine. A años luz de apuestas serias como BLADE RUNNER (poco que decir a estas alturas de esta Obra Maestra) o INTELIGENCIA ARTIFICIAL (mucho más oscura de lo que pueda parecer a primera vista) lo último de BLOMKAMP se alinea en la onda de subproductos dificilísimos de encontrar desde que los videoclubs especializados en serie Z desaparecieron del mapa. Porque CORTOCIRCUITO los que ya hemos cumplido una edad la hemos visto, y CORTOCIRUITO 2 también, aunque lógicamente no nos resulte fácil recordarla (el cerebro es tremendamente selectivo), y es de ésta secuela, firmada en 1988 por KENNETH JOHNSON, un superclase con una filmografía difícil de emular, de la que BLOMKAMP fusila la columna vertebral de la historia: educar un robot para cometer crímenes violando la virginidad de su conciencia moral en una de las metáforas más simplonas que hemos visto en los últimos años de género.

 

la_ca_0105_chappie
Ojito con Chappie. Ya ha llegado al barrio…

Sí. Todo es tan simple en CHAPPIE que roza por momentos la parodia. El trazado de personajes flirtea con el esperpento si nos detenemos un poco en ese peligro para la sociedad (y no solo por esa peluca que ha dejado tiritando las acciones de las empresas de crecepelos) que supone Vincent (HUGH JACKMAN), un tipo que estaría a sus anchas en de la casa de Gran hermano o Gandía Shore, o en el personaje de Michelle (SIGURNEY WEAVER, que pasaba literalmente por ahí, como diría el bueno de Perales…). El diseño de producción, por su parte, se destapa como un pastiche marca de la casa que incorpora elementos icónicos de otros títulos de género, especialmente el ROBOCOP de VERHOEVEN, con la que comparte apertura (noticias que nos colocan en situación y nos justifican todo lo que vamos a ver a continuación), escenarios (esa nave de la periferia abandonada y habitada por los criminales) y también diseño (el robot de Vincent es la actuallización del Ed-209 de ROBOCOP, mucho más ágil y con las limitaciones del STOP-MOTION superadas, por mucho que se escude el director en defender que es un diseño sacado de su corto TEMPBOT, de 2008).

 

chapie2
Cualquier parecido es pura casualidad…

Pero no para ahí BLOMKAMP, porque cuando se pone creativo y apuesta por un estilo personal de transmitir nos encontramos con secuencias como el apaleamiento del pobre Chappie. En ella, unos niños, víctimas de la falta de humanidad de los barrios más marginales de la ciudad (pobrecitos ellos, sí, pero qué cabrones también), no dudan en apedrear e incluso quemar al pobre robot en una secuencia que se sirve de los trucos más básicos para intentar remover la conciencia del espectador: violencia visceral e irracional encarnada en la infancia, música emotiva a volumen brutal y…¡cámara lenta!. La santísima trinidad. ¿Esto es todo lo que puedes hacer NEILL? Por favor, demuéstranos que estamos equivocados…Pero no lo demuestra. Lamentablemente todo en la cinta sigue el mismo estilo de piloto automático.

Y suma y sigue, porque el director rompe con el espíritu infantil que domina la cinta (como bien apuntó un colega de prensa) para cambiar de registro en sus minutos finales con un desmembramiento (tan inesperado como fuera de lugar) que da el pistoletazo de salida a la conclusión del filme. A partir de esta escena todas las risas de los más pequeños de la sala desaparecen. Las de sus padres también. Un detalle más que avala lo perdido que anda BLOMKAMP.

Y sí, vamos a ser buenos porque la película tiene aspectos muy conseguidos. Aspectos que no dependen de su director, lógicamente: su apartado de efectos especiales, que combina magistralmente los efectos artesanales con el C.G.I. hasta el punto que resulta muy difícil diferenciar cuando se echa mano del comodín digital; la interpretación de DEV PATEL, que no se ha hecho las maletas y se ha vuelto a Nueva Delhi de milagro; y el dúo sudfricano Die Antwoord, una banda de electro rap-rave (habéis leído bien, sí…) que en realidad resulta que se interpretan a ellos mismos con total libertad, libertad que el dúo se tomó literalmente propiciando un festival de dolores de cabeza a todo el equipo de la película durante el rodaje memorable (el propio BLOMKAMP les prohibió expresamente acercarse a SIGOURNEY WEAVER, alertado por la actitud de ambos). Tal fue la que prepararon durante la filmación que el dúo tiene muy complicado volver a trabajar en un proyecto de este calado, pero no descartéis que algún cineasta como VON TRIER les reclute para sus próximos proyectos…

 

chappie6
El singular dúo durante el rodaje. El resto os lo podéis imaginar…

CHAPPIE es una cinta coronada con una factura técnica muy alta pero también es una cinta anodina, como hay muchas, que puede entretener en el mejor de los casos pero que está muy lejos de lo que se esperaba de un director que sorprendió muy gratamente con DISTRITO 9. NEILL BLOMKAMP necesita mejorar urgentemente si no quiere quedar relegado a engrosar las filas, muy abultadas ya, de directores sobrevalorados por culpa de un debut en estado de gracia. Y todos a rezar para que esa mejora llegue antes de que se ponga en serio con ALIEN 5.

Si os interesa indagar en un conflicto ya clásico dentro del cine moderno de ciencia ficción: la inteligencia artificial y la incertidumbre de sus posibilidades, ganaréis más viendo AUTÓMATA o EX-MACHINA , que abordan en sus tramas, con mayor o menor gloria, la hipótesis integrando elementos interesantes y plenamente disfrutables para el aficionado al género que se acerque a ellas con buena predisposición, perdonando las limitaciones técnicas de ambas y valorando el esfuerzo que ha supuesto para sus equipos sacar ambos proyectos adelante.

 

LO MEJOR:

  • No habrá segundas partes.
  • Número 5 ha vuelto a los debates en las redes.

LO PEOR:

  • La sensación de que CHAPPIE se ha hecho con piloto automático.
  • El guión es de juzgado de guardia.
  • Comprarte un bucket de palomitas y abandonar la sala con él casi intacto.

 

*Contrásta con la crítica de Noelia Salcedo (4/5)

 

Fletcher Reede

4 Comentarios

  1. MI CRÍTICA DE CHAPPIE
    Pues llegando de ver Chappie, y debo decir que parece mentira que yo me deje influenciar por las críticas, pero lo dejé hacer con esta, tercera película del director de Distrito 9 y Elysium…
    Distrito 9 me encantó, Elysium bastante menos, y esta me ha vuelto a encandilar. Compartí el otro día una crítica nefasta sobre esta película, y hoy puedo decir que la firmaba un IMBÉCIL.
    Cortocircuito sólo fue la divertida sombra de lo que llega a ser Chappie. Que se le pueden hacer críticas… sí ¿Merece la pena hacerlo? No.
    Ahora comprendo que la crítica del imbécil del otro día nacía del miedo al ridículo, de traumas infantiles no curados en el alma, de una inteligencia sensible ausente. De una imaginación podrida.
    Evidentemente el tono de Chappie es infantil, pero desde el mayor respeto a la infancia, como hecha por alguien que sabe que los niños no son tontos… como algunos adultos. Y hará disfrutar también a cualquier adulto cuya alma no haya muerto.
    Escenas sublimes, conducidas por una banda sonora sobresaliente y con un apartado técnico de altísima calidad, entre las típicas escenas de acción, menos espectaculares -aquí realmente prescindibles- que en Distrito 9 y en Elysium, pero diría que en todo el cine de este hombre las escenas de acción, aún cuando brillantes, son sólo un mero trámite que está ahí en el camino de historias que, a la par que entretenidas, como Chappie, urgan en el sentido de lo trascendente propio la ciencia ficción con mayúsculas.
    El director se nota guiado de la mano de películas como Eduardo Manostijeras (creo que el Neill Blomkamp es fan de la película de Burton), o Avatar, entre otras, mucho más que de los ejemplos más evidentes para los más necios (Cortocircuito).
    Chappie quizá no llega a emocionar como debería algunas veces, pero en cambio fascina por momentos, siendo capaz de poner imágenes a algunos de nuestros más bellos y disparatados sueños. Imprescindible en la videoteca de cualquier amante de la buena ciencia ficción.

  2. Vio Autómata con muchas esperanzas, por cierto, con la esperanza de algo muy grande… pero apenas transmite nada… una sola escena de Chappie transmite más que toda aquella película.

    En fin, esta crítica de arriba es el claro ejemplo del que se pierde en el bosque mirando árboles sin saber que está en un bosque. Da mucha pena que haya gente con puntos de vista tan casposos en pleno siglo XXI.

    • Gracias por participar y gracias por leernos eusantis. En esta sección buscamos dar un punto de vista diferente a los títulos que llegan a las carteleras. Efectivamente existe otra crítica (magnífica) de CHAPPIE que es totalmente opuesta a la que acabas de leer. No a todo el mundo le gustan las mismas películas y no todo el mundo las percibe de la misma manera. Así es el arte y en ello reside su riqueza.

      Celebramos que CHAPPIE te haya gustado y respetamos todos tus argumentos. Todos excepto los insultos. Este espacio no es el indicado para insultar a un redactor de la web ni a ningún lector.

      Los puntos de vista son algo totalmente personal y legítimo. Nunca se debe atacar a nadie por no compartir el punto de vista, porque con ello uno pierde sus propios argumentos.

      En cualquier caso, insistimos en agradecerte tu participación eusantis.

Dejar una respuesta