Compartir

critica de la primera temporada de Castlevania principal - el palomitrón

A principios de año, Netflix sorprendió a muchos con el anuncio de una serie de Castlevania, icónica franquicia de videojuegos. La cosa ha ido rápida, y solo han hecho falta unos pocos meses para que la compañía de vídeos bajo demanda estrene su primera temporada. Desde el pasado 7 de julio la serie de animación Castlevania está disponible para todos los usuarios de la plataforma.

Pocos días han pasado desde su estreno, pero su impacto en las redes ha sido más que notorio. Y no es para menos, esta serie proviene de una de las sagas más importantes y longevas del sector de los videojuegos. Concretamente, el argumento del nuevo proyecto de Netflix nace de Castlevania III: Dracula’s Curse, título lanzado en Europa en 1992 para la NES.

Una temporada “piloto” que sabe a poco pero promete

La producción cuenta con un total de cuatro episodios de aproximadamente 25 minutos de duración. Es cierto que a simple vista se antoja algo corta, y lo es. Parece que la productora ha lanzado este material a modo de prueba para analizar el grado de aceptación entre el público y hemos comprobado que su estrategia ha sido de lo más acertada. Al día siguiente de su estreno, Netflix comunicó la renovación por una segunda temporada de ocho capítulos. Pero no adelantemos acontecimientos y centrémonos en la crítica de la primera temporada de Castlevania.

critica de la primera temporada de Castlevania mujer - el palomitron

Como hemos mencionado anteriormente, la serie proviene de una de las entregas de dicha franquicia. Pero podéis estar tranquilos, no hace falta haber jugado al videojuego para entender la historia. Netflix se ha encargado de representar a la perfección los personajes y el universo Castlevania a lo largo de los cuatro capítulos que ejercen como un gran piloto.

Esta temporada ha servido como presentación de los personajes principales de la serie. Vlad Drácula Tepes, Trevor Belmont, Sypha Belnades y Alucard forman este elenco y cada capítulo se centra en uno de ellos.

La eterna lucha entre el bien y el mal

En los primeros compases de la serie se nos presenta la figura de Drácula y los motivos de su odio hacia los humanos. Conocemos su lado más íntimo y humano, además de la razón que le lleva a jurar venganza al reino de Valaquia. El antagonista no tarda en cederle el protagonismo a Trevor Belmont, último descendiente de la familia Belmont, un personaje muy cliché que acaba aceptando su sino: derrotar a Drácula y liberar a los reinos del mal. En su viaje le acompañarán la oradora y maga Sypha Belnades, así como el mismísimo hijo de Drácula, Alucard Tepes, quien ha jurado dar muerte a su propio padre.

critica de la primera temporada de Castlevania Dracula - el palomitron

Castlevania puede ser muchas cosas, pero una serie “correcta” desde luego que no. Un lenguaje soez, junto a grandes dosis de sangre en pantalla y violentas escenas, hacen que esta producción no sea apta para niños. Desmembramientos, cadáveres reventados e incluso cabezas amputadas de bebés protagonizan los momentos más gore de Castlevania. Puede parecer demasiado, pero no lo es. Esta brutalidad se refleja de manera orgánica junto a los demás elementos de la serie.

Otra de las facetas que destacar de la producción es la presentación de su villano, Drácula. Vemos cuál es la motivación que le hace cambiar su neutralidad y enloquecer. Es cierto que todo sucede muy apresuradamente, pero se refleja de manera excelente. Los productores también juegan con la fina línea que separa el bien y el mal; prueba de ello es el papel que tiene la Iglesia en la serie, precursores del cambio de Drácula y culpables de la maldición que azota ahora los reinos cercanos. Castlevania está ambientada en el siglo XV, una época donde la Iglesia tenía gran poder y demonizaba todo lo que no se encontraba bajo su dogma. La serie logra representar a la perfección esta injusta situación.

critica de la primera temporada de Castlevania Trevor - el palomitron

La animación de la serie es notable, pero le ha faltado algo para llegar a ser sobresaliente. La recreación de las ciudades (bajo un estilo gótico que le sienta de maravilla) y de los personajes es muy buena. Sin embargo, es en los momentos de acción donde más flojea. Bien es cierto que los diálogos son bastante más comunes que este tipo de escenas, pero creemos que, con algo más de tiempo, Netflix podría haber pulido este matiz ofreciendo un producto de mayor calidad.

Por último, otro de los aspectos destacables de la serie es su doblaje. Adi Shankar, el productor de la serie, ha acertado sin duda con el casting de actores, como por ejemplo Richard Armitage (El Hobbit) o Tony Amendola (Dexter). Aunque de momento solo tengamos cuatro capítulos, podemos observar el alto nivel del doblaje anglosajón y la sorpresa de un doblaje en español a la altura del anterior, a diferencia de lo que suele ocurrir en las series de animación.

Conclusiones finales

¿Cumple realmente con nuestras expectativas esta primera temporada de Castlevania? Dependerá de lo que busquemos en ella. Si la vemos con perspectiva de futuro, y tomándola como una pequeña introducción, no nos defraudará. Si por el contrario buscamos cuatro episodios llenos de acción e historia, seguro que nos damos con un canto entre los dientes. Aunque no aporta nada revolucionario, llega a tener su propia personalidad y amplía la historia original. Puede que no sea perfecta en el apartado técnico, pero consigue atraparnos de lleno en su universo. La ambientación, la venganza, el carisma de los personajes e incluso la perspectiva del mal hacen que queramos saber más y estar atentos a la nueva temporada.

LO MEJOR:

  • La representación del lado más íntimo de Drácula.
  • Los personajes como Trevor y Alucard.
  • La ambientación y el contenido gore.
  • La cuidada animación y el doblaje.

LO PEOR:

  • La duración de la temporada.
  • La ausencia de transiciones entre capítulos (parece que sean partes separadas de una misma película).

Edu Allepuz

No hay comentarios

Dejar una respuesta