Compartir

Milano Abusos Sexuales en Hollywood

La férrea industria cinematográfica norteamericana, que desde sus orígenes ha sido dominada por hombres, demuestra una vez más ser un repugnante hervidero de machismo encubierto. Hay quien consideraba los reiterados casos de abusos sexuales en Hollywood un secreto a voces; otros, sorprendidos, ponen ojos de cordero y dicen no haberse imaginado todo lo que estaba ocurriendo. Debe de ser que la ficción ha aturdido la consciencia de los artistas dejándolos en un estado de catatonia permanente.

Independientemente de cuáles fueran los tejemanejes que se cocieran detrás de las cámaras, la avalancha de declaraciones de actrices, productoras, escritoras y periodistas ha terminado por frenarlos. Con un poco de suerte, toda esta caterva de acosadores, violadores y hostigadores de la deshonra ajena, liderados por el implacable “capo” de la mafia cinematográfica Harvey Weinstein, acabará sus días entre rejas. Si, por el contrario, sus incalculables fajos de billetes les salvan de convertirse en el nuevo ejército de reponedores de películas de las penitenciarías locales, al menos deberían quedar apartados de la esfera pública para siempre. Pero hablamos de justicia, algo que escasea en nuestro tiempo.

Para denunciar la medieval costumbre de acosar a la mujer, las redes sociales han extendido la campaña Me too (Yo también), donde se buscan testimonios de personas que hayan sufrido abusos sexuales. La idea fue gestada por Alyssa Milano, conocida por su papel en la serie Embrujadas. La actriz decidió publicar el siguiente mensaje en su cuenta de Twitter: “Si has sido acosada o atacada sexualmente, escribe ‘yo también’ como respuesta a este tuit“. El mensaje está cerca de alcanzar los 25000 retuits y superar los 60000 comentarios.

Las declaraciones de Reese Witherspoon y Jennifer Lawrence

Entre las declaraciones recientes de actrices que han sufrido casos de abusos sexuales se encuentran las de Reese Witherspoon (Big Little Lies, Puro vicio) y Jennifer Lawrence (Los juegos del hambre, madre!). Witherspoon, en el acto Mujeres en Hollywood celebrado por la revista Elle, denunció agresiones físicas por parte de “un director” cuando tenía solo 16 años. No ha especificado el nombre del culpable, aunque por las fechas de producción de las que hablamos hay varios candidatos.

Witherspoon Abusos Sexuales en Hollywood

Lawrence, oscarizada actriz por El lado bueno de las cosas (2012), comentó en el mismo evento que durante un casting le obligaron a desnudarse junto a otras cinco mujeres que eran “mucho más delgadas“, lo que consideró un acto “degradante y humillante“. La productora le dijo al terminar la sesión que viese sus propias fotos desnuda para inspirarse en su dieta, algo que supera con creces cualquier límite del decoro y la profesionalidad, como si alguien, por el simple hecho de formar parte de una gran industria, tuviese el más mínimo derecho a inmiscuirse en las vidas ajenas.

En otra producción, recuerda la actriz, le obligaron a perder siete kilos para un papel, cuando ella consideraba que su cuerpo distaba mucho del de una persona con sobrepeso. Casos como estos hay cientos y no son recientes: todo viene de la intransigente dictadura ejercida por las majors en la época del star system, donde los estudios dirigían los ritmos de vida de sus estrellas hasta el punto de que supervisaban cada una de sus comidas para que no se saliesen de su talla.

Los abusos sexuales en Hollywood… y fuera de Hollywood

La espiral de degradación y bajeza no se restringe solo a la industria hollywoodiense, sino que extiende sus tentáculos por todo el mundo. La cantante y actriz Björk se ha encargado de recordar cómo “un director danés” (como si hubiese trabajado con algún otro que no fuese Lars von Trier) abusó de ella reiteradamente durante un rodaje. No hace falta ser un genio de la deducción matemática para llegar a la conclusión de que la cantante islandesa habla de Bailar en la oscuridad (2000), cinta dirigida por el enfant terrible del movimiento danés Dogma 95.

Björk Abusos Sexuales en Hollywood

Inspirada por la avalancha de declaraciones de mujeres que se encuentran en su misma tesitura, Björk ha sido clara en detalles de algunas de las situaciones que tuvo que vivir durante la producción de la película. Entre ellas, cómo Lars von Trier se quedaba abrazándola sin su consentimiento al acabar algunas tomas y cómo a veces le proponía encuentros sexuales fortuitos que ella rechazaba asqueada. Los toqueteos no consentidos y el sentimiento de agobio provocado por un cineasta que se creía con poderes sobre todo y todos fueron algo habitual.

Dadas sus constantes negativas, Trier y el productor de la película, Peter Aalbaek Jensen, se dedicaron a crear una campaña mediática donde criticaban que Björk era una persona difícil de tratar y que estaba poco cerca de la cordura. Trier ha intentado desmentir las declaraciones de la que fuera su actriz, pero resulta difícil creerlo (aunque no nos vamos a posicionar en favor de nadie) teniendo en cuenta que intentó acostarse con la mujer de su compañero de oficio, Nicolas Winding Refn, director de Drive y Solo Dios perdona, hace cosa de un año.

Cada día aparecen nuevos casos de abusos

Harvey Weinstein ya ha perdido su puesto en The Weinstein Company y ha sido expulsado de la Academia de Cine. Ahora Bob Weinstein, su hermano, quien tomó la decisión final que lo despidiera de la productora (hay quien plantea que todo responde a una cuestión de celos por el éxito de su prójimo y que el caso fue destapado por el propio Bob), también ha sido acusado de acoso. La denuncia viene de la también productora Amanda Segel, que trabajó en la serie La niebla producida por The Weinstein Company, quien declara que “(Bob) no paraba de insistir en que solo quería una amistad, algo que no era cierto. La insistencia minó la paciencia de Segel, que llamó a su abogado y amenazó con denunciarlo si no empezaba a comportarse de una manera decente.

Amazon Abusos Sexuales en Hollywood

La lista es interminable y da hasta apuro escribirla por vergüenza ajena. Patricia Arquette y Carrie Stevens denunciaron malas experiencias con el cineasta Oliver Stone. Isa Dick Hackett, productora de The Man In The High Castle, acusó a Roy Price, jefe de contenidos de Amazon Studios, de haberle insistido en numerosas ocasiones hasta llegar a espetarle un indecoroso “te encantará mi pene”. Price, una de las figuras más poderosas del Hollywood emergente, se ha visto obligado a dimitir. Hasta algunos hombres, con Terry Crews y James Van Der Beek a la cabeza, denuncian haber sido “asaltados por hombres poderosos” en sus años de juventud.

A las que hemos comentado en este artículo se suman numerosas artistas que han sufrido casos de abusos parecidos. Parece ser que nadie escapa de las garras de la depravación en un Hollywood perverso. Es hora de poner en marcha los mecanismos pertinentes para cambiar la situación. Ya es tiempo.

David G. Maciejewski

No hay comentarios

Dejar una respuesta