Compartir

 

carrie0

 

La tediosa moda de no arriesgar que desde hace ya unos años se ha instalado en los grandes estudios de California se traduce básicamente en dos líneas de producción: una primera línea financia productos que se ajustan escrupulosamente a los patrones más comerciales, minimizando el riesgo de la inversión; y una segunda línea de producción de la que salen remakes (y aquí la palabra remake no significa una nueva interpretación, sino una puesta al día de la película original) de las películas más populares de los últimos años. Ambas líneas brillan por la ausencia de la creatividad. La matemática más financiera preside hoy las salas de juntas de las majors, en las que la silla de la creatividad vive sus horas más duras, prácticamente arrinconada y lejos, muy lejos, de la primera fila.

El caso de CARRIE, el clásico de BRIAN DE PALMA, siempre me ha fascinado porque la considero una película totalmente sobrevalorada. Sólo el simbolismo, magistral eso sí, del cubo de sangre cayendo sobre SISSY SPACEK bastó para compensar los defectos, que son muchos, de la cinta y encumbrar el filme a los primeros puestos de cualquier ranking de terror moderno. Hacer un mal comentario de CARRIE en cualquier conversación informal de cinéfilos sólo te puede asegurar una cosa: discusión. Personalmente, el punto más interesante de la trama lo encontraba en esa descripción ,tan exhaustiva como molesta, de las putadas que la hacían a la pobre CARRIE, de la ceguera ante el dolor ajeno, de lo inhumana que puede llegar a ser la manada. Gracias a dios, la pobre CARRIE, en uno de las secuencias finales peor montadas del género, se desquitaba de tanta vejación mandando a todos al infierno.

 

Chloe Moretz

 

Da la sensación de que a KIMBERLY PEIRCE, que puso en el mapa a HILARY SWANK y CHLOË SEVIGNY con su fantástica BOYS DON´T CRY (1999) le ha caído el encargo de dirigir esta actualización, dirigida a un público juvenil que en muchos casos no ha visto el original de DE PALMA. La historia es la misma. Las mismas cabronadas y la misma venganza puestas al día. Las humillaciones que sufre Carrie han pasado de ser señaladas con un dedo a ser grabadas y subidas a internet con modernos dispositivos. Sólo en el hogar de Carrie parece haberse detenido el tiempo, pues al fanatismo religioso poco le importa el progreso. Llama la atención, si nos fijamos bien en la historia, que todo en este remake está orquestado para conducirnos, de manera acelerada, al plato fuerte, el momento cubo.  Por el camino quedan muchos aspectos o comportamientos que deberían haberse tratado con más detalle. Que el chico más popular del insti se lleve a Carrie al baile dejando a su novia, (pivón obligatorio que lleva toda la vida soñando con el baile de graduación), en casa y no le explique el por qué de su decisión a Carrie nos llama mucho la atención, como también nos sorprende que tras la primera secuencia Carrie no finiquite haciendo arder el instituto, o que cuando le tocar leer en el estrado de clase al profesor de turno le falte muy poquito para unirse a las chanzas del resto de la clase. Esta superficialidad extrema (y muchas veces inverosimil) en el tratamiento del guion se traduce en 90 minutos rodados a toda velocidad para legar al plato fuerte. Y para que ningún adolescente se impacienta de más, Carrie va haciendo explotar cada cierto tiempo cosas (luces, fuentes de agua, cristales…) para que a nadie se le escape la que se avecina.

 

1146139 - CARRIE

 

En el plano interpretativo tenemos un lío muy serio. JULIANNE MOORE hace lo que puede con un personaje que disfruta pocos minutos y del que no se explica casi nada, y CHLOË GRACE MORETZ, cuya interpretación parece muy forzada, sólo nos convence en el tramo final, cuando alcanza el punto de ebullición, dando rienda suelta a todo su odio. Con una actriz menos agraciada físicamente puede que el punto de partida hubiese funcionado mejor. El resto del reparto responde a lo que deben ser los adolescentes americanos de instituto: la guapa, que tenía que haber sido reina del baile pero elige purgar su falta de humanidad con Carrie; su novio, el chico más popular del insti que se pasea por los pasillos dándose verdaderos baños de masas (imposible llegar a clase a tiempo); la mala, que más que mala es una auténtica delincuente; y la profe, que entabla una cruzada personal en contra del bullyng que sufre Carrie, lo que la convierte en el único alma de ese instituto que merece la salvación.

No me pilla de sorpresa todo esto, pero tenía un puntito más de fe en esta nueva versión. Película para que los más jóvenes pasen el rato y hacer perdurar en nuevas generaciones el simbolismo de ese cubo, que no es otra cosa que el pecado profanando la ingenua virginidad de Carrie.

LO MEJOR:

  • Los últimos diez minutos. CHLOË GRACE MORETZ lo borda dando salida al odio contenido que Carrie lleva mucho tiempo gestando.

LO PEOR:

  • Que la tarada de la madre de Carrie al final tenga razón en sus vaticinios.
  • Que HIT GIRL haya crecido.

 

Alfonso Caro

1 Comentario

Dejar una respuesta