Compartir

Carretera perdida - El Palomitron

I don’t like the videos. I prefer to remember things as I lived them, not as they really are.

 (No me gustan los vídeos. Prefiero recordar las cosas como las viví, no como realmente son).

Fred, Carretera perdida

Tras el estreno de la precuela de Twin Peaks en forma de película en 1992, titulada Fuego camina conmigo, David Lynch sufrió uno de los peores momentos de su carrera cinematográfica, ya que la película se convirtió en un auténtico fracaso. De ahí dio comienzo a un periplo en el mundo de las series de televisión, también sin éxito (todas ellas fueron canceladas). Sin embargo, su inquietud artística y su talento hicieron que no se rindiera y buscara nuevos proyectos que cuajasen de nuevo entre el público y la crítica. Fue en 1997, gracias al escritor Barry Gifford (autor del libro en que se basó Lynch para hacer Corazón salvaje) y a su novela Night People, cuando al leer en una frase el término lost highway, tuvo la primera inspiración y le sirvió para darle título a esta obra. Otro hecho que le sirvió de inspiración al director fue cuando le llamaron al telefonillo de su casa y le dijeron (sin llegar a saber quién era) que “Dick Laurent está muerto” (frase que oye Fred Madison al comienzo de la película). David contactó con Gifford para elaborar juntos el guion.

Carretera perdida es la obra más rara y bizarra (junto a Inland Empire) de toda su filmografía. Tuvo división de opiniones, en gran parte debido a la incomprensión de la película (tanto para los comentarios positivos como a los negativos), pero no dejó a nadie indiferente. Es una cinta inclasificable, una verdadera experiencia cinematográfica. Para Lynch, Carretera perdida fue un antes y un después en su carrera, ya que significó su vuelta al éxito y al reconocimiento de su talento artístico y cinematográfico.

Patricia Arquette en Carretera perdida - El PalomitronAparte de su trayectoria como director, Lynch también encontró su vocación en la pintura, y eso se ve muy bien reflejado en la que es su séptima película. Sus tonos ocres y oscuros y su uso de la metáfora hacen de ella un filme muy misterioso. Sigue una fórmula con la que luego continuó en su siguiente película, Mulholland Drive. Sus largos silencios y largas escenas, acompañados de algunos zumbidos, dan esa sensación de soledad entre una pareja vacía que es pura apariencia. La pareja está formada por Fred Madison, interpretado por Bill Pullman, y Renee, interpretada por Patricia Arquette, que interpreta uno de sus papeles más sensuales y atractivos, demostrando que ha sido una de las grandes divas del cine de los últimos veinte años. La “felicidad” de la pareja se ve perturbada cuando una presencia voyerista interviene y les manda cintas de vídeo en las que aparecen ellos dentro del hogar. Eso da pie al miedo, a los celos, las envidias, la culpa y la locura, y todo ello lleva al asesinato.

Es un filme con dualidad, pues se cuentan dos historias, a priori diferentes, pero que realmente están más relacionadas de lo que parecen. Una historia está protagonizada por Fred; la otra por Pete Dayton (Balthazar Getty). Ambas tienen como núcleo a Patricia Arquette, la femme fatale causante de los conflictos. El personaje más recordado posiblemente sea el Hombre Misterioso, aquel tipo pálido con apariencia de fantasma que aparece en ciertas escenas. Está genialmente interpretado por Robert Blake. Todavía nos da escalofríos al recordar una de las secuencias más famosas, en la que se le aparece a Fred durante una fiesta y afirma que le conoce de haber estado en su casa. Fred no le cree y llama a su casa, y para su sorpresa, le coge el teléfono el extraño con el que se encuentra cara a cara.

Carretera perdida- El Palomitron

Uno de los aspectos más destacables es la música, que, al igual que en toda la filmografía del director, está muy presente a lo largo de la película. Lynch vuelve a contar con su habitual compositor, Angelo Badalamenti. Aparte, suenan bandas de rock y heavy metal como Nine Inch Nails, cuyo vocalista, Trent Reznor, colaboró para crear los ruidos ambientales de la banda sonora, y Rammstein con su tema homónimo, a pesar de que David Lynch rechazó unos años antes dirigir su videoclip. Otros artistas que aportaron su música fueron David Bowie, Lou Reed o Smashing Pumpkins. La participación en alguna escena del cantante Marilyn Manson y su bajista Twiggy Ramirez es algo que se ha convertido ya en marca de la casa del director. Lynch ha contado con la colaboración de Chris Isaak y David Bowie en Fuego camina conmigo, con Sting en Dune y con Billy Ray Cyrus en Mulholland Drive.

Carretera perdida es, sin duda, uno de los filmes más importantes e incomprensibles de Lynch, una obra maestra que se ha convertido en una película de culto. Puede gustar más o menos, pero no dejará a nadie indiferente, ya que es una verdadera experiencia visual, con muchas metáforas y surrealismo puro. Para entenderla habrá que verla varias veces, y lo bueno es que cada uno la interpretará de una manera; y si no se entiende, no pasa nada: lo importante es disfrutarla.

Aitor Gallego

No hay comentarios

Dejar una respuesta