Compartir

Televisión Española esperaba repetir con CARLOS, REY EMPERADOR el éxito de crítica y público que supuso ISABEL. De hecho, la serie de Diagonal TV se presentaba como la oferta más potente de la temporada para la cadena pública, cuya ficción es la única que le salva los papeles tras varios años con audiencias y prestigio en caída libre. Sin embargo, y contra todo pronóstico, la historia del monarca ha ido interesando cada vez menos hasta situarse en torno al 10 % de cuota de pantalla. Pero ¿qué ha fallado para perder más de 700 000 espectadores desde su estreno, modesto pero muy por encima de la media de la cadena?

EL HYPE, UN ARMA DE DOBLE FILO

Llevamos escuchando hablar de este proyecto desde el final de ISABEL. Recordemos que esta estuvo en manos, en su primera temporada, de JAVIER OLIVARES, el creador de EL MINISTERIO DEL TIEMPO. El buen sabor de boca que dejó la serie que la precedía y que detrás de la secuela estuviera la misma productora y buena parte del equipo técnico hizo que todo el mundo diera por hecho que sería una más que digna heredera. La propia historia de Carlos V, además, resultaba lo suficientemente atractiva para atraer nuevos espectadores. Con tantos reyes y escenarios, TVE se envalentonó al presentarla como “la pequeña JUEGO DE TRONOS española”. Ni cabe decir que la comparación, en este caso, perjudicaba más que beneficiaba a la serie. El parecido con la historia de George R.R. Martin es casi nulo e ISABEL gustó mucho más.

Isabel TVE
Parte del elenco de Isabel

NUESTRAS CADENAS Y SU EXTRAÑA FORMA DE PROGRAMAR

TVE se ha propuesto varias veces en los últimos meses adelantar el prime time con muy malos resultados. Teniendo en cuenta que el minuto de oro en España se suele producir incluso pasadas las once de la noche, emitir las series a las 22:00 cuando las de la competencia comienzan hasta 45 minutos más tarde resulta muy arriesgado. Si además contamos con que el horario de inicio de CARLOS ha variado constantemente en una horquilla de media hora y era casi una lotería conectar con el principio de cada capítulo, el espectador se acaba cansando. La falta de publicidad en TVE haría posible que, aun comenzando a las 22:30, se cumpliese el propósito de finalizar antes de la medianoche. Es casi imposible que una sola cadena consiga cambiar los hábitos de consumo de la gente, y menos aún si está lejos de liderar las audiencias.

Las privadas tampoco se lo han puesto demasiado fácil. El estreno de la serie se tuvo que enfrentar al regreso de La Voz Kids, un formato que rompe audímetros y que le ha ido robando espectadores semana tras semana. Eso sí, ISABEL lo ha llegado a tener mucho peor, con la versión adulta del talent show de Telecinco y el fenómeno de EL TIEMPO ENTRE COSTURAS en Antena 3 enfrente y, aun así, ha salido mejor parada que su heredera. El traslado de MAR DE PLÁSTICO del martes al lunes ha terminado por rematarla.

Isabel de Portugal
Blanca Suárez es Isabel de Portugal

LA CUESTIÓN TÉCNICA

No solo la cadena es responsable de estos resultados. El proyecto era demasiado ambicioso, con muchas localizaciones en el guion que se han traducido en un uso excesivo del plató, con unos castillos de los que apenas vemos dos o tres estancias, una selva sudamericana rodada en la sierra de Madrid y sin apenas exteriores fuera de la trama de Castilla. El extraño montaje tampoco ayuda a potenciar la sensación de cambio entre escenarios ni a procesar el paso del tiempo (en un mismo capítulo pueden pasar años sin que lo indique un rótulo o un cambio de imagen de los personajes).

La sensación general es que la serie se ha rodado demasiado rápido, poniendo poco énfasis en la dirección de actores (se nota la irregularidad entre algunos jóvenes y otros como SUSI SÁNCHEZ, siempre brillante) y prescindiendo totalmente de escenas épicas incluso cuando la propia trama las pedía (la designación de Carlos como emperador no pudo ser más fría).

UNA OPORTUNIDAD PERDIDA

Ya lo hablamos en la presentación de las nuevas series españolas de la temporada: la ficción histórica y de época ha pasado de moda y el thriller es el nuevo género estrella. ÁGUILA ROJA y CUÉNTAME han perdido millones de espectadores y personajes protagonistas en los dos últimos años, pero TVE se niega a darles un final digno. Excepto VELVET, todas las series con buenas audiencias son contemporáneas y parece que el corsé ha quedado relegado exclusivamente a las sobremesas. Es probable que, hace unos años, CARLOS, REY EMPERADOR hubiera funcionado algo mejor que ahora. En cualquier caso, nos da la impresión de que se ha perdido una oportunidad de hacer algo más grande, épico y adictivo.

Fon López

4 Comentarios

  1. Hola Parece que soy la primera en realizar una crítica de esta serie lenta y aburrida Yo no veo TV Española por razones obvias Ayer adquirí esta serie en " El Corte Inglés " más que nada porque me atraía ese período histórico de la Historia de España que desconozco y deseaba información. Me resulta lenta y más hilvanada porque toca demasíados temas, que. son muy difíciles de entrelazar Las interpretaciones flojísimas y se nota la falta de presupuesto ,por ejemplo, en las batallas , que se parecen más a un comic que a una batalla real. Irrita algo que actúe Juanjo Puigcorbe un actor independentista , que pese , al odio que siente estos elementos por Castilla, se apuntan a todo por el vil metal . ¡¡ Qué lástima haberla comprado ¡¡ Tendré que verla una vez y basta

    • Hola, Mercedes. Gracias por contestar. La verdad es que yo también me acerqué a la serie esperando otro resultado. La falta de presupuesto se ha notado, como bien dices, en la falta de epicidad de las batallas. También creo que se han querido abarcar demasiados pasajes históricos y no han sabido hilvanarlos bien. En la reflexión sobre Puigcorbé discrepo, pues interpretar a un personaje de la corte de Castilla no implica que sienta simpatía o proximidad ideológica hacia él. Es como si creyéramos que Bruno Ganz defendiera la ideología fascista por haber interpretado a Hitler en "El hundimiento". Un saludo y lamento que no te haya rentado la inversión. Siempre puedes vender los DVDs por Ebay una vez los hayas visto para recuperar parte del dinero 🙂

  2. Ya termine de ver esta serie Carlos , Rey emperador Y la adquirí temiéndome que fuera un culebrón mal hecho , porque las series españolas adolecen de muchos defectos , entre ellos, las interpretaciones , algo que no tiene que ver con el presupuesto , pues películas y series de países que no cuentan con grandes sumas de dinero , realizan los actores unas interpretaciones más que notables Eso lo hago extensivo a esta serie en la que el hermano del emperador realiza una actuación pésima . y otros muchos personajes En fin , un auténtico bodrío En cuanto a las tendencias políticas de Puigcorbe tienes bastante razón , pero, hay un sentimiento de hartazgo ante ese nacionalismo asfixiante que abarca muchas áreas de Cataluña Algo que hace que reacciones con temor a confesara tu sentimientos hacía la política de tus país Nos sentimos coaccionados , de ahí, que reaccionemos impulsivamente ante personas que detestan a España – su país – No tiene mucho que ver con la serie Tampoco me pareció tan buena Isabel , cuya protagonista es presentada como una auténtica heroína feminista Algo que parece inverosimil ya que en esa época , la mujer no tenía ningún poder

    • Por desgracia, en muchas ocasiones en nuestras series se descuida la dirección de actores por falta de tiempo. Es cierto que esto es algo que cada vez se va cuidando más por parte de cadenas y productoras, como es el caso de El Ministerio del Tiempo (donde la mayoría de los intérpretes están estupendos) Vis a Vis, etc. En cuanto a la representación fidedigna de personajes históricos, al final se trata más de conjugar pasajes reales con elementos ficcionados y los protagonistas muchas veces se presentan de forma idealizada. Esto es algo que no solo hacemos en España (no hay más que ver muchas superproducciones y biopics anglosajones), pero sí, Isabel parece una heroína y, como toda persona con poder, tenía más claroscuros de los que se han visto en la serie. Por último, las opiniones políticas, al ser aún más subjetivas que las críticas de cine o series y estar muy lejos de nuestra materia, las respetamos y sois libres de opinar lo que os parezca, pero comprende que nosotros nos mantengamos un poco al margen 🙂 Un saludo.