Compartir

David Soren El PalomitrónLa colección de libros de Capitán Calzoncillos fue todo un éxito desde que en 1997 su autor, Dav Pilkey, lanzó su primer ejemplar en el mercado. Sin embargo, el problema puede surgir cuando se decide dar el siguiente paso: traspasar un libro a la gran pantalla. En estos casos podemos estar ante diferentes escenarios, y uno de ellos es un golpe duro a la infancia. Sí, ese momento en el que el recuerdo de una niñez feliz dado por detalles de esa época que retenemos en nuestra memoria con cariño y nostalgia se vuelve algo turbio e incluso empezamos a dudar de esa felicidad que llegamos a sentir de pequeños.

Este es el caso de Capitán Calzoncillos: Su primer peliculón, cuyo director, David Soren, también fue responsable de la reciente El bebé jefazo. Esta última pecaba de no saber cuál era su target (si se dirigía a un público adulto o bien uno más infantil) y el resultado fue una película con escenas que solo los adultos podían valorar y otras que solo podían entretener a los más pequeños. Un claro error de estrategia, a pesar de ser un filme entretenido y correcto.

Jorge y Berto Capitán Calzoncillos El Palomitrón

Capitán Calzoncillos: Su primer peliculón no contiene escenas que diviertan a adultos y tampoco fascinará al público más pequeño de la casa. Su inicio se alarga demasiado con la presentación de los dos niños protagonistas, Jorge Betanzos y Berto Henares, y cuya subtrama respecto a la amistad se hace poco creíble y demasiado repetitiva. La introducción del villano tampoco mejora la cosa: su aparición inicial es simple e importa demasiado poco al público. Lo mejor (y probablemente salvable) es el personaje del Capitán Calzoncillos y algunas escenas protagonizadas por el mismo que logran sacar la sonrisa (ojo, que no carcajada). El momento ascensor o los cambios de personalidad son lo más eficaz de esta película.

Antes de lograr arrancar con lo que realmente funciona, David Soren nos deleita con un número musical llamado Sábado que no tiene ni ritmo e invita a la vergüenza ajena. Una pena, ya que las mejores canciones son aquellas que nacen en los dibujos animados. Esta vez no sabemos si ha sido un experimento para resultar distinto y original, pero simplemente el resultado es que no funciona. No gustará ni a adultos ni a niños. Y nadie la tarareará. Créannos.

Profesor P Capitán Calzoncillos El Palomitrón

El trazado del dibujo animado tampoco acaba de convencer. Las comparaciones son odiosas en el caso de recordar las maravillas que nos brindan Disney y Pixar año tras año. El dibujo no es terrible, pero unido a lo anteriormente dicho, Capitán Calzoncillos: Su primer peliculón pincha excesivamente. Incluso hay un momento en el que su director se toma la licencia de utilizar unos calcetines de marionetas para recrear unas escenas fruto de la imaginación de uno de los protagonistas. Un momento perfecto para llevarse las manos a la cabeza y preguntarse en qué momento se le pudo ocurrir a David Soren permitir que se incluyera ese recurso en la película. ¿Innovar, quizás? No lo sabemos. Pero una cosa sí es cierta: saca totalmente de la película y solo hace que nos temamos lo peor.

Capitán Calzoncillos: Su primer peliculón ha sido un intento fallido de trasladar los libros a la gran pantalla. No estamos ante un completo desastre de película, ya que el personaje principal funciona y los dos niños crean la empatía necesaria para poder seguir en nuestras butacas durante la hora y media que dura la película.

Es una lástima que este filme quede en tierra de nadie, ya que no apasionará a los más pequeños e incluso puede llegar a aburrirles, y tampoco resultará una buena y aceptable apuesta para los más adultos. Y esto es el mayor error de una película de este tipo: no manejar correctamente el público al que se dirige.

LO MEJOR:

  • El personaje del Capitán Calzoncillos.
  • Algún gag suelto que hace que esbocemos alguna que otra sonrisa.

LO PEOR:

  • Las licencias que se toma el director para ser original y que, claramente, no funcionan.
  • El número musical Sábado
  • Su villano
  • El hecho de que no llega a ser una cinta ni para adultos, ni para niños: se queda en tierra de nadie.

Gabriela Rubio

 

1 Comentario

  1. Creo que te equivocas con esta película, ya que la considero divertida yo creo que la forma en la que analizas es de un adulto por que tus comentarios son segados por algo que te impide observar la película ademas observo un peculiar nota de escepticismo en tus comentaros te recomiendo que vuelvas analizar esta película con tu niña interior, no con tu hija

    Saludos

Dejar una respuesta