Compartir

Braindead poster

Muchos nos llevamos las manos a la cabeza cuando la CBS anunció, tras el final de The Good Wife, que volvería a contar con Robert y Michelle King para desarrollar una nueva serie con una de las premisas más locas de los últimos años: los extraterrestres envían unos bichos a la Tierra para comerse el cerebro de los políticos estadounidenses y dominar sus conductas. Después de firmar una de las ficciones mejor valoradas de la última década, la apuesta era arriesgada. Sin embargo, BrainDead ha resultado ser una de las comedias más brillantes y divertidas de la temporada.

Laurel Healy (Mary Elizabeth Winstead) es una directora de documentales que necesita fondos para rodar su próximo proyecto. Por ello (y pese a su reticencia inicial), decide aceptar un empleo como ayudante de su hermano, el senador del Partido Demócrata Luke Healy. A partir de ese momento, observa que algunos políticos y ayudantes tienen un comportamiento extraño y que algunas personas mueren tras explotarles literalmente la cabeza. Tras investigar junto a sus amigos Gustav y Rochelle, descubre que unas hormigas casi indestructibles se meten en las cabezas de las personas y se comen la parte derecha de sus cerebros.

Los síntomas de los afectados son la pérdida de audición en un oído, falta de equilibrio, radicalización de sus posiciones políticas y una extraña afición por escuchar You might think, la canción de The Cars que, tras la emisión de BrainDead, se ha convertido en una inesperada canción del verano para muchos seguidores de la serie.

BrainDead hereda algunos de los aspectos más positivos de The Good Wife. El manejo del humor por parte de los King es muy similar, con diálogos ingeniosos, mucha sátira política y una ridiculización del Partido Republicano (y en menor medida del Demócrata) no apta para los futuros votantes de Donald Trump. Los diálogos rodados con primeros planos frontales, la música de vientos y la ironía siguen presentes en un proyecto que, por su premisa y época de emisión, no generaba tantas expectativas como se podría esperar de los creadores de la ficción de abogados. Eso ha beneficiado a la serie, que ha gustado a buena parte de la crítica (tiene un 63 % de aceptación en Rotten Tomatoes) por su lograda mezcla de comedia, ciencia ficción y crítica política.

Braindead

Los personajes están bien desarrollados, con una protagonista femenina carismática, imperfecta y bebedora habitual como Alicia Florrick, pero con 20 años menos y sin cargas familiares. Johnny Ray Gill y Nikki M. James (que ya tuvo un pequeño personaje en The Good Wife) forman una de las parejas cómicas de la temporada y el triángulo amoroso de los primeros episodios está muy bien resuelto. La dirección de actores es uno de los puntos fuertes de los King, que cuentan además con algunos cameos interesantes como la divertidísima aparición de Michael Moore.

Las audiencias no están siendo elevadas y la emisión de los Juegos Olímpicos en la NBC le ha hecho perder casi un millón de espectadores, pero no es descartable su renovación por las buenas sensaciones que genera, al igual que sucedía cada año con The Good Wife. En España, de momento, ninguna cadena o plataforma ha adquirido sus derechos de emisión, pero no sería de extrañar que nos llegara pronto una comedia que, ya desde sus resúmenes (musicales) del episodio anterior, nos lleva semanalmente a la carcajada.

Fon López

No hay comentarios