Compartir

Elenco Big Little Lies - El Palomitron

Estas mujeres no viven en Wisteria Lane, pero podemos afirmar que sí están desesperadas. Y mucho. Big Little Lies, basada en la novela homónima de Liane Moriarty, sigue las vidas de un grupo de madres que lidian con el trasiego de que sus hijos de cinco años se despidan del parvulario. Porque en esta oda a las mujeres de todo tipo (que no condición) se puede desatar la Tercera Guerra Mundial por algo tan insignificante (o no) como no invitar a todos los niños de la clase a un cumpleaños. Problemas del primer mundo y de gente acomodada y pedante, pensaréis. Pero Big Little Lies esconde mucho más que lo que subyace a primera vista. Porque el dinero puede comprar muchas cosas, pero no evita dramas que pueden tocar en suerte a cualquier persona, independientemente de su estatus social.

Esta miniserie de siete capítulos producida por HBO cuenta con un reparto estelar encabezado por Reese Witherspoon, Nicole Kidman y Shailene Woodley. Muy de cerca les siguen las “antagonistas”: Laura Dern y Zoë Kravitz. Todas ellas cumplen maravillosamente su rol y forman el perfecto cast para los personajes que plasmó Moriarty en papel. Lamentablemente, y como ocurre en toda adaptación, hay cambios que distorsionan la obra original sin un propósito muy claro. Entramos en materia y analizamos la serie.

Atención: Contiene spoilers

Nicole Kidman en Big Little Lies - El Palomitron

Big Little Lies tiene un toque de oscuridad no solo en su realización, sino en la historia en sí. Tanto lectores como seguidores de la serie estarán familiarizados con los retazos de interrogatorios policiales que se cuelan sin previo aviso en mitad de la acción. Nos hablan de una muerte ocurrida durante una fiesta, cuyos motivos la policía intenta esclarecer entre un confuso guirigay de padres y madres. El misterio se mantiene hasta el último momento y se hace necesario para mantener la curiosidad del espectador hasta el final, pues en realidad la esencia de Big Little Lies no reside en ese acontecimiento en concreto (de hecho hay en su desarrollo revelaciones más relevantes).

Pasamos a reseñar a las protagonistas para, a través de sus aportaciones a la trama, poder articular las diferentes problemáticas que aborda la serie:

MADELINE

Reese Witherspoon encarna a la pizpireta defensora de las causas perdidas y eje central del trío de amigas. Trabaja a tiempo parcial en un teatro y tiene dos hijas (y un hijo que se ha omitido en la serie por su poca relevancia en la propia novela). Su hija mayor, Abigail, es de su primer matrimonio, y la pequeña del actual. De su mano conocemos las rencillas que los divorcios pueden acarrear cuando se tiene una hija en común con una persona que solo se interesa por ella para lo estrictamente necesario. La cosa se pone aún más fea cuando Abigail llega a la adolescencia: se rebela y se quiere mudar con su padre y su nueva mujer, Bonnie (Zoë Kravitz). El drama está más que servido, pero al parecer a la HBO le sabe a poco, así que en vez de desarrollar esta línea argumental solo la toca por encima y opta por incluir a mitad de temporada la infidelidad de Madeline. Esto convierte a la rubia en el personaje peor parado de la adaptación, pues la serie echa por tierra sin ninguna necesidad (si no fuera una miniserie podría llegar a entenderse la inclusión de más drama para alargar temporadas) el único matrimonio sano de todo el libro. Y es una verdadera pena, puesto que Witherspoon clava el papel al margen de este desafortunado cambio.

Escena en la cocina Big Little Lies - El Palomitron

CELESTE

Con Celeste (Nicole Kidman) llega uno de los personajes más complejos y de trama más cruda en Big Little Lies. Es guapa, tiene el suficiente dinero como para permitirse vivir sin trabajar y su familia es perfecta. Bueno, en realidad solo lo parece. Su marido Perry (Alexander Skarsgard) es el hombre y padre ideal, el que todas las demás madres desearían para ellas. Pero no es oro todo lo que reluce: tiene un temperamento que se le va de las manos hasta el punto de maltratar a Celeste. La serie muestra sin ningún tipo de tapujo ni sutileza una relación que pasa en una milésima de segundo del abuso más repulsivo a la pasión más desaforada. Nicole Kidman y Alexander Skarsgard están soberbios, y HBO decide de manera acertada cederles la mayor parte del protagonismo de la serie para tratar un tema tan grave y acuciante en la sociedad como son las parejas que se debaten entre el maltrato, el amor y la dependencia. 

Nicole Kidman y Alexander Skarsgard en Big Little Lies - El Palomitron

JANE

Para terminar, Jane (Shailene Woodley) es una madre coraje jovencísima que saca adelante a su hijo Ziggy sola. El niño es fruto de una noche en la que fue forzada (cosa que nunca le ha revelado a nadie). Se acaba de mudar a Monterrey y tiene la sensación de no encajar, pero enseguida se ve arropada por Madeline y Celeste, especialmente cuando en la presentación del primer día de clase una niña acusa a su hijo de haberla intentado ahogar. La madre de la niña en cuestión, Renata (estupenda Laura Dern) inicia una despiadada cruzada para que los demás marginen a Ziggy aun cuando él niega su culpabilidad. Por este lado, Big Little Lies trata otro tema de actualidad: el bullying. Además, Jane (que quedó profundamente marcada por lo que le pasó) se siente culpable por albergar constantemente la duda de si su hijo habrá heredado el carácter violento de su progenitor.

Shailene Woodley en Big Little Lies - El Palomitron

…Y explotó la bomba

La resolución de todas las incógnitas se ha concentrado en el último episodio y, aun así, han quedado cuestiones en el aire. Tal y como había adivinado ya gran parte de la audiencia, Perry resulta ser el padre de Ziggy, y uno de los hijos gemelos que este tiene con Celeste es el verdadero acosador de la hija de Renata. El montaje de la serie no ayuda nada a preservar estas dos revelaciones, puesto que inmediatamente después de los flashbacks de Jane (en los que la silueta de Perry es relativamente identificable) siempre introducen algún plano del maltrato a Celeste. Lo mismo ocurre (aunque en menor medida) con los gemelos cada vez que se habla de bullying. Insertar pistas clave a lo largo de los episodios está muy bien para segundos visionados, pero aquí son tan evidentes que estropean la sorpresa que pretendían guardar. En ese aspecto, la novela es capaz de ir por otros derroteros que impiden al lector anticipar nada. Es una lástima que se hayan desaprovechado esos trucos de cara a la adaptación televisiva.

Shailene, Reese y Nicole en Big Little Lies - El Palomitron

Por otro lado, la identidad del fallecido en la fiesta (y sobre todo la de la responsable de su muerte) es algo menos predecible. Realmente podría haber sido cualquiera. Sin embargo, son Perry (justicia poética pura) y Bonnie, respectivamente. El incidente apenas ocupa unos segundos en el finale, y sucede tan precipitadamente que omiten cualquier motivación de los hechos (en el libro explican que Bonnie creció viendo cómo su padre maltrataba a su madre y no pudo consentir que le hicieran lo mismo a otra mujer). En los últimos planos, las pequeñas mentirosas de HBO olvidan sus diferencias para cubrir a Bonnie y declaran que lo acontecido en la fiesta ha sido un accidente. Hay una peculiaridad añadida a todo esto, y da la sensación de que alguien las estuviese vigilando desde la lejanía. No sabemos cómo interpretarlo, pero esperamos que no dé pie a una secuela (es poco probable, ya que desde el principio se anunció como miniserie autoconclusiva y la obra en la que está basada no va más allá de lo que se narra en estos siete episodios).

Elenco Big Little Lies en la playa - El Palomitron

A modo de recapitulación: nos encontramos ante una serie con un estilo cinematográfico muy disfrutable, que sin embargo posee un ritmo más bien lento e incluso puede llegar a hacerse densa al explotar su máximo brillo solo en el piloto y en el desenlace (estos son los episodios más fieles al libro), mientras que los episodios intermedios caen en lo irrelevante y repetitivo en más de una ocasión. A quienes vengan de leer a Liane Moriarty probablemente les costará discernir si han esperado con ansia semana tras semana porque la serie como tal engancha o simplemente porque sabían a raíz de la novela que lo que iba a pasar merece la pena.

Salvando estas irregularidades, Big Little Lies no convencerá a todo el público, pero sin duda ofrece unas cuantas reflexiones y otras tantas interpretaciones de primera línea, incluidos los niños que dan vida a los hijos de las protagonistas. La banda sonora también suma unos cuantos puntos a favor. Os dejamos con la intro de la serie como muestra.

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta