Compartir

Big Little Lies - El Palomitrón

«Colegio Público Pirriwee, ¡donde vivimos y aprendemos a orillas del mar!

¡El colegio Pirriwee es una ZONA SIN ACOSO! No acosamos.

No aceptamos que nos acosen. Nunca mantenemos en secreto el acoso.

Tenemos la valentía de denunciarlo si vemos que acosan a nuestros amigos.

¡Decimos NO al acoso!»

Pequeñas mentiras

 

La llegada de la miniserie de HBO protagonizada por Nicole Kidman, Reese Witherspoon y Shailene Woodley ha relanzado Big Little Lies, traducida como Pequeñas mentiras en España. La novela de Liane Moriarty se publicó en 2014 (Suma de letras) y se convirtió en muy poco tiempo en best-seller.

La primera garantía de que el libro merece la pena la ofrece la frase de Stephen King que ocupa la portada. En palabras del maestro del terror, Pequeñas mentiras es “un libro fantástico, divertido e inquietante”. Y en verdad lo es. Un libro en el que tan pronto pasas de estar riendo con la espontánea Madeline a fruncir el ceño con preocupación por todo lo que le pasa a Celeste, por todo lo que le ha pasado a Jane. Si por algo destaca Pequeñas mentiras es por ser una lectura fresca, dinámica y que engancha, por mucho que las grandes sorpresas y revelaciones estén casi todas contenidas en el último tramo.

Pequeñas mentiras se plantea como una novela sobre madres de niños de parvulario, pero es sobre todo una historia sobre mujeres coraje. Mujeres tremendamente fuertes, y al mismo tiempo con sus dificultades y vulnerabilidades como todo hijo de vecino. Se trata de una novela que toca temas de rabiosa actualidad, tales como el bullying, el maltrato, los “nuevos” y diversos modelos familiares, o el daño que pueden llegar a hacer los cánones de belleza. Y aunque en un principio no lo parezca, también acaba dejando sendas reflexiones sobre la hermandad y el compañerismo.

De entrada su estructura puede resultarle algo liosa a quien no esté acostumbrado al formato flashback. La pequeña mentira más grande de todas se plantea desde el inicio, pero para responder a las preguntas del quién, el cómo y el por qué hay que conformarse con las breves pinceladas que aparecen al principio o final de cada capítulo. Son estos tramos en los que ponemos voz a un mayor número de personajes, y se van dejando caer detalles sobre la noche del concurso de preguntas. Pero para llegar a ese punto, el relato rebobina hasta seis meses antes de tan fatídica noche. Esta cuenta atrás a la inversa la conocemos a través de ojos de las tres mujeres protagonistas (los capítulos van saltando de una a otra alternativamente), ya sea individual o conjuntamente.

 

Tal y como se espera de una buena novela sobre asesinatos e incógnitas, las piezas no encajan hasta el final. Y entre tanto, la narración puede llegar a parecer por momentos una novela cotidiana que no encierra mucho misterio. No obstante, la forma de escribir de Moriarty hace que eso dé igual, ya que Pequeñas mentiras es uno de esos libros que es difícil soltar una vez lo has empezado a leer.

La autora es australiana y la acción de sus libros suele estar localizada allí. Las protagonistas también acostumbran a ser mujeres. Es lo más cercano a ella y precisamente por eso su narrativa funciona tan bien. Dentro de que son historias de ficción, desprenden cercanía y verosimilitud. Además, Pequeñas mentiras surgió en su cabeza a raíz de escuchar una llamada radiofónica en la que una mujer relataba cómo había sido testigo de la relación de maltrato de su padre hacia su madre.

Por su parte, la adaptación televisiva de Big Little Lies es por el momento una miniserie cerrada, aunque ha dejado detalles sin perfilar y, debido a su éxito, ya se está hablando de una posible segunda temporada. Liane Moriarty estaría más que dispuesta a la continuación, y cuando se lo plantearon le pareció interesante poder contar qué ha sido de las protagonistas tiempo después.

Por si acaso preferimos no hacernos ilusiones. Y como en todo caso la espera es larga, os recomendamos echar mano a la versión literaria de Big Little Lies, una novela que cautiva y aterroriza a la misma vez, puesto que, como se señala en su última línea: “Esto puede pasarle a cualquiera…”.

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta