Compartir

Biblioteca Melanie - El Palomitron

Se llama Melanie. Su nombre viene del griego antiguo y significa “la chica negra”, pero en realidad tiene la piel muy clara, así que no es un nombre muy apropiado para ella. A ella le gusta mucho el nombre de “Pandora”, pero no te dejan elegir. La señorita Justineau asigna los nombres sacándolos de una gran lista… ¿Verdad que os apetece seguir leyendo y abrir esta caja de Pandora?

Melanie: Una novela de zombis (Ediciones Minotauro) es un libro de M. R. Carey (Liverpool, 1959), autor conocido por su adaptación a cómic de la novela de Neil Gaiman Neverwhere o por el libro de DC Comics Lucifer Hellblazer (llevado al cine como Constantine). Además de escritor y guionista, es el creador de algunas historias de X-Men, Los cuatro fantásticos, etc. Carey vuelve al género de fantasía con esta historia cuyo título original es Melanie. The Girl With All The Gifts. Aunque el título en español haga un poco de spoiler de la temática de la que trata (si no pusiese “zombi” en el subtítulo del libro, en las primeras páginas no sabríamos que hablamos de niños infectados), la novela sí nos ha convencido. Y mucho.

Libro Melanie Una novela de zombis - El Palomitron

Carey nos descubre a través de estos 72 capítulos su imaginación en una historia de zombis diferente, a la que da frescura y un nuevo giro. Y es que ya estamos saturados con tantos zombis en cómics (The Walking Dead), películas (saga Resident Evil, Guerra Mundial Z…) e infinitos ejemplos más que podríamos seguir nombrando. Pero centrémonos en la idea: Carey ha conseguido que veamos una historia totalmente nueva e interesante en el género zombi.

Toda esta historia está narrada desde el punto de vista de una niña muy especial, Melanie, que cuenta su día a día encerrada y sola en una celda, uniformada del interior de una base militar. Cada día la sacan unos soldados con estrictas medidas de seguridad (amordazada de pies y manos en una silla, en la que está totalmente inmóvil) para ir a un aula donde dan clase, uno de los mejores momentos para Melanie y los demás niños que allí habitan, más aún si esas clases las imparte la profesora Justineau.

Hay que dejar claro que este libro no debe confundir, ya que a pesar de ser de zombis, no es un libro de terror, sino que estaría catalogado como un libro fantástico y de ciencia ficción.

Unos zombis muy especiales

El tratamiento de los zombis por parte de Carey es especial, es diferente. Estos zombis tienen una doble personalidad: la racional de los seres humanos, que piensan y tienen sentimientos, y la animal, la cual los hace ser caníbales, querer carne y sangre humana cuando se los provoca de alguna forma. No son muertos vivientes al uso, sino que son niños infectados a los que les provocan dichas acciones.

Este libro compuesto de 72 capítulos está claramente dividido en dos partes. En esta novela no se trata solamente la investigación de la cura a la infección, sino que también se tratan temas como la causa que nos hace el ser humanos, el amor, la amistad y debates éticos que se les presentan a los diferentes personajes.

Biblioteca Melanie - El Palomitron

Diferencias entre película y libro

La novela y el guion de la película (también escrito por Carey) son muy fieles (ambos han triunfado entre el público), pero sí que es verdad que en el filme el público está metido en la cabeza de Melanie, su protagonista, y en cambio en el libro lo está en la de los cinco personajes principales: Melanie, Justineau, Caldwell, Parks y Gallagher. Este aspecto es obvio debido a que una película tiene un tiempo limitado y en un libro te puedes recrear más a la hora de escribir. El personaje de Junkers, que aparece en el libro, en la película no existe. En definitiva, dos caminos diferentes para llegar al mismo destino, todo ello inmerso en una trama muy profunda más allá de una historia ficticia de zombis. Y como es mejor probarlo que contarlo, os recomendamos que viváis ambas experiencias para descubrir lo que hay tras esta adorable y aparente dulce niña llamada Melanie.

Y luego como Pandora, abriendo la gran caja grande del mundo y sin miedo, ni siquiera cuidando si lo que hay dentro es bueno o malo. Porque es ambos. Todo es siempre los dos. Pero tienes que abrirlo para descubrirlo. 

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta