Compartir

El sello Plan B, de Dolmen Editorial, ha publicado Guía del seriéfilo galáctico, de Marina Such, el primer tomo de la colección Fuera de Series (una colaboración con la web homónima). Este libro es una selección de “las 50 series imprescindibles de ciencia ficción” que entusiasmará al seguidor de este género, y que demostrará al no iniciado que en la ciencia ficción se tocan muchos y variados temas.

 

Cubierta Seriefilo El Palomitrón

 

El libro comienza con una aproximación a la ciencia ficción por parte de la autora, en la que explica lo denostado del género y lo mucho que se sorprenden aquellos que reniegan del mismo cuando deciden mirar con un espíritu más abierto, en este caso, algunas series. Esos programas que se han calificado como “para niños” han sido precursores en reflejar realidades que para algunos resultaban incomodas, han denunciado injusticias de todo tipo o incluso han dialogado sobre cuestiones de alta política. Además, se nos indica la división de la guía en cinco categorías, a cuál más interesante y evocadora.

 

Exploradores

La primera sección es para “space operas, aventuras por la galaxia y alegorías en clave fantástica”. Como indica la autora, “han sido vistas como un género popular, menor, […] pero la ingenuidad de los 40 y los 50 iría transformándose conforme el mundo después de la Segunda Guerra Mundial se iba volviendo más complicado”. Aquí nos encontramos con Babylon 5, Battlestar Galactica, Star Trek o Stargate SG-1. Series en las que se pueden encontrar referencias a la inacción de las Naciones Unidas en ciertos conflictos, una radiografía del terror pos 11S, el primer beso interracial en pantalla o un acicate para que las mujeres se sientan atraídas por hacer carrera en las ciencias.

Original Star Trek El Palomitrón

 

Contacto alienígena

Aquí la autora explora “las invasiones, guerras por la independencia e historias de tolerancia”. Comienza con una pequeña introducción sobre el mito ovni, en la que incluye temas de calado que se encuentran en las ficciones reseñadas: metáforas de guerras actuales o pasadas, reconocimiento de minorías oprimidas, contacto con culturas y sociedades muy diferentes entre sí o el temor a las conspiraciones de potencias extranjeras o a los propios gobiernos. Alien Nation, Expediente X, Falling Skies o la ochentera V son solo algunos de los títulos de esta división.

Guía del seriéfilo galáctico

 

El futuro ya está aquí

“Distopías, mundos posapocalípticos y los límites de la ciencia” son los protagonistas de esta sección. Las fábulas o los cuentos con moralina son ahora argumentos televisivos que avisan del peligro de jugar a ser Dios, del peligro de la ultratecnificación, del terror al fin del mundo por obra y gracia de nosotros mismos… Por supuesto, no faltan aquí las referencias a Black Mirror, Fringe, el anime Ghost in the Shell: Stand Alone Complex o Person of Interest.

Guía del seriéfilo galáctico

 

Viajes por el espacio tiempo

O lo que es lo mismo, “aventuras en mundos paralelos, guardianes del pasado y exploradores intertemporales”, donde las disquisiciones filosóficas y la reflexión sobre cómo sería el mundo si esto o aquello no hubiera ocurrido son el pan nuestro de cada día. A través del tiempo, Outlander, El Ministerio del Tiempo o Perdidos nos hablan de qué ocurriría si nuestras decisiones hubieran sido distintas, si podemos cambiar o no ese error que nos marcó o si seremos capaces de alterar la historia.

 

Out of the box

Es todo aquello que no cabría en ninguna de las divisiones anteriores: “antologías, series de high concept y mezclas de géneros”. En esta sección se analizan, entre otras, Cowboy Bebop, Hora de aventuras, La dimensión desconocida, Sense 8 y Stranger Things. Esto termina de ejemplificar lo que la autora remarca constantemente, que es que la ciencia ficción es mucho más amplia y rica de lo que podemos imaginar.

 

La edición

La edición está cuidada de principio a fin con mucho mimo. La ilustración de cubierta es de David M. Buisán y es un bonito homenaje a series clásicas de la ciencia ficción. Cada sección del libro comienza con un texto introductorio del tema que se trata; a continuación, la selección de las principales ficciones, que incluye el argumento general y aquello que la hacen referente de la sección en cuestión; un texto dedicado a un personaje destacable; otro con referencias a los creadores principales de la ficción; una ficha de datos técnicos en la que se incluye un top 5 de capítulos imprescindibles; y al final de cada capítulo, otro listado con algunas series que también merecen la pena ser enumeradas.

Marina Such ha hecho una recopilación muy exhaustiva y un estudio que va casi a los orígenes de la propia televisión. Su argumentación para destacar cada serie está basada en datos objetivos, aunque entendemos que también habrán tenido su influencia los gustos de la autora. Incluye citas (de guionistas, directores, actores o showrunners) anotadas, lo que consigue que este libro sea un volumen de referencia para estudiosos del tema. A pesar de ser una guía, no resulta pesada, ni mucho menos, sino que es fácil de leer de un tirón o bien picotear de aquí y de allá buscando un nuevo vicio televisivo. Un libro de referencia para los “seriéfilos galácticos” que, además, puede servir de referencia para docentes interesados en dinamizar sus clases con material catódico. Un regalo perfecto para la biblioteca de cualquier autoestopista galáctico, whovian, trekkie y el largo etcétera de los amantes de la buena ciencia ficción.

 

Rocío Alarcos

No hay comentarios

Dejar una respuesta