Compartir

Sense títol

 

JORDI BALLÓ y XAVIER PÉREZ, profesores de Comunicación Audiovisual de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, y autores de grandes éxitos del ensayo seriéfilo y cinematográfico como YO YA HE ESTADO AQUÍ y LA SEMILLA INMORTAL (que analizan la repercusión de la literatura clásica en series y cine respectivamente), realizan en EL MUNDO, UN ESCENARIO. SHAKESPEARE: EL GUIONISTA INVISIBLE (Ed. Anagrama) un análisis de la contribución involuntaria del autor isabelino en la ficción audiovisual contemporánea. Mediante el uso de un lenguaje cercano, BALLÓ y PÉREZ nunca imponen su vasto conocimiento sobre el tema, sino que hacen partícipe al lector y proponen buscar referencias shakesperianas en otras obras fílmicas con su discurso, que más parece el juego del conocimiento. No se limitan a reducir las influencias de la ficción actual a Shakespeare: se mencionan también los clásicos grecorromanos (textos de Virgilio y Homero, entre otros), y autores como Dickens, Balzak o Tolstoi.

 

steve-jobs
MICHAEL FASSBENDER y KATE WINSLET en un fotograma de STEVE JOBS (DANNY BOYLE, 2015), escrita por AARON SORKIN: modelo perfecto de Shakespeare como influencia en el ficción audiovisual.

 

Los autores dividen el libro en diez capítulos, y tratan en cada uno de ellos las particularidades de la narrativa de Shakespeare, como la premisa (arraigada a fondo en la ficción contemporánea) de empezar una historia en medio de la acción, en palabras de los autores “lo más tarde posible”: en Romeo y Julieta se inicia la acción en medio de una conversación de dos guardas de los Montesco sobre las rivalidades con los Capuleto, y en LA RED SOCIAL (DAVID FINCHER, 2010) la película empieza con una discusión de pareja, sin que se nos muestren los antecedentes de la situación. Desde las películas de JAMES BOND (todas siguen el patrón de arrancar con una escena de acción) hasta VENGADORES: LA ERA DE ULTRÓN, el género de acción es el que ha llevado al hastío el uso del recurso.

 

mundoes

 

La mezcla entre tragedia y comedia propia de William Shakespeare, trasladada al cine en multitud de ocasiones de la mano de autores como WOODY ALLEN, así como los monólogos que inundan toda su extensa obra literaria (aún conservados en películas de temática bélica como APOCALYPSE NOW), los diálogos adversativos que llegan otra vez a su máxima expresión en la screwball comedy y se están recuperando en las sitcoms actuales, el uso de la naturaleza como un personaje más (modificador del estado de ánimo y ayuda en el movimiento de las tramas, como en MAGNOLIA), y la violencia inherente a sus obras (solo mencionada, pero cruda como la representación de la misma que hace TARANTINO) nos llevan, poco a poco, al tema final del ensayo: la representación de la representación, el mundo como escenario, cómo el cine teoriza sobre su propia función de representar la realidad, desde HITCHCOCK a ALMODÓVAR, pasando por KUBRICK, como ya hizo Shakespeare montando una obra de teatro dentro de Hamlet.

 

blade-runner
Los cambios climáticos (en este caso, la lluvia) como elemento catártico es parte de la ficción desde Shakespeare en Enrique V hasta obras como BLADE RUNNER (RIDLEY SCOTT, 1982) (en la foto).

 

BALLÓ y PÉREZ insisten, de forma acertada, en lo omnipresente del autor isabelino en la ficción audiovisual contemporánea, remarcando su presencia cumbre en lo serial. Del descenso a los infiernos de la moral de Walter White en BREAKING BAD, la rotura de la cuarta pared de Francis Underwood en HOUSE OF CARDS y su idea de que el mundo es un lugar corrupto, a la seducción de Don Draper en MAD MEN por medio de su palabrería, y el protagonismo coral de (por nombrar la serie más coral del panorama) JUEGO DE TRONOS y su representación de la justicia, la injusticia, la violencia y la naturaleza como adversario; Shakespeare es una referencia involuntaria representada por activa y por pasiva en las series actuales, que, apoyados en los hombros de este gran escritor, genios creativos han elevado por encima del medio cinematográfico. EL MUNDO, UN ESCENARIO es el gran ensayo que necesitaban los amantes de este gran escritor y de la ficción audiovisual.

 

 

Pol Llongueras

No hay comentarios