Compartir

Alicia a través del espejo. Editorial Sexto Piso. el Palomitrón
“En esta tarde de ensueño, por la corriente tranquila, nuestros remos van sin dueño, navegan con emoción…”.

Más de 150 años después de su publicación, Alicia en el País de las Maravillas (cuyo título original, Alice’s Adventures in Wonderland, sería literalmente Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas) continúa siendo, y probablemente lo seguirá siendo muchas décadas más, uno los cuentos para niños más famosos y de mayor tirón popular que jamás se han escrito. Como Peter Pan, como El principito, y tantos otros, el universo creado por Lewis Carroll se ha convertido en un subgénero literario en sí mismo, a partir del cual han nacido numerosos imitadores o seguidores, y que ha inspirado no pocas obras literarias, teatrales o cinematográficas (muchas de ellas sin reconocer tácitamente las influencias de la obra de Carroll), en un río sin fin que nace del genio de este escritor, que fue un fotógrafo pionero, un gran matemático, poeta y lógico británico, y que, probablemente, jamás se pudo imaginar, cuando escribió el primer volumen, que su pluma y su imaginación darían a luz un fenómeno de esta envergadura.

Carroll, cuyo verdadero nombre era Charles Lutwidge Dodgson, de padre párroco y también con grandes dotes para las matemáticas, tercero de once hermanos y con ancestros probablemente irlandeses, quizá nunca pretendió escribir un libro que perdurase, sino tan solo dejar en papel su particular mirada hacia la belleza y la infancia, la divinidad y la aventura pura. Pero dado el gran éxito de su primer volumen, se decidió, seis años después, a escribir un segundo, A través del espejo y lo que Alicia encontró allí, quizás aún más misterioso, extravagante, libre y sorprendente que el primero. Ambos conforman un díptico de obligada lectura para todos aquellos niños o jóvenes que quieran encontrar en las páginas de un libro la fantasía más radical, y, como se suele decir, para todos aquellos adultos que quieran volver a la infancia y descifrar su enigma. Y ahora, Editorial Sexto Piso, con un cuidadísimo volumen a punto de salir a la luz, está más que dispuesta a que se siga descifrando el enigma de la infancia y el misterio de Alicia.

Alicia a través del espejo. Editorial Sexto Piso. el Palomitrón¿Quién es Alicia?

“¡Que le corten la cabeza!”

En un relato tan frenético, tan cargado de acontecimientos y tan trufado de diálogos, y sin olvidar nunca, qué diantres, que se trata de un cuento fundamentalmente para niños o personas muy jóvenes, no cabe por tanto un retrato psicológico de la niña que da nombre al libro y que es el corazón de este universo. Y, sin embargo, aunque nos veamos inmersos en una vorágine de fantasía basada en la peripecia externa, los lectores fascinados por este torrente no dejamos de preguntarnos quién es Alicia y qué resortes íntimos impulsan a la niña a soñar, a imaginar o a experimentar esta fantasía. Y es muy posible que Alicia sea el mismo Carroll, aburrido él mismo (al igual que Alicia) de la plácida vida decimonónica británica, y decidido a subvertirla hasta sus mismos cimientos.

Mucho se ha hablado de la supuesta verdadera Alicia (Alice Liddell, aunque Carroll siempre negó que su personaje estuviera basado en persona viva alguna), y por supuesto mucho se ha escrito acerca de las numerosas metáforas que se desprenden de algunas partes especialmente satíricas de la vida inglesa y de las costumbres sociales de la época. Pero más allá de todo eso, obtenemos un estudio profundo y casi obsesivo de los temores y los afectos, de la niñez, exclusivamente a través de la mirada de la protagonista, entre alucinada y divertida, de una madurez deslumbrante. Lewis Carroll nos lo narra todo, siempre, desde los ojos de la niña (es decir, desde los de él) en tercera persona (que parece primera), entusiasmado (y entusiasmándonos) con la lucha de Alicia en contra de las convenciones y las limitaciones de un mundo aparentemente tan libre pero en el fondo tan inflexible como el nuestro.

El Galimatazo, la Liebre de Marzo, el Sombrerero, la Reina de Corazones, Humpty Dumpty, la Reina Blanca, el Unicornio… Todos ellos personajes disparatados, descabellados, irracionales, extravagantes, paradójicos, chocantes, sorprendentes… Y en medio de todos ellos, nuestra Alicia: siempre de buen humor, osada, resuelta, responsable, decidida, honesta, sincera… Todos hablan y hablan, retuercen las palabras y el mismo lenguaje, se enfrentan a jugadas de ajedrez, a revelaciones, a acertijos y adivinanzas, y Alicia les vence a todos, sin querer derrotarles, por su sencillez y su inteligencia. He ahí la clave de este relato, en el que los avatares de la vida se convierten en fantasmas de la imaginación a los que solo puede superar el buen ánimo y la resolución.

Alicia a través del espejo. Editorial Sexto Piso. el Palomitrón

UNA EDICIÓN SOBRESALIENTE

Lo que Editorial Sexto Piso y los traductores Teresa y Andrés Barba, acompañados en los dibujos por un inspirado y poco canónico Peter Kuper, han hecho con esta edición (que ahora aparecerá en librerías) solo puede describirse como una declaración de amor a un título legendario de la literatura infantil. Un trabajo en verdad sobresaliente en prácticamente todos sus aspectos.

También resulta muy destacable el apartado de la traducción de este intrincado texto de más de siglo y medio de antigüedad, con todas sus enrevesadas normas semánticas, exclusivas de ese mundo de imaginación. Una hazaña que sitúa esta traducción entre las mejores que podréis encontrar en el mercado, porque destila esfuerzo y un bagaje cultural bastante serio.

Alicia a través del espejo. Editorial Sexto Piso. el PalomitrónA nivel editorial, debe aplaudirse esta edición, especialmente si tenemos en cuenta que Editorial Sexto Piso ya publicó en su día ambos volúmenes por separado, y ahora uniéndolos corre el riesgo de eclipsar sus propias propuestas. Y porque, a fin de cuentas, la maquetación, tipografía y presentación de esta edición están cuidados hasta en el más mínimo detalle.

Justa declaración de amor a un título de obligada lectura para entender una sociedad, una literatura muy concreta de una época aún más concreta y a una personalidad artística fuera de toda norma. Dentro de poco comentaremos en esta web las más conocidas adaptaciones de sendas creaciones de Carroll, así que invitamos al lector a estar pendiente estos días de lo que pensamos que el cine ha podido extraer del País de las Maravillas.

Adrián Massanet

No hay comentarios