Compartir

Irene Escolar - El Palomitrón

Hay un fondo en el primer tráiler de Bajo la piel del lobo, producida por Nasa Producciones y Orreaga Filmak con la participación de RTVE, que es inevitable asociar a la oscarizada El renacido, de Alejandro González-Iñárritu: unos espectaculares (y hostiles) paisajes invernales y su huraño a la par que torturado protagonista. Eso sí, también es prueba fehaciente de que el cine español no debe tener a día de hoy ningún complejo.

La ópera prima de Samu Fuentes promete un sonado estreno en la cartelera española a finales de 2017. Todavía más después de ver en movimiento un pequeño avance de la historia que depara. El tráiler de este drama con tintes de wéstern se acaba de estrenar en el Festival de Cine de Huesca. El filme, protagonizado por Mario Casas (El bar) y las ganadoras del Goya a Mejor actriz revelación Irene Escolar (Un otoño sin Berlín) y Ruth Díaz (Tarde para la ira), muestra una auténtica lucha entre el lado más primitivo de la naturaleza y los instintos del ser humano.

Rodada en espectaculares parajes de Aragón y Asturias, el largometraje se encuentra actualmente en proceso de montaje. Cuenta la vida en la montaña de un cazador solitario. Martinón (Mario Casas) es el último habitante de un remoto pueblo de la cordillera. Con la llegada de una mujer a su vida (Irene Escolar), empezará a experimentar nuevos sentimientos y a tener que elegir entre descubrir su vulnerabilidad o abandonarse a su lado más salvaje.

Tal y como la define su director, Bajo la piel de lobo es “una experiencia sensorial. Sus personajes transmiten el olor de sus cuerpos debido al esfuerzo físico en un entorno hostil; la reacción a la sangre a borbotones de un animal herido; el sufrimiento que provocan el hambre y la sed; el tacto de otro ser humano; la reacción corporal a los besos y las caricias en un entorno gélido y desolador”.

María Robert 

No hay comentarios

Dejar una respuesta